Anuncios

Alemania impulsa un programa de transformación de industrias intensivas en energía

Berlín, 12 mar (EFE).- El Gobierno alemán dio este martes el pistoletazo de salida a un programa de apoyo, dotado inicialmente con 4.000 millones de euros, para que las empresas intensivas en energía reduzcan sus emisiones de C02 a través de una transformación de sus formas de producción.

El programa se basa en una herramienta llamada Contrato para la Protección del Clima a través del cual el Estado compensa los costos adicionales que tienen las empresas en la transformación de sus instalaciones.

"Con ello se compensan los costos extras en los sectores donde las nuevas formas de producción todavía no son competitivas frente a los métodos habituales", dijo el ministro de Economía, Robert Habeck.

Si la producción en el futuro se hace más barata con las nuevas instalaciones, las empresas retornarán el dinero al Estado.

"Es un buen día para las inversiones en Alemania, para la protección del clima y para la creación de puestos de trabajo sostenibles", aseguro Habeck.

"Con los contratos apoyamos instalaciones industriales compatibles con la protección del clima para el futuro. Con ello surgen nuevas tecnologías, cadenas de valor e infraestructuras", agregó.

Con ello se apoya a la industria en todo el mundo a cambiar sus formas de producción y además, según Habeck, "se fijan nuevos estándares internacionales para herramientas de fomento eficientes y con poca burocracia".

Con la herramienta se pretende estimular el desarrollo de nuevas tecnologías y también la construcción de nuevas infraestructuras como redes de transporte de hidrógeno.

El Estado apoyará a las empresas durante un lapso no mayor a los 15 años y las empresas pueden renunciar a los contratos con tres años de anticipación.

El Ministerio de Economía estima que con la nueva herramienta se podrán ahorrar cerca de 350 millones de toneladas de CO2 hasta 2045.

Al programa pueden postularse durante los próximos cuatro meses empresas que pasaron por un proceso previo y vienen predominantemente de la industria química, del sector siderúrgico y de la fabricación de papel, cemento, cerámica y vidrio.

Según Habeck, otros países dentro y fuera de la UE se plantean crear herramientas similares próximamente. El modelo creado por Alemania ya ha sido autorizado por las Comisión Europa.

(c) Agencia EFE