Anuncios

Tras dejar el poder en Argentina, el peronismo inicia reconstrucción para volver en 2027

BUENOS AIRES (AP) — Con un pedido de licencia del expresidente argentino Alberto Fernández a la jefatura del partido, el peronismo dio el puntapié el viernes a un proceso de reorganización interno tras la derrota electoral contra el ultraderechista Javier Milei con el objetivo de “recuperar la conducción del Estado Nacional”.

El congreso partidario reunido en el estadio cubierto del club deportivo Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, aceptó con el apoyo unánime de más de 400 congresales la licencia que solicitó Fernández, quien presidió el país entre 2019 y 2023, como máxima autoridad partidaria hasta el fin de su mandato en marzo de 2025.

El cónclave peronista también fijó un posicionamiento frente a las medidas adoptadas por Milei en sus primeros 100 días de gobierno, que se cumplieron a principios de esta semana, y definió una hoja de ruta para la reconfiguración de esa fuerza política que ha gobernado el país en 20 de los últimos 24 años.

“Argentina está atravesando una situación realmente dramática, tanto en el orden económico, como en el social y cultural. El gobierno actual ha desatado una batería de medidas brutales que golpean sin piedad a la mayoría de nuestro pueblo”, expresó un documento partidario difundido tras finalizar la reunión, en referencia a las políticas de austeridad y desregulación de la economía impulsadas por Milei.

Cerca de ocho de cada 10 argentinos manifiestan que su situación económica es peor que hace un año como consecuencia de un fuerte aumento del costo de vida –más de 36% desde que empezó el año— y por recortes y desregulaciones que impactaron en el precio de los alimentos y en las tarifas de energía y transporte.

El peronismo, fundado por Juan Domingo Perón en la década de 1940, “no nació para ser testigo o comentarista de la decadencia creciente del país, sino para superarla y volver a encarrilarlo en un destino de grandeza”, señaló el texto.

No formaron parte de la reunión partidaria el expresidente Fernández; la exmandataria y exvicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, ni el exministro de Economía, Sergio Massa, el candidato peronista derrotado por Milei en el balotaje de noviembre.

Hasta la elección del reemplazante de Fernández los cinco vicepresidentes quedan al frente de la conducción partidaria, entre ellos el gobernador de la provincia de Buenos Aires —el mayor distrito del país—, Axel Kicillof, quien se planta como el principal opositor al gobierno del economista ultraliberal.

Las elecciones de nuevas autoridades del peronismo están previstas para noviembre.

De cara el futuro, los congresales acordaron “prepararnos para recuperar la conducción del Estado nacional, fortaleciendo nuestros bloques parlamentarios en las elecciones de medio término” de 2025 y “triunfar en las siguientes elecciones provinciales y nacionales” en 2027.