Anuncios

Abuelas de Plaza de Mayo considera que la 'ley ómnibus' supondría "un enorme retroceso"

Buenos Aires, 16 ene (EFE).- La presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela De Carlotto, consideró este martes que la aprobación de la 'ley ómnibus', proyecto estrella del nuevo Gobierno de Argentina, significará "un enorme retroceso" para el país suramericano.

De Carlotto compareció este martes por videollamada ante las comisiones del Congreso de la Nación que debaten el paquete de medidas propuesto por el Ejecutivo presidido por el libertario Javier Milei, que le otorgaría una amplia gama de poderes legislativos al Gobierno en un contexto de emergencia múltiple.

"Pedimos a los representantes del pueblo que tengan memoria y rechacen esta denominada 'ley ómnibus'. No es aceptable que el Poder Ejecutivo pueda modificar una cantidad inédita de normas que afectarían a derechos esenciales de todos los argentinos", dijo la veterana activista de 93 años.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo advirtió de que las reformas podrían afectar al derecho a la salud, a la vivienda, a la educación o a la cultura de los habitantes del país suramericano.

"Llamamos a la reflexión de los representantes del pueblo acerca de la necesidad de que el Gobierno nacional respete los tratados internacionales que tienen rango constitucional en nuestro país", apuntó De Carlotto.

La activista también se refirió al rol de las fuerzas de seguridad y recordó que la finalidad de estas es "proteger a las personas y garantizar sus derechos fundamentales".

La Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, rebautizada por la prensa y la opinión pública como 'ley ómnibus', pretende reformar profundamente la economía y la política de Argentina.

En lo relativo a la seguridad, el Gobierno de Milei pretende aumentar las penas de prisión para quienes interrumpan el tráfico en las calles de Argentina durante movilizaciones o coordinen hechos de este tipo.

La asociación Abuelas de Plaza de Mayo se fundó a finales de la década de los setenta durante el último período dictatorial militar vivido por Argentina (1976-1983) y tiene como finalidad la localización y restitución de las personas desaparecidas forzosamente en esos años.

Hasta ahora, esta organización de derechos humanos ha identificado a 133 'nietos' robados por la dictadura argentina.

Durante la última campaña electoral, la actual vicepresidenta, Victoria Villarruel, criticó duramente a De Carlotto y puso en duda la cifra de 30.000 personas desaparecidas, aceptada por las organizaciones de derechos humanos a nivel internacional.

(c) Agencia EFE