Anuncios

Asensio suaviza el tránsito del Real Madrid hacia Mánchester

Madrid, 13 may (EFE).- Un zurdazo de Marco Asensio permitió al Real Madrid obtener un triunfo sin especial brillantez ni relevancia ante el Getafe (1-0) en su camino hacia el encuentro del miércoles contra el City, de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones.

Con las miradas puestas en el Etihad desde que concluyó el partido del pasado martes, el técnico italiano Carlo Ancelotti cumplió con lo previsto. Ya se quedaron fuera de la lista de convocados varios de los indiscutibles y del once también fueron reservados la mayoría de los que jugarán ante el cuadro de Pep Guardiola en busca de la final del torneo continental.

No obstante, fueron titulares el meta belga Thibaut Courtois, el defensa brasileño Militao, el francés Eduardo Camavinga y el uruguayo Fede Valverde. Luego salieron durante el partido Toni Kroos, Luka Modric o Vinicius Junior.

Buena parte de la afición no lo vio con buenos ojos, a la vista de la intrascendencia del partido liguero y la relevancia del choque continental. Camavinga, que apuntaba de nuevo a titular, incluso se retiró con problemas en una rodilla, lo que puede suponer un notable contratiempo dado el buen estado de forma del joven francés.

Fútbol hubo poco porque el Real Madrid apenas forzó y el Getafe, pese a la necesidad de los puntos para tratar de salir de la zona de descenso, tampoco inquietó en exceso y notó en demasía la ausencia de su hombre gol, el turco Enes Unal, sancionado. Y cuando lo hizo le faltó precisión o se estrelló ante Courtois.

Como en un buen número de partidos, el conjunto de Ancelotti encontró el camino en la segunda mitad con un zurdazo lejano de Marco Asensio que, tras rozar en el serbio Nemanja Maksimovic, sorprendió a David Soria y firmó la victoria que devuelve provisionalmente al Real Madrid al segundo puesto, aunque el Atlético de Madrid lo puede retener este domingo con un triunfo ante el colista y descendido Elche.

Para el Getafe, que mejoró su situación en el reestreno de José Bordalás en el banquillo con su triunfo ante el Celta, esta derrota supone no aprovechar las circunstancias con las que encaraba el partido el Real Madrid y seguir en la zona de descenso pendiente de los resultados que consigan este domingo los que le preceden en la tabla.

La Real Sociedad, cuarta clasificada, cedió un empate ante el Girona (2-2) y permitió que el Villarreal, que goleó al Athletic por 5-1, se le acerque a cinco puntos con doce por disputarse, con lo que aún deberá estar concentrada para obtener su clasificación para la Liga de Campeones.

Fue una oportunidad perdida para el conjunto de Imanol Alguacil, más que nada porque antes de la media hora dominaba por 2-0 con los goles de Mikel Oyarzábal, de penalti (m.5), y de David Silva (m.24), con participación activa en ambos del japonés Take Kubo, que forzó la pena máxima y sirvió el balón al zurdo canario.

El Girona, metido de lleno en la lucha por los torneos europeos, se presentaba lanzado en el Reale Arena y ratificó su buen momento con una reacción contundente. Antes del descanso ya había igualado gracias al brasileño Yan Couto (m.37) y al uruguayo Cristhian Stuani (m.48+).

En el segundo periodo ni la Real Sociedad ni el Girona volvieron a tener acierto ante Álex Remiro y el argentino Paulo Gazzaniga. Las tablas dejan en el aire los sueños de ambos.

No desaprovechó este resultado el Villarreal, que a continuación goleó al Athletic gracias a su mayor acierto y eficacia ante la portería rival. El equipo de Ernesto Valverde tuvo ocasiones suficientemente claras como para que el resultado hubiera sido distinto, pero una vez más careció de acierto.

Era un partido más que importante para ambos en sus proyectos continentales y la pegada fue lo que decantó el choque para los de Quique Setién. Álex Baena y el senegalés Nicolas Jackson, con sendos dobletes y un autogol de Aitor Paredes castigaron los errores del Athletic, que tan solo pudo marcar de penalti, por medio de Oihan Sancet, el 2-1 provisional.

La victoria le supone al Villarreal sacar el billete europeo de forma virtual, amén de acercarse y meter presión a la Real Sociedad, y la derrota deja al Athletic fuera de los puestos europeos, aunque aún los tiene a mano, pero para ello debe cuanto antes poner fin a una racha de cuatro partidos sin ganar (tres derrotas y un empate).

Osasuna también se apunta a Europa. Lejos de acusar la derrota en la final de la Copa del Rey ante el Real Madrid, el equipo de Jagoba Arrasate está dispuesto a redondear su brillante temporada. Sigue anunciando lucha.

Venció con claridad al necesitado Almería (3-1), que se presentaba en El Sadar con el anhelo de un triunfo que le alejara más de la zona de descenso (ahora mismo le separa un punto) y tan solo resistió el primer tiempo.

Un gol del croata Ante Budimir nada más salir de los vestuarios, con un sutil toque con el que salvó la salida del meta Fernando, lanzó al conjunto navarro, a partir de este instante imparable para el conjunto almeriense.

El marroquí Abde elevó la ventaja osasunista con un tremendo zapatazo a los 51 minutos y Moi Gómez acabó con el partido a los 81. El Almería tan solo pudo acortar distancias en la prolongación con un gol del brasileño Lazaro Vinicius y está obligado ya a pensar en el siguiente partido contra el Mallorca, próxima escala en el calvario que supone la cerrada lucha por la salvación.

(c) Agencia EFE