Anuncios

Y Abde volvió a frotar la lámpara

Pamplona, 2 mar (EFE).- Osasuna ve algo más cerca la final copera en La Cartuja gracias a la genialidad de Abde frente al Athletic Club que rompió la igualdad de un partido de ida en el que el marroquí volvió a ser determinante.

Los onces iniciales para el esperado choque salieron hora y cuarto antes del pitido inicial. Por el lado rojillo, Abde aparecía en el costado izquierdo para ser una de las voces cantantes del equipo en ataque tras su gol en el Sánchez-Pizjuán ante el Sevilla.

El león del Atlas lo intentó durante la primera mitad con Aimar Oroz como principal socio de operaciones. Las cosas no terminaban de salir. El entramado defensivo de Valverde funcionó para, tarde o temprano, frenar las acometidas de su escurridizo rival. La persistencia del ‘12’ obtuvo su recompensa nada mas iniciarse la segunda mitad.

El pase de Moi Gómez al espacio precipitó el primer tanto de la noche. El norteafricano enganchó el balón delante de Vivian para encararle, pero el esférico se le quedó algo atrás. No importó. El extremo cuenta con la calma de los grandes jugadores para rehacer la situación. Sacó a relucir ese demoledor reprís para dejar atrás al zaguero con un excepcional cambio de ritmo y pisar el área.

Con poco tiempo, Abde armó un potente zurdazo cruzado imparable para Agirrezabala al palo largo. En un abrir y cerrar de ojos, frotó la lámpara para desatar al genio. El Sadar estalló con los más de 23.000 espectadores que se dieron cita para registrar un nuevo récord de asistencia desde su última reforma. Eligió el córner para una celebración que ya es histórica. Brazos extendidos para recibir el cariño de la grada.

De esta forma, el futbolista de Osasuna cerró su segundo partido consecutivo dando la victoria a su equipo. Lleva tres tantos desde su cesión en verano (dos Copa, uno en Liga) que han llamado la atención de varios clubes. El Barcelona tomará una decisión a su regreso a la Ciudad Condal.

Todo el campo se puso en pie para despedir a su héroe. Todavía restan 90 minutos en San Mamés con todo lo que esto supone, pero lo cierto es que Osasuna arreó el primer golpe a un Athletic falto de claridad en la parcela ofensiva.

Abde ha encajado en la plantilla, algo que el Chimy Ávila corroboró ayer ante los medios. “Ya le he dicho al míster que me lo voy a llevar a vivir conmigo. Hablo mucho con él, es joven y yo también pasé por esa edad. Cada vez que hace gol viene a abrazarme”, dijo el argentino, antes de publicar una instantánea en redes junto al protagonista de la noche.

(c) Agencia EFE