Anuncios

Abraham Ancer y su emotivo reencuentro con el entrenador

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 1 (EL UNIVERSAL).- Las tierras del Campestre de Reynosa, Tamaulipas, son el primer capítulo en la historia del golfista mexicano que representó —junto con Gaby López, Carlos Ortiz y María Fassi— a la delegación tricolor durante los pasados Juegos Olímpicos de Tokio: Abraham Ancer.

Ancer, de treinta y dos años, estaba "prácticamente en pañales" cuando tomó por primera vez un palo de golf. ¿Quién lo motivó? Su padre, aquel que se aventuró en el deporte a una edad "tardía", pero demostrando —contra todo prejuicio— que no hay edad para aventurarse en un deporte. Al menos, por "amor" a él.

"Empecé a jugar gracias a mi papá. Me llevó al campo desde que estaba en pañales. Tengo muy bonitos recuerdos de Reynosa, de crecer y empezar a jugar ahí desde los dos o tres años", platicó durante la masterclass que impartió en el LIV Golf Mayakoba.

"Buen juego corto" y "golpe recto". Así jugaba el papá de Abraham y curiosamente, imitó gran parte de su técnica. De tal palo, tal astilla: "Tenemos el juego más o menos parecido".

Bajo el intenso sol del Campestre, Ancer también conoció a Sergio García, el entrenador que le enseñó todo lo básico del golf.

Y para empezar "con el pie derecho" su participación en el LIV Golf Mayakoba, vivió un emotivo reencuentro con "Checo", quien lo abrazó y se mostró orgulloso de todo lo que ha logrado el golfista.

¿Cómo se portaba Abraham en el Campestre? Inquieto, según "Checo". Sin embargo, esa inquietud —sumado con su terquedad— fueron lo que siempre diferenciaron al golfista del resto. Esa es su esencia en el deporte.

No hay palabras para describir todo el orgullo que Sergio García siente por su discípulo. Es un sentimiento que sólo él entiende porque "es demasiado".

Ancer, dispuesto a "darlo todo" en el LIV Golf Mayakoba

Del dos al cuatro de febrero, México será el hogar del LIV Golf Mayakoba, la liga de golf financiada por el gobierno de Arabia Saudita. Ahí, Abraham Ancer participará junto con los Fireballs GC.

"Me siento físicamente muy bien. Y también, mentalmente, con hambre de ya regresar a jugar un torneo de competencia", finalizó.