Anuncios

Más allá de la respiración: cómo el COVID-19 afecta al corazón, al cerebro y otros órganos

Maryna Terletska/Moment a través de Getty
Maryna Terletska/Moment a través de Getty

Es fácil dormirse en los laureles con el COVID-19. La mayoría de las personas solo experimentan problemas leves, como fiebre y tos, o quizás congestión y falta de aire.

Pero el coronavirus tiene la capacidad de causar mucho más que una simple enfermedad respiratoria y afecta a muchos órganos del cuerpo, señalan los expertos.

"Vemos personas cuyos síntomas van de los pies a la cabeza en términos de cómo se sienten, cómo funcionan y qué pueden hacer", dijo el Dr. Adrián Hernández, cardiólogo y director del Duke Clinical Research Institute en Durham, Carolina del Norte.

El año nuevo comenzó con un aumento en las hospitalizaciones debido al COVID-19 en los Estados Unidos, lo que llevó a Hernández y otros expertos a aconsejar precaución, especialmente para aquellas personas con alto riesgo.

Los efectos a corto plazo del COVID-19 pueden ser como los de la influenza, pero incluso los casos leves pueden conducir al COVID prolongado, una constelación de problemas que pueden persistir durante semanas o meses. El COVID prolongado ha sido relacionado con más de 200 síntomas, dijo Hernández, quien ha supervisado muchos estudios sobre el COVID-19.

Debido a que el COVID-19 por lo general afecta la respiración y puede causar problemas como neumonía, muchas personas podrían pensar que es principalmente una enfermedad pulmonar. No es tan sencillo, dijo la Dra. Nisha Viswanathan, directora del programa de COVID prolongado en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, Los Ángeles.

"Yo diría que el COVID-19 no es en absoluto una enfermedad pulmonar", dijo ella. "Mas bien parece ser lo que llamamos una infección vascular y neurológica, que afecta tanto a las terminaciones nerviosas como a nuestro sistema cardiovascular".

No es de sorprender que los expertos digan que el SARS-CoV-2, el nombre del virus que causa el COVID-19, sea complejo y que apenas estemos comenzando a entender muchas de sus vías. Pero se está ganando claridad en ciertos aspectos. Una de las mejores revisiones de los síntomas del COVID prolongado, dijo Viswanathan, apareció en enero del 2023 en Nature Reviews Microbiology. La revisión detalló los efectos de la enfermedad por todo el cuerpo, incluso el páncreas, los vasos sanguíneos y el sistema reproductivo.

"El SARS-CoV-2 es un excelente detonante de una respuesta de cero a 100 de tu sistema inmunológico", dijo la Dra. Lindsay McAlpine, neuróloga y directora de Clínica Yale NeuroCovid, en New Haven, Connecticut. Esa aceleración del sistema inmunológico lleva a "una franja ancha de inflamación" y también a excesiva coagulación de la sangre, dijo ella.

"La replicación viral quizás ocurra en los pulmones y la nasofaringe (el área en la parte superior de la garganta que conecta a la nariz con el sistema respiratorio). Pero la inflamación que desencadena el virus es sistémica", dijo McAlpine.

Estas son algunas partes del cuerpo que resultan considerablemente afectadas por el COVID-19.

El cerebro y el sistema nervioso

"El virus y la respuesta inmunológica pueden tener diversos efectos sobre el cerebro", dijo McAlpine, autora principal de un estudio del 2021 que examinó los derrames cerebrales en personas con COVID-19, publicado en la revista Stroke. Ella está investigando los problemas relacionados con el COVID-19 y la niebla cerebral, que ella denominó "un síntoma muy común".

Las causas exactas de los problemas relacionados con el cerebro no están claras, pero McAlpine dijo que no parece que el virus esté atacando directamente al tejido cerebral. Más bien, parece que la intensificación de la respuesta inmunológica conduce a coágulos que podrían causar problemas cerebrales.

"Muchos pacientes describen que esto se siente como si tuvieran una conmoción cerebral", dijo McAlpine. "Y que puede persistir durante varios meses después del COVID", incluso si el caso inicial fue leve.

"Además del deterioro cognitivo, vemos empeoramiento o nuevas apariciones de migrañas", dijo ella. "Vemos nuevas neuropatías en piernas y brazos –entumecimiento, hormigueo y dificultad para caminar debido a la neuropatía".

El COVID-19 también podría estar desenmascarando otras afecciones neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, dijo ella. McAlpine ha diagnosticado nuevos casos de enfermedad de Alzheimer en personas que, antes del COVID-19, funcionaban bien y después desarrollaron síntomas. "No sabemos por qué", dijo ella.

