Anuncios

0-0. El Cádiz resiste el acoso de un Villarreal que no logra despegar

Villarreal (Castellón), 4 feb (EFE).- El Cádiz continúa con su progresión desde la llegada a su banquillo del técnico argentino Mauricio Pellegrino y logró resistir en su visita a un Villarreal que, pese a su dominio en el juego, no logró plasmar su superioridad en el marcador (0-0).

El conjunto castellonense se queda de nuevo sin encadenar dos victorias consecutivas, mientras que el Cádiz, pese a su notable esfuerzo defensivo, suma ya 19 partidos de Liga sin lograr el triunfo.

El equipo de Marcelino tuvo una notable puesta en escena. Gerard Moreno, muy activo entre líneas, Ilias Akhomach y Álex Baena se activaron desde el principio y el Villarreal comenzó a acumular llegadas peligrosas casi por inercia.

Comesaña, con un remate de cabeza, y Kiko Femenía, que intentó sorprender a Ledesma con un disparo desde el centro del campo, fueron los primeros en abrir fuego ante un Cádiz con muchos problemas para contener la avalancha de su rival.

El arreón local duró poco más de un cuarto de hora, ya que el Cádiz encontró en los balones largos a Chris Ramos y los centros laterales al área la fórmula para llegar a los dominios de Jorgensen.

Chris Ramos, con dos remates de cabeza forzados que salieron fuera, e Iván Alejo, tras un disparo bloqueado por Albetro Moreno, avisaron al Villarreal del peligro de un Cádiz cada vez más cómodo en el campo y con el balón.

El equipo de Marcelino respondió adelantando su presión para intentar incomodar la salida de balón del Cádiz, que volvió a rondar el gol en dos disparos flojos de Robert Navarro y Chris Ramos.

El Villarreal recuperó el control del juego y la sensación de peligro en el último tramo de la primera parte gracias a Álex Baena, que monopolizó casi todas las acciones ofensivas, entre ellas un disparo desde el interior del área que salió alto.

Tras el descanso, Marcelino intentó reactivar el ataque de su equipo, demasiado estático, con la entrada de Guedes y Morales, vitales en la victoria ante el Barcelona, por Ilias y un desdibujado Sorloth.

El Cádiz no se sintió intimidado por la nueva amenaza y siguió sintiéndose cómodo en el partido sin variar su hoja de ruta, que pasó siempre en ataque por enviar balones en profundidad a Chris Ramos.

Con el paso de los minutos, el Villarreal volvió a ganar protagonismo liderado por Guedes, muy activo a la espalda de los defensores cadistas, aunque sin puntería en sus disparos.

El Cádiz, sometido por el juego profundo del Villarreal, decidió dar un paso atrás, renunciando al balón y limitando sus acciones ofensivas a las aventuras individuales de sus atacantes.

Fue de nuevo Álex Baena el que agitó el partido con dos ocasiones casi consecutivas en las que no logró que sus lanzamientos, desde el interior del área, encontraran el camino de la portería.

El Villarreal volvió a la carga en los últimos minutos, en los que acosó al Cádiz, que también tuvo su opción, a balón parado, con un disparo de falta de Pires que atajó Jorgensen.

El conjunto local lo intentó todo hasta el final para encontrar el gol que le permitiera alejarse casi definitivamente del descenso, pero el Cádiz resistió defensivamente y demostró que no piensa regalar sus opciones de permanencia.

- Ficha técnica:

0 - Villarreal: Jorgensen; Kiko Femenía, Albiol, Cuenca, Alberto Moreno; Ilias Akohach (Guedes, min. 46), Comesaña (Capoue, min. 69), Coquelin (Trigueros, min. 87), Álex Baena, Gerard Moreno y Sorloth (Morales, min. 46).

0 - Cádiz: Ledesma, Iza, Jorge Meré, Víctor Chust, Lucas Pirés; Iván Alejo (Juanmi, min. 74), Escalante (Kouame, min. 92), Álex Fernández, Robert Navarro (Maxi Gómez, min. 81), Sobrino (Zaldúa, min. 92) y Chris Ramos (Ocampo, min. 81).

Árbitro: González Fuertes (Comité asturiano). Mostró tarjeta amarilla a Coquelin, Comesaña, Álex Baena y al entrenador, Marcelino, por el Villarreal, y a Iza por el Cádiz.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 23 de la LaLiga EASports disputado en el Estadio de la Cerámica ante 16.183 espectadores. Los jugadores de ambos equipos lucieron durante el partido una cinta de color verde en un brazo en señal de apoyo a la lucha contra el cáncer.

Pablo Verdú

(c) Agencia EFE