Anuncios

Biden defiende su memoria, pero confunde México con Egipto

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 8 (EL UNIVERSAL).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio la noche de este jueves un mensaje inesperado a la nación, tras el anuncio de que no habrá cargos en su contra por haberse llevado documentos clasificados de su época como vicepresidente. Pero, sobre todo, para responder al señalamiento de que es un "anciano bienintencionado, con mala memoria". Sus intentos por subrayar que su "memoria está bien" se vieron opacados cuando confundió al presidente de Egipto con el de México.

Biden subrayó la decisión del fiscal especial Robert Hur de no presentar cargos en su contra por el caso de los documentos. Insistió en que no violó la ley y agradeció que el fiscal contrastara su caso con el del expresidente Donald Trump, quien sí fue procesado por haberse llevado de la Casa Blanca documentos clasificados. La diferencia, dijo Biden, es que mientras él "cooperó totalmente" con la justicia y entregó de inmediato los documentos, Trump se negó a hacerlo hasta que lo obligaron e incurrió en obstrucción de justicia.

Según Biden, el fiscal no concluyó que el mandatario se llevó los documentos "deliberadamente", y defendió que fue su personal quien los sacó durante la mudanza. Fue, de hecho, el equipo de Biden el que entregó los documentos al ver que estaban en su poder. También negó la conclusión de Hur de que haya difundido, como ciudadano privado, la información contenida en dichos documentos.

Pero la clave de la conferencia, realizada en la sala de recepciones de la Casa Blanca, era enfrentar a Hur por haber dicho en el reporte de las investigaciones del caso que la memoria de Biden está "severamente limitada" y que durante las entrevistas con él no se acordaba de cuándo fue vicepresidente (2009-2017) ni de cuándo murió su hijo Beau (en 2015, por cáncer).

Visiblemente enojado, dijo que en el documento "incluso hay una referencia a que no recuerdo cuándo murió mi hijo. Cómo se atreve a sacar eso a relucir. No necesito que nadie me recuerde cuándo murió mi hijo. Lo recuerdo todos los días". Mostró el rosario que lleva en la mano, que él le regaló a Beau tras un viaje a México, y que se quedó tras la muerte de su hijo.

Biden aseguró que el trabajo del fiscal era determinar si había razón para procesarlo o no. "Lo demás está fuera de lugar".

En medio del caos de preguntas, que se perdían entre el griterío, Biden retomó la frase del reporte del fiscal Hur y dijo: "Tengo buenas intenciones, y soy un hombre mayor, y sé qué demonios estoy haciendo".

Otra periodista le preguntó por qué, a sus 81 años, está buscando la reelección, y por qué tiene qué ser él, pese a la preocupación expresada por los estadounidenses sobre si es apto para seguir gobernando. "Estoy contendiendo porque soy la persona más capacitada para hacerlo", espetó Biden, furioso.

"Mi memoria está bien y no violé la ley", concluyó el mandatario.

Biden convocó a la conferencia improvisada consciente de que los dichos del fiscal constituyen un severo golpe a su aspiración de reelegirse. Pero cuando ya había dado por concluido el evento, se regresó para hablar del tema de la guerra de Israel en Gaza. Y cometió un lapsus que terminó convirtiéndose en el centro de las conversaciones en redes sociales.

Cuestionado sobre la respuesta de Israel en la Franja de Gaza tras los ataques del 7 de octubre del movimiento islamista Hamas, Biden dijo que "mi opinión es que la respuesta en Gaza, en la Franja de Gaza, ha sido excesiva". Acto seguido, aseguró él quien convenció "al presidente de México, Al-Sisi", para que "abriera las puertas" a los refugiados palestinos. En realidad, Biden se refería al presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, y no al de México, Andrés Manuel López Obrador.

Biden ha reconocido en el pasado que su edad es un factor de preocupación entre los estadounidenses, pero alega que a él no le preocupa porque sabe que lo que él aporta al cargo es "experiencia". Sin embargo, encuestas indican que los estadounidenses creen que Biden no debería buscar un segundo periodo y les preocupan los frecuentes lapsus del mandatario. Esta misma semana confundió al presidente francés Emmanuel Macron con el fallecido Francois Mitterrand, y a la canciller alemana, Angela Merkel, con el fallecido Helmut Kohl.

"Es una pesadilla", dijo un miembro demócrata de la Cámara de Representantes a NBC News, que pidió hablar bajo anonimato para ofrecer una evaluación franca, y añadió que los dichos del fiscal "debilitan electoralmente al presidente Biden, y Donald Trump sería un desastre y un autoritario."

"Para los demócratas, estamos en una situación sombría", reconoció.