Departamento de Justicia pide a corte que revele orden de registro de Mar-a-Lago

·4  min de lectura

El fiscal general Merrick Garland dijo el jueves que el Departamento de Justicia solicitó a un tribunal federal de Florida que revele la orden de allanamiento de la casa del expresidente Donald Trump en Mar-a-Lago, la mansión de Palm Beach, Florida, convertida en club privado donde mantiene su residencia principal.

Garland dijo que el departamento estaba pidiendo a la Corte de Distrito de EE.UU. para el Distrito Sur de Florida que revelara la orden, la cual autorizó una búsqueda “aprobada por la corte” de documentos clasificados en la casa de Trump, “a la luz de la confirmación pública del expresidente con el registro, las circunstancias circundantes, y el interés público sustancial en este asunto”.

El fiscal general, un exjuez que pasó décadas en la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el Distrito de Columbia, dijo que las “antiguas reglas del departamento” y las “obligaciones éticas” le impedían decir más sobre las circunstancias del allanamiento de la propiedad del expresidente.

Pero Garland confirmó que personalmente aprobó la decisión de pedirle a un juez que emitiera una orden de allanamiento de la propiedad de Trump, y dijo que el departamento no tomó a la ligera la decisión de registrar la casa de un expresidente.

“Cuando sea posible, es una práctica estándar buscar medios menos intrusivos como alternativa a un registro y limitar el alcance de cualquier registro que se lleve a cabo”, señaló, y agregó que la información que acababa de revelar era “todo lo que puedo decir en este momento”.

“Se pondrá a disposición más información de la manera apropiada y en el momento apropiado”, dijo.

En la moción para revelar la orden de registro, los abogados del Departamento de Justicia dijeron que el público estadounidense tiene un “interés claro y poderoso en comprender lo que ocurrió en estas circunstancias”, y agregaron que ese interés “pesa mucho a favor de revelar” la orden de registro. Agregaron que Trump “debería tener la oportunidad de responder” y “presentar objeciones” a la revelación de la orden, “incluso con respecto a cualquier ‘interés legítimo de privacidad’ o la posibilidad de otros ‘perjuicios’ si estos materiales se hacen públicos”.

Garland también condenó los ataques a los agentes del FBI por parte de Trump y sus aliados en los días que han pasado desde que se supo sobre el registro de su propiedad. Trump ha asegurado falsamente que el registro de su casa es un “ataque” de un “ejército” de agentes del FBI, y tanto él como sus abogados han afirmado sin pruebas que los agentes del FBI podrían haber utilizado el acceso que les otorgó la orden para “plantar” evidencia en su propiedad.

El fiscal general Merrick Garland emite una declaración sobre el reciente registro de Mar-a-Lago (EPA)
El fiscal general Merrick Garland emite una declaración sobre el reciente registro de Mar-a-Lago (EPA)

Garland calificó los “ataques a la profesionalidad de los agentes y fiscales del FBI y del Departamento de Justicia” de parte de Trump como “infundados” y advirtió que “no se quedaría en silencio si su integridad es atacada injustamente”.

“Los hombres y mujeres del FBI y del Departamento de Justicia son servidores públicos dedicados y patriotas. Todos los días, protegen al pueblo estadounidense de los delitos violentos, el terrorismo y otras amenazas a su seguridad mientras salvaguardan nuestros derechos civiles”, sostuvo. “Lo hacen con un gran sacrificio personal y riesgo para ellos mismos. Me siento honrado de trabajar junto a ellos”.

Previo a la declaración del fiscal general, varios informes indicaron que los investigadores federales solo recurrieron a una orden de registro tras intentar usar una citación para recuperar documentos clasificados de la propiedad de Trump hace unos meses.

La existencia de la citación, que fue emitida por un gran jurado de Washington DC y utilizada por los investigadores del Departamento de Justicia para recuperar algunos (pero no todos) de los documentos buscados en la casa de Trump, fue reportada por primera vez por John Solomon, un periodista de derecha a quien Trump nombró como uno de sus representantes oficiales ante la Administración Nacional de Archivos y Registros (Nara) justo antes de que expirara su mandato, en enero pasado.

El hecho de que se emitiera una citación meses antes del uso de una orden de registro sugiere que los investigadores creían que Trump no la cumplió por completo.

La disputa entre Trump y el gobierno que una vez dirigió sobre los documentos que se suponía que debían ser entregados a la Administración Nacional de Archivos y Registros se hizo pública por primera vez en enero, cuando el archivo señaló que había recuperado 15 cajas de documentos de la residencia de Trump. Más tarde, Nara indicó al Comité de Supervisión de la Cámara que algunos de los documentos eran tan delicados que no podían describirse sin infringir las leyes que rigen la divulgación de secretos de defensa nacional.