Anuncios

Boca: los juveniles que tendrán reales oportunidades de ser una alternativa para que Hugo Ibarra arme el mejor equipo en 2023

Luca Langoni (a la derecha) y Exequiel Zeballos, dos de las apuestas juveniles más importantes de Boca para 2023
Luca Langoni (a la derecha) y Exequiel Zeballos, dos de las apuestas juveniles más importantes de Boca para 2023 - Créditos: @Prensa Boca

El tiempo pasa y la tendencia económica en el fútbol argentino no encuentra su punto de quiebre por la situación nacional: no se aspira (en realidad, porque casi que no se puede) a la contratación de nombres descomunales. Boca, por su marca y la astucia de Juan Román Riquelme, se las ha ingeniado en la época pandémica para contratar fácilmente a hombres de peso como Marcos Rojo o lograr el retorno, por ejemplo, de Darío Benedetto. Sin embargo, el clic inmediato y general fue apostar por juveniles . En la Ribera ya han aparecido varios, entre promesas y realidades, y este año, en el que la ilusión por la Copa Libertadores vuelve a fortalecerse, la preponderancia de los chicos parece ser mayor a etapas anteriores.

El equipo que sigue al frente de Hugo Ibarra arrancará el semestre oficial con siete bajas: todos los suspendidos de aquel encuentro ante Racing por el Trofeo de Campeones, que tuvo como vencedor a la Academia y un final de partido anticipado por la cantidad de expulsados que tuvo el equipo xeneize en el campo de juego (cinco). Entonces, al día de hoy, muchos de esos nombres que saldrán obligadamente del equipo serán reemplazados por futbolistas del semillero azul y oro. Ahora bien: ¿Cuáles serán las apariciones causales y cuáles verdaderamente tienen el ojo del cuerpo técnico más allá de la situación que amerita sus presencias?

De los sancionados, Benedetto (cuatro fechas), Frank Fabra (dos), Luis Advíncula, Alan Varela, Guillermo Fernández y Sebastián Villa (una jornada para cada uno) terminaron siendo titulares en el equipo ideal de Ibarra sobre el cierre de la pasada temporada.

Marcelo Weigandt (a la derecha) y Nicolás Valentini
Marcelo Weigandt (a la derecha) y Nicolás Valentini - Créditos: @Prensa Boca

A simple vista se puede entender que tanto Marcelo Weigandt como Agustín Sandez serán simples parches: los dos laterales extranjeros son inamovibles. Probablemente, lo mismo ocurrirá con Luis Vázquez debido a que “Pipa” volvió hace un año al club de sus amores para ganar la Libertadores y, aun en los más flojos momentos personales (llegó a estar tres meses sin convertir), se le sostuvo la titularidad. Un 2022 demasiado frustrante -que incluyó una pubalgia que lo limitó- dejó muy atrás un 2021 en el que fue letal. Y si bien ya se operó y se espera que esté más óptimo, en los últimos meses le salió un competidor que puede aspirar a ganarle el puesto de primer suplente: Gonzalo Morales.

Equi Fernández, otra vez con los colores de Boca (Prensa Boca)
Equi Fernández, otra vez con los colores de Boca (Prensa Boca)

El “Toro” ya se hizo ver con dos goles (uno para ganarle a Vélez y otro en la Copa Argentina) en siete partidos y apenas una titularidad. Esos juveniles mencionados tendrán que potenciarse mutuamente para que, al menos, el entrenador confíe en ellos dentro de las primeras opciones de recambio.

No obstante, hay otra “lista” de jóvenes apellidos que ya están consolidados para este nuevo año, van camino a ganarse la consideración o bien desde el silencio pueden sorprender.

Alan Varela, el volante central que se afirmó
Alan Varela, el volante central que se afirmó - Créditos: @Prensa Boca

Alan Varela es el principal exponente de lo intocable, claro. Más allá de la suspensión, está asentado como eje de la mitad de la cancha. Juego, quite, ubicación, relevos… por algo es que ya hace varios meses se rumorea que en Europa lo están siguiendo. Quizás, en otra oportunidad, la baja podría ser sensible, por más que se trate apenas de 90 minutos. Sin embargo, Ezequiel Fernández se destacó durante su préstamo en Tigre y ya viste la indumentaria xeneize del plantel profesional: se cree que es el momento de “Equi” para ponerse la camiseta de Boca y aportar a la mejora futbolística que se proyecta.

