Anuncios

Australia "examina" las acusaciones contra la UNRWA tras suspender su financiación

Sídney (Australia), 4 feb (EFE).- El gobierno de Australia indicó este domingo que "examina" las acusaciones contra trabajadores de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) por supuestos vínculos con el grupo islamista Hamás, tras suspender su financiación a ese organismismo de ayuda.

El país oceánico anunció a finales de enero que cortaba los fondos destinados a la agencia de la ONU, una medida similar a la tomada por otras naciones como Reino Unido, Estados Unidos o Alemania, a raíz de que Israel denunciara la complicidad de una docena empleados de la UNRWA con el ataque de las guerrillas de Hamás contra poblaciones del sur de Israel, que dejó unos 1.200 muertos el 7 de octubre.

"Lo estamos examinando, junto con otros países con ideas afines como Canadá, Reino Unido y Estados Unidos. Queremos que se resuelva", apostilló el primer ministro de Australia, Anthony Albanese, durante una entrevista con el canal público ABC, sin aportar más detalles.

El mandatario australiano remarcó que el objetivo de examinar las acusaciones es asegurarse de que toda la financiación a la UNRWA, una fuente fundamental para el reparto de ayuda humanitaria en Gaza, "se destine al propósito para el que se otorga".

Albanese además defendió que la UNRWA es "la única organización que puede brindar ese apoyo" y evitar que miles de personas "mueran literalmente de hambre".

La agencia de Naciones Unidas despidió a una docena de empleados acusados de colaborar con Hamás y abrió una investigación sobre estas acusaciones.

El viernes una treintena de expertos de derechos humanos de Naciones Unidas firmaron un comunicado conjunto para pedir a varios países donantes que reconsideren la suspensión de ayuda a la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

La suspensión financiera anunciada por 18 Gobiernos "se produce en un momento de vida o muerte para dos millones de palestinos en Gaza que viven condiciones catastróficas debido a los ataques militares a gran escala de Israel, que la Corte Internacional de Justicia ha considerado un plausible genocidio", argumentaron.

"Incluso si se demostraran las acusaciones (contra una docena de trabajadores), UNRWA, que emplea a 13.000 personas en Gaza y da servicios a 1,7 millones de refugiados palestinos, no debe ser culpada y castigada colectivamente", señalaron los expertos, entre ellos relatores especiales y miembros de grupos de trabajo de la ONU.

Los Gobiernos que han decidido suspender la financiación de UNRWA son los de Alemania, Australia, Austria, Canadá, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Islandia, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Nueva Zelanda, Países Bajos, Reino Unido, Rumanía, Suecia y Suiza.

(c) Agencia EFE