Exagente de la Patrulla Fronteriza se confiesa culpable de cuatro feminicidios

Un exagente de la Patrulla Fronteriza fue declarado culpable del asesinato capital de cuatro mujeres después de ser grabado diciendo a los investigadores que quería “limpiar las calles” de su ciudad natal en Texas.

Juan David Ortiz, de 39 años, fue condenado después de un juicio con jurado y se enfrenta a una cadena perpetua automática después de que los fiscales se negaran a buscar la pena de muerte por los asesinatos de 2018, según el fiscal del condado de Webb y Zapata Isidro Alaniz.

Juan David Ortiz, 39 años, fue declarado culpable de cargos de asesinato capital (San Antonio Express-News)
Juan David Ortiz, 39 años, fue declarado culpable de cargos de asesinato capital (San Antonio Express-News)

Ortiz, un exsupervisor de inteligencia, fue arrestado en septiembre de 2018 luego de que una mujer que había secuestrado a punta de pistola escapó de su camioneta y alertó a las autoridades.

Él confesó haber matado a Melissa Ramírez (29 años), Claudine Anne Luera (42), Guiselda Alicia Cantú (35) y Janelle Ortiz (28). Dos de las mujeres fueron asesinadas en las horas posteriores a la fuga de la víctima secuestrada, informó el fiscal de distrito.

En una escalofriante confesión reproducida en la corte, Ortiz dijo que había atacado a las mujeres porque eran trabajadoras sexuales y había estado tratando de “limpiar las calles” de Laredo.

El autodenominado vigilante se refirió a las mujeres como “basura” y “sucias”, y que cuando manejaba por áreas frecuentadas por mujeres, “salía el monstruo”.

Después del veredicto, los familiares de las víctimas se dirigieron a Ortiz en la corte, según The Associated Press.

La cuñada de Melissa Ramírez, Gracie Pérez, dijo que les rompieron el corazón a los hijos de la víctima.

“¿Sabes cuánto dolor le has causado a esta familia? Se me parte el corazón al saber que no podré verla sino visitarla en el cementerio”, dijo Pérez.

El abogado defensor de Ortiz, Joel Pérez, afirmó en el juicio que el veterano de la Marina había sufrido un trastorno de estrés postraumático después de ser enviado a Irak.

Pérez dijo que la confesión había sido forzada y que no debió haber sido admitida en el juicio, ya que estaba teniendo un colapso mental en ese momento.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al hablar con los periodistas después del veredicto, el fiscal de distrito Alaniz dijo que Ortiz era un hombre de familia durante el día, según CNN.

“Parecía normal según todos los relatos y circunstancias. En la noche, él era otra persona, cazaba a esta comunidad de personas en las calles de San Bernardo y decidía arbitrariamente a quién iba a matar a continuación”.

Erika Peña testificó que Ortiz la recogió el 15 de septiembre de 2018 y tuvo un mal presentimiento después de que él le dijera que él fue la “penúltima persona” en tener relaciones sexuales con Ramírez, quien había sido encontrada muerta una semana antes.

The Associated Press informó que ella escapó de su camioneta en una gasolinera después de que él le apuntó con un arma y le hizo señas a un policía estatal.

Lo rastrearon hasta el estacionamiento de un hotel poco después.

Tres de las víctimas, Ramírez, Luera y Ortiz, recibieron disparos en la cabeza y la cuarta murió por un traumatismo contundente en la cabeza, según testificó el médico forense del condado de Webb en el juicio.

Traducción de Michelle Padilla

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Captan al 'Grinch' de Chalco secuestrando a Santa Claus.