Anuncios

Más de 170 muertos y 326 heridos por ataques israelíes en Gaza en las últimas 24 horas

Jerusalén, 18 ene (EFE).- Al menos 172 palestinos murieron y otros 326 resultaron heridos durante el último día en Gaza por bombardeos israelíes, informó este jueves el Ministerio de Sanidad del enclave, controlado por Hamás, en el día 104 de guerra entre Israel y el grupo islamista.

"La ocupación israelí comete 15 masacres contra familias en Gaza, con 172 muertos y 326 heridos en las últimas 24 horas", dijo en un comunicado el portavoz de Sanidad, Ashraf Al Qudra, sobre los recientes ataques de Israel, mientras sus tropas siguen combatiendo con milicianos palestinos y intentan avanzar hacia el área sur.

Con ello, agregó, "el balance de la agresión israelí aumenta a 24.620 muertos y 61.830 heridos desde el 7 de octubre", día del estallido de la guerra, cuando Hamás llevó a cabo un ataque sorpresa a Israel que se saldó con 1.200 muertos en territorio israelí y al menos 240 personas que fueron llevadas como rehenes a la Franja.

Desde entonces, la ofensiva israelí ha causado gran devastación en el enclave y una crisis humanitaria sin precedentes, mientras se estima que otras 8.000 personas desaparecidas están sepultadas y muertas entre escombros de edificios derrumbados.

A su vez, debido a un rígido cerco impuesto por Israel que hace que la asistencia humanitaria entre de forma muy reducida, hay gran escasez de comida, agua potable, suministros básicos y combustible, y la falta de este último recurso para generar electricidad causó que gran parte de los hospitales estén sin funcionar o al límite.

"La ocupación israelí atacó deliberadamente 150 centros de salud y dejó fuera de servicio 30 hospitales y 53 centros médicos", reiteró hoy Sanidad.

Varios representantes de la ONU denunciaron hoy una situación de necesidad extrema de la población civil de Gaza, con al menos 1,9 millones de desplazados, escasez de alimentos y niños enfermos, mientras gran parte de habitantes se hacinan en Rafah, el área más meridional del enclave, donde se apiñan innumerables tiendas de plástico improvisadas que pueden albergar cada una hasta 20 personas.

(c) Agencia EFE