Es que, seguramente, reemplazará a Varela en el debut local oficial ante Atlético Tucumán, aunque en Victoria no ha jugado como N°5: fue el volante que más se soltaba. Puede cumplir ambos roles. Porque, además de que lo hizo en la reserva boquense, fue una fija para Pablo Aimar como medio campista central cuando jugó el Sudamericano Sub 17 de 2019 –en el que Argentina se coronó- y el posterior Mundial de Brasil de esa categoría. Entonces, luego del casi seguro reemplazo como ‘5′, tampoco es descarado pensar que el volante zurdo pueda ganarse un lugar como volante interno, la zona carente de buen fútbol. Un “refuerzo” que sería muy valorado por su buen rendimiento y el bajo nivel con el que cerraron 2022 algunos futbolistas.

Cristian Medina, un volante que quiere dar un paso adelante
Cristian Medina, un volante que quiere dar un paso adelante - Créditos: @Prensa Boca

Incluso, se puede poner junto a ellos a Cristian Medina sobre los que se mantiene las altas expectativas. Del furor de la MVA en 2021 (él, Varela y un ya olvidado Almendra, en conflicto con el club) pasó a un lógico vaivén en el nivel que lo sentó en el banco y, desde ahí mismo, ahora suele ser una herramienta muy útil: cambio de ritmo, seguridad individual y tranquilidad colectiva es lo que ofreció las últimas veces que ingresó. Así puede volver a ganarse un lugar. Talento, joyas e ilusión sobran en Boca.

Así como Equi fue prestado para que ganara experiencia y roce en la máxima categoría, a Nicolás Valentini hay que sumarlo a la lista de chicos que tienen puesto el ojo y pueden ganarse un papel trascendental, de mínima, por unos meses. El zaguero es zurdo, un detalle no menor: la recuperación de Rojo (rotura del ligamento cruzado, en octubre) requerirá un puñado de meses más, se desgarró Nicolás Figal, Gabriel Aranda afronta un último período de recuperación muscular, Carlos Zambrano rescindió el contrato y, por ahora, no aparecen esas incorporaciones para la zaga que se aspiran desde el Consejo de Fútbol. Por su pierna hábil, Valentini puede amoldarse mejor que otros para suplantar al capitán y, si potencia lo mostrado en Mar del Plata, puede ser cosa seria para Boca.

Luca Langoni evoluciona físicamente para ser más fuerte
Luca Langoni evoluciona físicamente para ser más fuerte - Créditos: @Prensa Boca

Poco hay que agregar si se habla de Luca Langoni y Exequiel Zeballos. El primero se ganó la fuerte consideración por lo inadvertida que era su figura estando entre los suplentes y lo fuerte que fue su explosión: siete goles y una asistencia en sus últimas 15 participaciones . Clave en la obtención de la Liga Profesional 2022, las imágenes de la presente pretemporada evidencian una evolución física. ¿Su desafío? Si bien Ibarra tendrá que ir encontrando su “nuevo” equipo, en caso de mantener la titularidad, Langoni tendrá que intentar repetir esas virtudes en un período que ahora integra la disputa y obsesión de la Copa Libertadores.

Zeballos, por su parte, ya está preparado para retornar a las competencias tras las múltiples fracturas, por lo que se convierte en otro gran “refuerzo” para Ibarra. De fija, es una fuerte carta que será imposible de guardar. Por las preferencias sobre Sebastián Villa, al menos uno de los dos veinteañeros quedará afuera. La cuestión es que hay tanta esperanza en ellos que Boca no se enloquece por extremos en este mercado.

Boca comienza un nuevo año. Uno en el que varios juveniles ya advierten que pueden ser el camino a los objetivos más anhelados.