Tras debate que cita el adoctrinamiento y los nazis, la Junta Escolar de Miami-Dade rechaza el Mes LGBTQ

·6  min de lectura

Después de escuchar más de tres horas de debate furioso, con un lado comparando la medida con el adoctrinamiento de los estudiantes y el otro hablando de cómo los nazis condenaron al ostracismo a los gays y las lesbianas, la Junta Escolar de Miami-Dade votó a última hora de la noche del miércoles para dar una bofetada a una medida de reconocimiento de octubre como el Mes de la Historia de las Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Queer y la enseñanza de los estudiantes de 12mo, grado sobre dos casos históricos de la Corte Suprema que afectan a las comunidades LGBTQ+.

La votación fue de ocho a uno con la miembro de la junta Lucía Báez Geller, que propuso el tema, la única que votó a favor de la medida.

La votación atrajo a una multitud de padres, profesores y estudiantes, junto con un contingente de Proud Boys, que se metió en una fuerte discusión con una persona que izaba una bandera trans fuera de la sede de la Junta Escolar en 1450 NE 2 Ave. en el downtown Miami. Durante todo el miércoles, entre 35 y 45 personas hicieron fila bajo el sol de la tarde fuera del edificio, esperando entrar para hacer sus comentarios.

“Hay un año electoral y la retórica antiLGBTQ es una herramienta usada por algunos para difundir información errónea”, dijo la miembro de la junta Lucía Báez Geller. “Esto es simplemente desinformación”.

La propuesta de Báez Geller pedía que se reconociera el mes de octubre como el Mes de la Historia de las Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Queers (LGBTQ+) y que se enseñara a los alumnos de 12mo. grado dos decisiones históricas de la Corte Suprema: Obergefell vs. Hodges (que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo) y Bostock vs. Clayton County (que determina que un empleador no puede despedir a alguien por ser gay o transexual).

El distrito escolar reconoce muchos meses a lo largo del año escolar para enseñar a los estudiantes sobre la historia, ya sea sobre la herencia hispana, la historia afroamericana o la historia de las mujeres. Octubre es el Mes Nacional de la Historia LGBT+.

Una mujer observa a Maxx Fenning mientras habla en apoyo de la Junta Escolar de Miami-Dade que designa octubre como el Mes de la Historia LGBTQ+. Fenning, presidente y fundador de PRISM FL, una organización sin ánimo de lucro que proporciona información sobre salud sexual a los jóvenes LGBTQ+, llevaba un triángulo rosa mientras comparaba la oposición a la medida con la forma en que los nazis condenaban al ostracismo a los homosexuales, haciéndoles llevar una insignia de triángulo rosa para reflejar su orientación sexual.
Una mujer observa a Maxx Fenning mientras habla en apoyo de la Junta Escolar de Miami-Dade que designa octubre como el Mes de la Historia LGBTQ+. Fenning, presidente y fundador de PRISM FL, una organización sin ánimo de lucro que proporciona información sobre salud sexual a los jóvenes LGBTQ+, llevaba un triángulo rosa mientras comparaba la oposición a la medida con la forma en que los nazis condenaban al ostracismo a los homosexuales, haciéndoles llevar una insignia de triángulo rosa para reflejar su orientación sexual.

Antes de la reunión del miércoles, Báez Geller dijo que la medida “es sobre todo para reconocer la dignidad y el respeto por los demás”. El miércoles, señaló que los alumnos de 12mo, grado podían optar por no aprender sobre los dos casos de la Corte Suprema.

Alex Serrano, de los Ciudadanos del Condado de Defensa de la Libertad, habla en contra de reconocer el Mes de la Historia LGBTQ+ en octubre en las escuelas públicas de Miami-Dade en la reunión de la Junta Escolar el miércoles, 7 de septiembre de 2022.
Alex Serrano, de los Ciudadanos del Condado de Defensa de la Libertad, habla en contra de reconocer el Mes de la Historia LGBTQ+ en octubre en las escuelas públicas de Miami-Dade en la reunión de la Junta Escolar el miércoles, 7 de septiembre de 2022.

El año pasado, la Junta votó siete a uno para reconocer octubre como el mes (LGBTQ), pero la medida del año pasado no incluía la disposición de añadir los dos casos de la Suprema Corte a los cursos del 12mo. grado.

