Anuncios

Agustín Canapino, entre nueve ganadores y cuatro ex Fórmula 1 para las 500 Millas de Indianápolis

Agustín Canapino y el trofeo Borg-Warner; el arrecifeño debutará el domingo en las 500 Millas de Indianápolis
Agustín Canapino y el trofeo Borg-Warner; el arrecifeño debutará el domingo en las 500 Millas de Indianápolis - Créditos: @Icon Sportswire

La adrenalina que desata IndyCar en el mes de mayo llegará el domingo a su punto más elevado, con las 500 Millas de Indianápolis. Un piloto argentino integrará la grilla, un acontecimiento que no se repetía desde hace 83 años, cuando Raúl Riganti tomó parte por tercera y última vez de la tradicional carrera en el óvalo estadounidense. Agustín Canapino recogió el testimonio y en su primera experiencia en la categoría se convirtió en el cuarto piloto nacional en ser parte de la parrilla. El monoplaza Dallara-Chevrolet ocupará la 26ta plaza, en la novena fila, junto al canadiense Devlin DeFrancesco y su compañero de garaje en el Juncos Hollinger Racing, el británico Callum Ilott. El avance de un lugar, el sábado pasado finalizó 27mo, es un movimiento provocado por el ingreso del estadounidense Graham Rahal, eliminado en Last Chance, pero que ocupará la butaca de Stefan Wilson, que se accidentó en la práctica del pasado lunes y sufrió la fractura de una vértebra. Pronosticar resultados es una materia que el arrecifeño descartó desde que se sumó al proyecto: debutante en múltiples sentidos, porque es el único piloto que no conoce los circuitos, finalizar en la vuelta del líder es considerada una victoria.

Agustín Canapino, sexto en el último entrenamiento de las 500 Millas de Indianápolis; el domingo partirá desde el puesto 26, en la novena fila
Agustín Canapino, sexto en el último entrenamiento de las 500 Millas de Indianápolis; el domingo partirá desde el puesto 26, en la novena fila - Créditos: @SOPA Images

El Carb Day y el Pit Stop Challenge –participan los mejores ocho equipos que lograron la clasificación según los desempeños de la temporada 2022; reparte 100 mil dólares al ganador- las últimas pruebas antes del gran día. Luego de dos horas de entrenamiento, Canapino, que utilizará el box 27, marcó el viernes el sexto mejor tiempo, con una velocidad promedio de 365,394 km/h. El más veloz fue el japonés Takuma Sato, que giró a 366,846 km/h. No se trató de una jornada de velocidad pura, porque los pilotos giraron principalmente en pelotón, con aire sucio, simulando situaciones de carrera. Algunos, los que cuentan con mayores posibilidades de victoria, ensayaron también a la cabeza de la carrera, para entender el comportamiento del flujo del viento.

En el taller del Juncos Hollinger Racing existen detalles que devuelven a Canapino a su terruño. La música y el mate son los exponentes que se destacan para el arrecifeño, que en una charla con Carburando resaltó que todavía no vive la vida americana. El entrenamiento físico y las horas en el moderno taller, donde analiza datos junto con los ingenieros y Ricardo Juncos –dueño de la estructura y quien apostó por su incorporación- es la rutina que desanda para intentar ser cada carrera más competitivo en una categoría que salta entre circuitos callejeros, autódromos y óvalos. “Terminar en el top 20 es una victoria. Los autos de ahora son más difíciles de manejar, son más difíciles de superar. Van rapidísimo y eso provoca mucha turbulencia. Hay que pensar en llegar, porque terminar es una victoria. Y pensar en el top 20 sería espectacular. Son tres horas de carreras. Pasar los dos primeros stint es un desafío, porque hay que entender cómo es el desgaste y cuál es el ritmo para desde ahí pensar cómo sigo, analizar cuándo se ataca o qué riesgo tomar, porque es muy fácil pegarse”, analizó, quien antes de la clasificación cenó con el español Alex Palou, que se clasificó en el primer lugar y que un par de días atrás dialogó con Ryan Hunter Reay, ganador en 2014.

Agustín Canapino y el auto N°78 con los colores de la bandera argentina: un homenaje para los campeones de los mundiales de 1978, 1986 y 2022
Agustín Canapino y el auto N°78 con los colores de la bandera argentina: un homenaje para los campeones de los mundiales de 1978, 1986 y 2022 - Créditos: @Icon Sportswire

Las palabras conocer, aprender y optimizar suenan a latiguillo, pero es el resultado del equilibrio que demuestra Canapino. El arrecifeño es uno de los cuatro rookie que tendrá las 500 Millas de Indianápolis y pulseará en un óvalo que presentará a nueve pilotos que conocen el dulce sabor de la victoria y a cuatro nombres con pasado en la Fórmula 1. Los 15 títulos en las categorías del automovilismo nacional quedan minimizados ante la jerarquía de estos rivales. El poleman Palou –también líder del campeonato- es piloto del equipo Chip Ganassi, aunque mantiene un acuerdo con McLaren para realizar pruebas con el auto de F.1; la posición del español desató tironeos y un conflicto entre las dos estructuras en septiembre del año pasado. Una situación con características similares desanda el mexicano Patricio O’Ward, que es hombre del equipo de Woking de F.1 -tuvo ensayos en 2021 y 2022- y es piloto del equipo Arrow-McLaren en IndyCar.

