Anuncios

Al atajar el penal a Lewandowski, Ochoa entró a los libros de historia de México en los Mundiales

Mexico's goalkeeper Guillermo Ochoa acknowledges the supporters after the World Cup group C soccer match between Mexico and Poland, at the Stadium 974 in Doha, Qatar, Tuesday, Nov. 22, 2022. (AP Photo/Moises Castillo)
El portero de México, Guillermo Ochoa, agradece a la afición tras el partido del grupo C del Mundial entre México y Polonia, en el Estadio 974 de Doha, Qatar, el martes 22 de noviembre de 2022. (AP Photo/Moises Castillo) (Moises Castillo / Associated Press)

Guillermo “Memo” Ochoa es la víctima número uno de los memes y las bromas con los seguidores de la Selección Mexicana. El portero de 37 años puso su nombre con letras de oro en los libros de historia del futbol al jugar este martes su quinta Copa Mundial de la FIFA en Qatar 2022. Pero no solo por eso, sino que también logró algo que no se lograba desde hace 92 años, detener un penal en tiempo regular.

El 19 de julio de 1930 se llevaba a cabo el primer Mundial de la historia en Montevideo, Uruguay. México jugaba contra Argentina en el Estadio Centenario, cuando se marcó un penal a favor de La Albiceleste. Fernando Paternóster era el encargado de cobrar la pena máxima, la primera que se marcaba en una justa mundialista, pero el portero mexicano Óscar Bonfiglio impidió que la anotara.

Desde entonces ningún guardameta azteca había podido detener un penal en juego regular. El propio “Memo” había fallado contra Países Bajos en Brasil 2014, mientras que Oswaldo Sánchez sufrió un revés contra Portugal en Alemania 2006. Solo Jorge Campos había podido detener una pena máxima, pero esta fue parte de una tanda que se perdió ante Bulgaria en Estados Unidos 1994.

Del jugador del Club América se han hecho cientos de memes acusándolo de ser una “coladera”, otros que ya “está viejito” para participar con la Selección Mexicana, y otros dicen que es el portero más goleado en la historia del Tricolor.

Pero lo que nadie dice es como Ochoa aparece cada cuatro años para darle ilusión al pueblo azteca, con sus vuelos en cada Mundial y sus grandes atajadas que dejan a propios y extraños con una expresión de sorpresa por la gran calidad que demuestra.

Y ante Robert Lewandowski no fue la excepción. La gran atajada de Ochoa no fue suerte. El futbolista mexicano sabía que el polaco tiraría la pelota a los costados, y trató de engañar al jugador del FC Barcelona, haciendo la “finta” de que se iba a tirar hacia la derecha, aguantando hasta que “Lewa” sacara el disparo, para luego tirarse hacia la izquierda y detener el esférico, salvado a México y logrando rescatar un punto a favor de El Tri.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.