Decisión sorpresiva en el juicio por homicidio en la escuela de Parkland: La defensa concluye sus alegatos

·4  min de lectura

Los abogados defensores de Nikolas Cruz, que enfrenta la pena de muerte por la masacre de febrero de 2018 en la Secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, hicieron este miércoles un anuncio inesperado.

Concluyeron sus alegatos.

FOTO DE ARCHIVO: Ali Dangelo y su perro de servicio, Strudel, asisten a un evento comunitario de conmemoración de las víctimas de la Secundaria Marjory Stoneman Douglas en el Pine Trails Park en Parkland, Florida, el lunes 14 de febrero de 2022. El acto se celebró en el cuarto aniversario del tiroteo y contó con la presencia de perros de terapia, un muro de remembranza con fotos de las víctimas, una zona para escribir mensajes, una breve ceremonia de conmemoración, un video en honor a las víctimas y un círculo de tambores.
FOTO DE ARCHIVO: Ali Dangelo y su perro de servicio, Strudel, asisten a un evento comunitario de conmemoración de las víctimas de la Secundaria Marjory Stoneman Douglas en el Pine Trails Park en Parkland, Florida, el lunes 14 de febrero de 2022. El acto se celebró en el cuarto aniversario del tiroteo y contó con la presencia de perros de terapia, un muro de remembranza con fotos de las víctimas, una zona para escribir mensajes, una breve ceremonia de conmemoración, un video en honor a las víctimas y un círculo de tambores.

Sus abogados anunciaron en la corte que habían concluido su defensa después de 11 días y más de 20 testigos. El último de ellos fue un investigador de los efectos del alcohol fetal conocido a nivel nacional que testificó que la madre biológica de Cruz bebió mucho durante el embarazo del futuro agresor de la escuela.

El equipo de la defensa de Cruz dijo anteriormente al tribunal que llamaría a 80 testigos. La decisión de la defensa significa que después de un caso de refutación del Estado, se pedirá a los miembros del jurado que pronto comiencen a deliberar si Cruz debe ser ejecutado por la matanza en que murieron 14 estudiantes y tres empleados, y resultaron lesionados otros 17.

Cruz, de 23 años, se declaró culpable el pasado otoño, preparando el terreno para la “fase de la pena” en la que se pedirá a los jurados que decidan si lo envían al corredor de la muerte o lo sentencian a cadena perpetua.

La decisión de la defensa de concluir sus alegatos cogió desprevenidos a los fiscales y a la jueza de circuito Elizabeth Scherer, que arremetió contra la Oficina del Defensor del Pueblo por no avisarle con antelación de que no se llamaría a más testigos.

“Nunca he experimentado este nivel de falta de profesionalidad en mi carrera. Es increíble”, dijo Scherer.

El abrupto final de los alegatos de la defensa dejó al tribunal luchando por organizar un nuevo calendario, y a los fiscales necesitando contactar con sus últimos testigos. Ambas partes acordaron que el caso de refutación del estado comenzará el 27 de septiembre, y los argumentos finales y las deliberaciones programadas para la semana que comienza el 10 de octubre.

El equipo de la defensa concluyó sus alegatos oficialmente ante el jurado a última hora de la mañana del miércoles, después de que la jueza interrogara a Cruz y los fiscales leyeran una lista de los testigos de la defensa que no declararon, para asegurarse de que estaba de acuerdo con que no subieran al estrado.

“¿Se siente cómodo con esta decisión?”, le preguntó la jueza a Cruz, quien asintió.

Los fiscales concluyeron sus alegatos a principios del mes pasado, llamando a 91 testigos que incluían a estudiantes supervivientes traumatizados, examinadores médicos que catalogaron las espantosas heridas de bala de las víctimas asesinadas y los destrozados familiares de los muertos. En el último día de los alegatos del Estado, los miembros del jurado también recorrieron el lugar de la masacre, el edificio de estudiantes de primer año todavía manchado de sangre y lleno de vidrios rotos y tarjetas y regalos desechados del Día de San Valentín.

En la defensa de Cruz, la Oficina del Defensor Público de Broward se ha centrado en la madre biológica de Cruz, Brenda Woodard, una problemática prostituta acosada durante mucho tiempo por una adicción al crack y al alcohol. Woodard dio a Cruz en adopción al nacer, pero para entonces, el daño al cerebro en desarrollo de Cruz había sido significativo, sostuvieron los expertos de la defensa.

Danielle Woodard, la hija de la madre biológica del agresor de la Secundaria Marjory Stoneman Douglas, Brenda Woodard, se emociona mientras testifica en la fase de penalización del juicio de Cruz en el Tribunal del Condado Broward, en Fort Lauderdale, el lunes 22 de agosto de 2022. Cruz se declaró previamente culpable de los 17 cargos de homicidio premeditado y 17 cargos de intento de homicidio en los tiroteos de 2018.
Danielle Woodard, la hija de la madre biológica del agresor de la Secundaria Marjory Stoneman Douglas, Brenda Woodard, se emociona mientras testifica en la fase de penalización del juicio de Cruz en el Tribunal del Condado Broward, en Fort Lauderdale, el lunes 22 de agosto de 2022. Cruz se declaró previamente culpable de los 17 cargos de homicidio premeditado y 17 cargos de intento de homicidio en los tiroteos de 2018.

La hermana biológica de Cruz, Danielle Woodard, testificó el lunes que cuando era niña, a menudo veía a su madre beber mientras estaba embarazada de su hermanito. “Nikolas se estaba desarrollando en su vientre contaminado”, dijo Danielle Woodard a los jurados.

El Dr. Kenneth Jones, un destacado investigador de los daños causados a los fetos por el consumo prolongado de alcohol, dijo el martes a los miembros del jurado que los registros médicos revelaban el alarmante hábito de la madre del acusado durante el embarazo. Dijo que “nunca había visto tanto alcohol consumido por una mujer embarazada”.

Jones testificó que el daño fetal por alcohol puede causar rabietas, agresividad y grandes problemas de comportamiento. Los testigos de la defensa han dicho a los jurados que a Cruz se le diagnosticó un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, que tenía problemas con la motricidad y la concentración, que arremetía y atacaba a sus compañeros cuando era pequeño y que atormentaba a su madre viuda, destruyendo televisores y haciendo agujeros en las paredes junto con su hermanastro, Zachary.

Otro experto de la defensa, Paul Connor, un neuropsicólogo, también testificó el lunes sobre los graves efectos del alcohol en un feto y en el desarrollo de un niño.

Su defensa también se ha centrado en los fallos del sistema para Cruz, señalando que, a pesar de sus arrebatos, no se le mantuvo en una escuela especial para niños en riesgo y no fue internado para una evaluación psiquiátrica involuntaria.

Según la ley de la Florida, el jurado tiene que ser unánime en la votación de la pena de muerte, lo que significa que todo lo que la defensa necesita es una persona que rechace la ejecución como castigo.

“Al contarles la historia de Nikolas, al contarles los capítulos de su vida, les daremos razones para la vida”, dijo a los miembros del jurado la defensora pública adjunta de Broward Melisa McNeill, durante su declaración de apertura el mes pasado.

Esta es una noticia de última hora que será actualizada.