Alex Palou, el español es el puntero del campeonato de IndyCar y resultó el poleman de las 500 Millas de Indianápolis; piloto del equipo Chip Ganassi también realiza pruebas con la escudería McLaren de la Fórmula 1
Alex Palou, el español es el puntero del campeonato de IndyCar y resultó el poleman de las 500 Millas de Indianápolis; piloto del equipo Chip Ganassi también realiza pruebas con la escudería McLaren de la Fórmula 1 - Créditos: @Justin Casterline

Palou y O’Ward forman parte de la elite de la categoría sin ganar las 500 Millas de Indianápolis y sin carreras en la F.1. Romain Grosjean, con 179 grandes premios y 11 temporadas en el Gran Circo, cumple su tercera campaña en IndyCar y todavía no sabe de victorias. En su primer contacto en un test con el auto se accidentó, tras un despiste en el circuito Barber Motorsport Park, en Alabama. Esa jornada tuvo a 10 pilotos entrenándose y el suizo-francés finalizó último en los tiempos, luego de girar 83 veces. Toda una señal de la complejidad de los autos y la categoría.

Tres expilotos de F.1 de la actual grilla lograron ganar las 500 Millas de Indianápolis. El último, el sueco Marcus Ericsson, el año pasado. En el Gran Circo participó de 97 grandes premios y su mejor resultado fue el octavo puesto en el GP de Australia de 2015, en la primera carrera de las cuatro temporadas que desanduvo con Sauber/Alfa Romeo; el estreno lo hizo, un año antes, con la desaparecida Caterham. El escandinavo, de 32 años, fue el primer compañero que tuvo Charles Leclerc en la F.1; su paso fue gris en materia de resultados y aunque contó con el apoyo del millonario Finn Rausing no se destacó. IndyCar fue el refugio y el año pasado hizo historia: “Ganar esta carrera le da sentido a mi vida”, comentó, exultante.

El sueco Marcus Ericsson y el tradicional festejo; el expiloto de Fórmula 1 es el último ganador de las 500 Millas de Indianápolis
El sueco Marcus Ericsson y el tradicional festejo; el expiloto de Fórmula 1 es el último ganador de las 500 Millas de Indianápolis - Créditos: @Michael Conroy/AP

Seis años antes fue el estadounidense Alexander Rossi el ganador. Cinco carreras en la F.1, con Manor Marussia, el corto recorrido que terminó de modo abrupto ante el ingreso del piloto indonesio Ryo Haryanto al equipo. Si ganar las 500 Millas de Indianápolis es una sensación inigualable, triunfar en el centenario de la mítica carrera no tiene calificativo. Ahí estuvo Rossi para celebrar, con 24 años, tras un desenlace novelesco: tomó la cabeza de la carrera a falta de tres giros y aceleró sin pausa, mientras varios de sus rivales descartaban el éxito ante la falta de combustible.

El auto con el que Takuma Sato correrá las 500 Millas de Indianápolis de 2023; el japonés, que solamente participa en las carreras en óvalos, ganó en 2017 y 2023
El auto con el que Takuma Sato correrá las 500 Millas de Indianápolis de 2023; el japonés, que solamente participa en las carreras en óvalos, ganó en 2017 y 2023 - Créditos: @Icon Sportswire

El japonés Sato ostenta 90 grandes premios de F.1, entre Jordan, BAR y Super Auguri. El motor Honda es una credencial para el piloto de 46 años -integrante del equipo Chip Ganassi y que solo participa de las fechas en que se corre en óvalos-, que se consagró dos veces ganador de las 500 Millas: en 2017 y 2020. El primer triunfo lo celebró con un auto del equipo Andretti Autosport; aventajó por apenas 201 milésimas a Helio Castroneves y se convirtió en el primer piloto de su país en conquistar la mítica carrera. Repitió el triunfo tres años más tarde –siempre con motores Honda-, pero con el equipo Rahal Letterman Lanigan.

Scott Dixon se consagró seis veces campeón de IndyCar, pero solo en 2008 el neozelandés combinó el título con el éxito en las 500 Millas de Indianápolis. Largó desde la pole y ganó, enseñando contundencia en una carrera que además de velocidad extrema necesita de precisas estrategias. También el texano Ryan-Hunter Ray celebró en una oportunidad -2014-, al igual que el francés Simon Pagenaud, que lo hizo en 2019 en una ajustada definición con Rossi. Un año antes que el galo, el australiano Will Power -bicampeón de IndyCar-, se abrazó al trofeo Borg-Warner.

El brasileño Helio Castroneves, cuatro veces ganador de las 500 Millas de Indianápolis, intentará en 2023 convertirse en el piloto con más victorias en la historia de la tradicional carrera de IndyCar
El brasileño Helio Castroneves, cuatro veces ganador de las 500 Millas de Indianápolis, intentará en 2023 convertirse en el piloto con más victorias en la historia de la tradicional carrera de IndyCar

Los pilotos brasileños y las 500 Millas de Indianápolis tienen una relación particular. Tony Kanaan, ganador en 2013, se despedirá este año de la tradicional carrera; el bahiense, de 48 años, necesitó de 12 visitas al óvalo para celebrar. El restante compatriota que competirá este año es una leyenda: Helio Castroneves se impuso en cuatro oportunidades (2001, 2002, 2009 y 2021) y comparte esa estadística -la de más ganador- con los estadounidenses A. J. Foyt, Al Unser y Rick Mears. También tiene el privilegio de ser uno de los cinco nombres en repetir de modo consecutivo en el óvalo. Emerson Fittipaldi (1989 y 1993) y Gil de Ferran (2003), otros dos brasileños que inscribieron su nombre y sus rostros en el trofeo de 1,5 metros y 50 kilos.

Las 500 Millas de Indianápolis, un gigantesco reto para Canapino entre tantos ases del volante.