Alrededor de las 9:45 p.m. del miércoles, casi seis horas después de que comenzara la discusión ,con una pausa de casi una hora para escuchar sobre el presupuesto de $7,000 millones del distrito en medio, la Junta finalmente votó. Los que todavía estaban en la audiencia aplaudieron y vitorearon mientras que otros se sentaron estoicamente después de la votación de 8-1 que derrotó la medida.

Antes de la votación, muchos de los que hablaron a favor de la adopción, incluyendo numerosas organizaciones de derechos humanos, argumentaron que un reconocimiento crearía un ambiente seguro y para los estudiantes en el distrito. Muchos citaron la discriminación contra la comunidad LGBTQ+ y cómo muchos estudiantes luchan con problemas de salud mental.

Maxx Fenning, presidente y fundador de PRISM FL, una organización sin ánimo de lucro que proporciona información sobre salud sexual a los jóvenes LGBTQ+, comparó a los que querían bloquear la medida con la forma en que los nazis condenaban al ostracismo a los homosexuales, haciéndoles llevar una insignia rosa para reflejar su orientación sexual.

“La historia del colectivo LGBTQ+ es la historia de Estados Unidos”, dijo, señalando que si él hubiera estado vivo cuando los nazis estaban en el poder, le habrían obligado a llevar la insignia rosa en forma de triángulo que llevaba en su camisa mientras hablaba.

Otro hombre, producto de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, pidió a los miembros de la Junta a aprobar la medida, señalando que no quería que los estudiantes sintieran el aislamiento que él sintió cuando era un estudiante gay en la escuela hace décadas.

“Puedo decirles que, como niño gay, me sentía completamente solo”, dijo.

Los que se opusieron a la medida dijeron que iba en contra de sus creencias religiosas y que la junta directiva estaba abocada al adoctrinamiento y al abuso sexual de los niños. Algunos, sin embargo, afirmaron falsamente que la medida adoptaría un nuevo plan de estudios para que los estudiantes aprendieran sobre temas LGBTQ+. Dijeron que era una puerta de entrada para hablar con los estudiantes sobre temas LGBTQ+ sin el consentimiento de los padres.

Max Tover, pastor y padre en el distrito, dirigió a los de afuera en una oración, pidiendo que los miembros de la Junta rechazaran la petición. En declaraciones al Herald, dijo que la aprobación de la medida es “un caballo de Troya”. Su amigo, que no quiso proporcionar su nombre, dijo que hablar de la ley equivale a abusar de los niños.

Durante el periodo de comentarios públicos, un padre tras otro que se oponía a la medida usó el término “adoctrinamiento” al hablar en contra de la medida, diciendo que era el derecho de los padres a decidir si enseñaban a sus hijos sobre los derechos de los gays y las lesbianas, no el de los profesores de las escuelas públicas.

Báez Geller replicó que la medida no adoctrinaba a los estudiantes ni les quitaba la posibilidad de elegir a los padres, ya que muchos de los que se oponían a la medida citaban la ley de “Derechos de los padres en la educación”, recientemente aprobada, que prohíbe la instrucción relacionada con la identidad de género o la orientación sexual en el jardín de niños hasta el tercer grado. Los que se oponen a la ley dicen que podría restringir dicha instrucción para los niños mayores y la han llamado el proyecto de ley “No digas gay”.

Báez Geller reiteró que los padres podrían optar por no recibir las lecciones de 12mo. grado sobre los casos de la Corte Suprema, pero señaló que los estudiantes ya aprenden sobre otros casos de la Corte Suprema que se han convertido en la ley del país, y estos dos casos no son diferentes, dijo.

Poco antes de la votación, Andrea S. Pita Méndez, consejera estudiantil de la junta, habló a favor del tema, a pesar de sentir miedo de compartir lo que sentía y en lo que creía después de escuchar las múltiples horas de comentarios públicos. Sin embargo, dijo, fue elegida por sus compañeros para representar al cuerpo estudiantil, que, según ella, apoyaba el tema.

Además, dijo que no estaba de acuerdo con los comentarios de la miembro de la junta Lubby Navarro que afirmaba que los padres eran los clientes del distrito. En su lugar, argumentó, los estudiantes eran los clientes del distrito.