Anuncios

Albares viaja al Líbano entre esfuerzos contra reloj para rebajar la tensión con Israel

Beirut, 23 ene (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, llega hoy al Líbano en medio de intensos esfuerzos diplomáticos internacionales para rebajar la tensión entre Israel y el grupo chií libanés Hizbulá, enzarzados en intensos choques que podrían desembocar en una guerra abierta.

La solución pasa por negociar la completa implementación de la resolución 1701 adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a la última guerra librada por las partes en 2006, mientras Israel amenaza con una operación a gran escala si no se llega a un acuerdo en cuestión de semanas.

La principal demanda del Estado judío es que Hizbulá se retire de la franja comprendida entre la frontera de facto común y el río Litani, en cumplimiento con la "zona desmilitarizada" que estipula la resolución.

Aunque desde el comienzo de las hostilidades el pasado octubre el Gobierno libanés ha insistido en que no quiere una guerra, el primer ministro libanés, Najib Mikati, ha endurecido recientemente su postura al condicionar un acuerdo para el Líbano a otro igual para Gaza.

"Informamos a todos los enviados de que hablar de una desescalada solo en el Líbano es ilógico. Desde nuestro arabismo y nuestros principios pedimos un alto el fuego en Gaza lo antes posible en paralelo con un alto el fuego serio en el Líbano", afirmó a mediados de mes durante un Consejo de Ministros.

Mikati, que esta tarde recibirá al jefe de la diplomacia española en Beirut, también ha demandado resolver la disputa territorial que afecta a 13 puntos distintos de la frontera entre el Líbano e Israel, dos países actualmente divididos por una línea de repliegue trazada por la ONU.

El propio Hizbulá, que controla las áreas fronterizas, se ha mostrado abierto a que tengan lugar negociaciones para demarcar la divisoria, pero al menos públicamente mantiene que para ello debe terminar primero la guerra de Gaza.

Ellos tampoco están interesados en un conflicto abierto, pero mantienen que responderán "sin límites" si Israel decide empezar uno.

Misión de paz

Precisamente la "zona desmilitarizada" estipulada por la resolución 1701 es el área de operaciones de la misión de la paz de la ONU en el Líbano (FINUL), actualmente comandada por España y que cuenta con más de 650 efectivos de ese país.

Los Cascos Azules han estado inmersos en esfuerzos de desescalada desde el comienzo del fuego cruzado entre Hizbulá e Israel el pasado 8 de octubre, y mantienen el contacto con ambos lados para evitar errores de cálculo que puedan hacer estallar la situación.

Albares se reunirá durante su visita con representantes del Ejército libanés y la FINUL, que en los últimos meses ha sufrido los daños colaterales por la violencia con varios impactos de proyectiles e incidentes contra puestos o bases.

(c) Agencia EFE