Anuncios

Es argentino, hizo una promesa y terminó en Bangladesh: “Es difícil rechazarles una invitación”

Sebastián Gubia aterrizó en Bangladesh y recibió el cariño de una población multitudinaria
Sebastián Gubia aterrizó en Bangladesh y recibió el cariño de una población multitudinaria

Tras cumplirse dos meses de la obtención de la Copa del Mundo en Qatar, Sebastián Gubia, un maratonista de La Plata, decidió adentrarse en una aventura única: viajar a Bangladesh, el país asiático que fue noticia por alentar a la selección argentina en el Mundial. Bajo la premisa que se replicó en las redes sociales, este deportista creó la iniciativa #DevolvamosElAliento, en un claro gesto de hermandad con un país que entabló un lazo sentimental profundo con la Argentina.

Logró un éxito imborrable en 2001, se retiró y puso un bar en la playa en Brasil: “No volví a encontrar una pasión así”

En un viaje que tuvo varias escalas (Alemania e India) y duró 32 horas, Gubia llegó este martes junto a su esposa Carolina al aeropuerto internacional de Daca con el objetivo de correr maratones con sus pares de Bangladesh y dar charlas para trasladar el agradecimiento del pueblo argentino hacia sus pares asiáticos.

Con varias valijas a cuestas, una de ellas se perdió en el inicio de su viaje. Por una cuestión logística de la aerolínea, Gubia debió a esperar durante tres horas en una fila aparte, hasta que decidió mostrar una bandera con la imagen de Diego Maradona. De inmediato, las autoridades decidieron darle prioridad. “Es como un pasaporte especial”, aclaró Sebastián, en diálogo con LA NACION.

El homenaje de Gimnasia y Esgrima de La Plata a Bangladesh 
Foto: Gentileza Sebastián Gubia
El homenaje de Gimnasia y Esgrima de La Plata a Bangladesh Foto: Gentileza Sebastián Gubia

Para llegar a Bangladesh, Gubia decidió involucrar al fútbol como nexo y así darle forma a un sueño que se hizo realidad. “Yo soy hincha de Gimnasia de La Plata y conseguí que el club enviara una carta de hermandad y reciprocidad a un club de la Primera División de allá. En la previa a un partido con Defensa y Justicia, les hice un homenaje a ellos con una bandera y ese video recorrió todo Bangladesh”, detalló.

El impacto de una sociedad que trató a Sebastián como “una leyenda”

Hace un rato salí en la televisión de Bangladesh y ellos me nombraban a mí como una leyenda”, subrayó el protagonista de esta historia, quien aún no cae en la cuenta del vínculo afectivo creado entre las dos naciones.

Con la idea de unir a la población mediante su pasión que es el running, Sebastián se encontró con actividades paralelas como dar una charla en una universidad y recibir una plaqueta de agradecimiento. “Ellos nos toman como los argentinos que venimos a bendecir su tierra. Es difícil poder rechazarles una invitación, a pesar de estar hace dos días sin poder dormir. Si les decimos que no, piensan que los dioses no quieren a la población y se deprimen”, dijo, en medio de un viaje que traslada muchos sentimientos a cuestas y el cual es graficado, según él, como “una locura”.

Sebastián, su esposa Carolina y un maratonista bangladeshí después de una carrera
Foto: Gentileza Sebastián Gubia
Sebastián, su esposa Carolina y un maratonista bangladeshí después de una carrera Foto: Gentileza Sebastián Gubia

A la hora de analizar la sociedad, Sebastián no dudó: “Tienen una vida muy caótica, desordenada, no hay patrón de nada. Es un descontrol total la calle. Es como Liniers multiplicado por 10 en cada esquina, como para dar un ejemplo. No hay semáforos en ninguna cuadra. Hace un ratito salimos a un shopping y cuando volvimos en auto tardamos dos horas para hacer seis kilómetros”.

“Patty y Selma de La Paternal”: fueron a ver a Argentinos Juniors y su parecido con los personajes de Los Simpson sorprendió a todos

Su registro de voz denota una felicidad en cada palabra y frase. Siente que su deber está cumplido. Mientras toma un mate y come una galletita con dulce de leche, productos que llevó en su valija, Sebastián se toma un pequeño descanso a la espera de una nueva visita en su hotel. “Nos va a pasar a buscar un jeque para ir a correr al Himalaya. Vamos y volvemos en micro con él; nos prometió que iba a visitar la Argentina ya que no conoce nada del país”, apuntó.

Una cruzada con intercambio de camisetas

Instalado en la comunidad runner, Sebastián decidió arribar al país asiático con 1000 remeras de maratonistas de todo el país. El motivo se debió a que, por cuestiones logísticas y económicas, varios colegas suyos no pudieron acompañarlo en esta travesía, pero querían estar con él de alguna forma para brindarle su agradecimiento a una población con ADN argentino.

#DevolvamosElAliento, un movimiento de agradecimiento de Sebastián al pueblo de Bangladesh
Foto: Gentileza Sebastián Gubia
#DevolvamosElAliento, un movimiento de agradecimiento de Sebastián al pueblo de Bangladesh Foto: Gentileza Sebastián Gubia

“El tema de las camisetas fue una cruzada porque todos querían acompañarme, pero no podían. Lo que les propuse es que me den una remera suya, usada de su entrenamiento, y las traje para que de alguna manera estén presentes. Esta iniciativa comenzó en La Plata y después se extendió por todo el país, así fue que junté 1003 remeras″, aseguró el deportista, quien, antes de cada carrera que se organiza, abre su valija y le regala a cada maratonista bangladeshí una de ellas en modo de recuerdo.

División Palermo: de qué trata la serie que destronó a la comedia romántica Todas las veces que nos enamoramos en Netflix

Producto de una historia conmovedora, agregó sobre el origen de algunas prendas: “Hay muchas que tienen un fuerte componente emocional: hay una de un cordobés que perdió las dos piernas en un accidente; otra de un chico que se encuentra internado con enfermedades cerebrales; hasta la de un amigo que combatió en la Guerra de Malvinas, que se murió hace un mes, y su mujer me dio la remera. Cuando les cuento a los habitantes de Bangladesh qué hay detrás de cada prenda se emocionan. Somos hermanos de distintas madres”.

Los deportistas de Bangladesh le regalaron una plaqueta a Sebastián y Carolina en agradecimiento por su visita
Foto: Gentileza Sebastián Gubia
Los deportistas de Bangladesh le regalaron una plaqueta a Sebastián y Carolina en agradecimiento por su visita Foto: Gentileza Sebastián Gubia

Con grupos multitudinarios de 25 a 30 mil maratonistas, Sebastián se topó con una situación que lo desbordó a tal punto de tener que correr bajo custodia policial. “Corrí alrededor del campo de la universidad y tenía las camionetas del ejército adelante mío. Es tanto el amor que nos tienen que se me abalanzaban de a 40 personas y era imposible”, aseguró el argentino, quien se quedará hasta final de mes para presenciar la apertura de la Embajada Argentina en ese país.

Luego de tramitar su VISA en Brasil ante la ausencia de la Embajada del país asiático en la Argentina, Sebastián armó las valijas, recogió los sueños de otros argentinos y continuará su periplo durante todo febrero. Al terminar la entrevista con este medio, decidió armarse un mate para no extrañar las costumbres y seguir camino por una población que lo tiene como un héroe en medio de 160 millones de habitantes.