Anuncios

Un adolescente de 17 años murió mientras entrenaba con su club de fútbol

Murió Thiago Baca, jugador de club Independiente de San Cayetano
Murió Thiago Baca, jugador de club Independiente de San Cayetano

Un joven de 17 años que jugaba al fútbol en Independiente de San Cayetano falleció en forma súbita este miércoles por la tarde mientras entrenaba en la sede del club, ubicado en la ciudad homónima al sudeste de la provincia de Buenos Aires, donde integraba las categorías inferiores.

Según el portal Necochea online, la víctima -identificada como Thiago Baca- jugaba de marcador lateral derecho en el equipo dirigido por Maximiliano Montiel y el año pasado participó con su equipo de la final del Reserva ante Mataderos. El adolescente, que jugaba al fútbol en la categoría 2005, murió súbitamente durante el entrenamiento del equipo y su caso generó conmoción entre sus compañeros y también en la comunidad.

A través de las redes sociales diferentes instituciones y personas ligadas al fútbol manifestaron su dolor y apoyo hacia la familia del fallecido, que al momento de desvanecerse se encontraba en el predio donde se encuentra la cancha auxiliar, la pileta de natación y el circuito de automovilismo.

“Con hondo pesar despedimos a un niño de nuestro club. Te vamos a extrañar, Thiago”, publicó en las redes sociales el Club Atlético Independiente de San Cayetano. Asimismo, el periodista deportivo de la vecina ciudad de Necochea, Rúben Leys, informó que la noticia que tuvo gran repercusión entre los fanáticos del fútbol.

Bloque HTML de muestra

Por su parte, la Liga Necochea de Fútbol emitió un comunicado en apoyo a la familia y anunció que sus oficinas permanecerán cerradas “en señal de duelo por el fallecimiento de Thiago”.

En todo el mundo se producen alrededor de 3 millones de fallecimientos por muerte súbita al año, lo que equivale a 1000 episodios por día. En la Argentina, se calculan cerca de 40 mil casos por año.

En julio pasado, la ley de muerte súbita fue reglamentada. Establece la obligatoriedad de contar con desfibrilador y capacitar al personal de ciertos lugares de acceso público y privado, entre los que se mencionan estadios y centros deportivos y recreativos, cárceles, comisarías, centros de salud, establecimientos de salud mental, así como también aquellos espacios que tengan una afluencia, o permanencia, de más de mil personas diarias.

Se estima que, si se practican maniobras de resucitación cardiopulmonar dentro de los primeros 10 minutos, la sobrevida de la persona afectada es del 75%.