Anuncios

125-119. Los Celtics sudan y sufren para doblegar a unos Sixers sin Embiid ni Maxey

Boston (EE.UU.), 1 dic (EFE).- Los Boston Celtics se impusieron este viernes por 125-119 en un partido sufrido a unos Philadelphia 76ers mermados por las bajas de Joel Embiid y Tyrese Maxey pero que dieron una encarnizada batalla al líder del Este.

Los Celtics (15-4), que se mantienen invictos en casa tras nueve encuentros, recibieron a unos Sixers (12-7) en cuadro por las ausencias de Embiid y Maxey por enfermedad y de Nico Batum por lesión.

Con todo ello, parecía que los de verde se iban a dar un paseo sin mayores problemas, pero se acabaron enredando en un espinoso encuentro con unos Sixers muy rebeldes y peleones. Además, Jayson Tatum fue expulsado en el tercer cuarto por doble técnica tras protestar a los árbitros.

Cuatro jugadores de los Celtics sumaron 20 o más puntos: Tatum y Derrick White con 21 y Jaylen Brown y el dominicano Al Horford con 20. Kristaps Porzingis volvió a ser baja en los de Boston.

En los Sixers, en los que fue expulsado por faltas De´Anthony Melton, el máximo anotador fue Patrick Beverley con una gran actuación de 26 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias. También destacaron Melton con 21 puntos y Robert Covington con 18 dentro de una bloque muy coral con siete de sus nueve jugadores en dobles dígitos.

Los Sixers venden cara su derrota

El partido comenzó con ambos equipos apretando los dientes, con dos triples consecutivos de Horford y tres canastas de Tobias Harris (18-18).

En la medianía del cuarto inicial, los locales empezaron a marcar un tímido liderazgo que mantuvieron hasta cerrar el periodo con un 44-36. Tatum y Beverley llegaron con 9 puntos cada uno al segundo capítulo.

Los Sixers se organizaron y Melton, desde el triple, empató el encuentro a 49 con nueve minutos para el descanso. Poco después, Harris asistió a Paul Reed para un mate y los de Nick Nurse se pusieron por delante (52-53).

La resistencia de los visitantes pilló desprevenidos a los Celtics, que se fueron al descanso por debajo tras un triple de Marcus Morris que cerró una gran primera mitad de los Sixers (69-72).

En la reanudación, los Celtics reaccionaron de la mano de Tatum, que equilibró de nuevo el marcador (77-77 con 9.16 en el reloj).

Brown permitió que los locales tomaran el mando del partido de nuevo, pero los Sixers no se dieron por vencidos con Mo Bamba aportando 8 puntos en ese cuarto desde el banquillo.

El final del tercer periodo fue un desastre para los Celtics, que perdieron a Tatum por dos técnicas por protestar a los árbitros y que además se fueron a los últimos doce minutos en desventaja (95-97) tras un triple de Melton y tres tiros libres seguidos de Covington.

En el último cuarto, los Celtics contaron con 10 puntos de un Payton Pritchard clave para rendir de una vez a unos Sixers muy meritorios y que siguieron teniendo opciones en el desenlace de la mano de Beverley.

A 2.28 para el final, los Sixers mandaban por 115-116, pero la efectividad en los tiros libres, la veteranía de Horford y el desacierto de Filadelfia en los últimos ataques dejaron en Boston el triunfo tras un partido con mil y un peligros.

(c) Agencia EFE