El corazón y los vasos sanguíneos

La investigación muestra que la infección por COVID-19 puede aumentar el riesgo de problemas relacionados con el corazón, como una inflamación rara del corazón llamada miocarditis y un latido irregular conocido como fibrilación auricular.

El riesgo de coágulos peligrosos –incluso trombosis venosa profunda (coágulos en venas grandes) y embolismos pulmonares (coágulos en los pulmones)– es reducido, pero se mantiene elevado hasta por un año después de la infección, según investigación realizada antes de que estuvieran disponibles las vacunas.

Son muchos los factores que pueden influir sobre los problemas cardíacos relacionados con el COVID, dijo Viswanathan, incluso los microcoágulos –coágulos sanguíneos diminutos– o una respuesta autoinmune dirigida a las células del músculo cardíaco. Un reciente estudio en Nature Cardiovascular Research muestra que el virus puede infectar las arterias coronarias, haciendo que la acumulación de placa se inflame y se rompa, lo cual puede provocar un ataque cardíaco.

El sistema gastrointestinal

"Curiosamente, el mecanismo del sistema gastrointestinal tal vez sea un poco diferente del que afecta al corazón", dijo Viswanathan. Una teoría sugiere que el virus halla un escondite mientras el resto del cuerpo lo combate. "Y ahora hemos encontrado en múltiples estudios que el COVID puede permanecer en nuestro sistema gastrointestinal durante semanas y meses después de haber sido resuelto en el resto del cuerpo".

Está por determinar el lugar exacto donde podría ocultarse el virus, dijo Viswanathan. Pero Hernández dijo que los síntomas gastrointestinales son claros. "Las personas pueden tener náuseas, vómitos y diarrea".

Un vasto estudio con veteranos publicado el año pasado en Nature Communications encontró que las personas con COVID-19 tenían un mayor riesgo de enfermedad por reflujo gastroesofágico, síndrome del intestino irritable y otros problemas gastrointestinales más de 30 días después de la infección, en comparación con las personas sin COVID-19. El riesgo fue elevado incluso entre las personas que tuvieron casos leves de la enfermedad.

Los riñones

Los problemas renales fueron comunes en un estudio del 2023 publicado en The Lancet Respiratory Medicine que examinó daños a los órganos después de una infección con COVID-19.

Los investigadores no saben necesariamente si los problemas renales se deben a que las personas enferman con fiebres altas y beben menos fluidos o a que "con un virus que puede ir a cualquier lugar y causar inflamación en cualquier lugar, pueden presentársete todo tipo de problemas", dijo Hernández.

Qué hacer

No todos los que adquieren COVID-19 tendrán estos problemas, dijo Viswanathan. Pero las personas que experimenten síntomas pueden consultar con su médico de atención primaria o con una clínica de COVID prolongado.

Lo que todos pueden hacer, dijo ella, es adoptar medidas para protegerse a ellos mismos y a quienes les rodean.

El primer paso es ser cauteloso si hay un aumento del COVID-19 en tu región. Ten en cuenta el uso de una máscara en lugares públicos congestionados. "Muchas personas tienen COVID ahora, y puede pasar cierto tiempo antes de que den positivas", dijo Viswanathan.

"Lo segundo es vacunarse", dijo ella. "En verdad, parece ofrecer bastante protección". Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las personas mayores de 5 años reciban la vacuna actualizada contra el COVID-19 para evitar enfermarse gravemente debido al virus.

"Lo tercero es controlar tus factores de riesgo cardiovascular", dijo ella. Esto significa mantener bajo control la presión arterial, la diabetes y otras afecciones médicas crónicas. "Todo esto reducirá tu riesgo".

McAlpine agregó que, si tienes síntomas del COVID-19, te mantengas alejado de otras personas para evitar ponerlas en riesgo.

Hernández enfatizó la importancia de las vacunas en general para las personas con enfermedad cardíaca o pulmonar, cáncer o sistemas inmunológicos suprimidos. "Las personas que ya tienen afecciones de salud no necesitan una más", dijo él. "Y si puedes evitar una enfermedad como el COVID o la influenza, ¿por qué no lo harías?"

American Heart Association News hace reportajes acerca de noticias del corazón y el cerebro. Las opiniones expresadas en este artículo no necesariamente reflejan la postura oficial de la American Heart Association. American Heart Association, Inc. es el propietario o el titular de los derechos de autor, y todos los derechos están reservados.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.