Anuncios

Álvarez Máynez se solidariza con policías de Campeche

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 22 (EL UNIVERSAL).- Jorge Álvarez Máynez se solidarizó con los elementos policiacos de Campeche que se manifestaron para pedir la renuncia de la secretaria de seguridad, Marcela Muñoz Martínez y les prometió que, de alcanzar la Presidencia de México, dignificará sus condiciones laborales.

"Yo tengo todo el respaldo, toda la solidaridad con las policías, con los policías. He venido diciendo a lo largo de esta campaña que hay que dignificar las condiciones en las que trabajan los policías, que merecen mejores sueldos, mejores equipamientos, mejores uniformes y que están abandonados por una clase política mediocre, corrupta, cobarde.

"Y bueno, aquí tenemos la mejor muestra con lo que ha hecho la gobernadora del estado. Si a eso se le puede llamar gobernadora porque ni vive aquí", criticó el candidato presidencial de Movimiento Ciudadano (MC), durante su segunda visita de campaña a la entidad.

Al reunirse con estudiantes de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ciencia Política y Administración Pública (ANECPAP), el político zacatecano expuso su proyecto de nación y, en el contexto de violencia a policías que vive la entidad, nuevamente expuso su plan para profesionalizar a los policías en sus labores y pacificar el país con su ayuda.

Álvarez Máynez explicó a los alumnos de la ANECPAP que para disminuir los índices de violencia en la República mexicana construirá una policía civil especializada que póngala paz en el centro de la estrategia de seguridad.

Asimismo, abundó en que dotará a los elementos de seguridad con capacidades de investigación, jurídicas y legales.

Con ayuda de tecnología, eliminará la burocracia de los Ministerios Públicos en todo el país, a los cuales tachó de "puertas giratorias" que no resuelven las necesidades de quienes buscan justicia.

Recalcó que, de gobernar México, eliminará los tres elementos que llevaron al país al fracaso: el prohibicionismo, la militarización y el punitivismo, con el fin de que ya no se criminalice a los pobres y el Ejército no se encargue de la seguridad de los ciudadanos.