Daisy Ballmajó dice adiós al noticiero de Telemundo. ¿Cuándo y cómo regresará a la pantalla?

Después de ocho años como el rostro de las noticias en Telemundo 51, Daisy Ballmajó dijo adiós a la silla de conductora del Noticiero 51 en vísperas de Nochebuena con un “fuerte abrazo, cariñoso y agradecido” para el público que la acompañó.

La periodista cubana conducirá en el 2023 su propio programa, mientras que su posición en el noticiero junto a Fausto Malavé la ocupará Alejandra Molina, que conducía los noticieros locales de Telemundo a las 5 y 5:30 p.m. con Gloria Ordaz.

“Siempre me ha gustado decir la palabra gracias”, dijo Ballmajó en un video en sus redes sociales, en el que anunció que estaría de vacaciones los últimos días del año. “Uno de los pocos excesos en la vida que deberían estar permitidos es el exceso de gratitud, y eso justamente es lo que siento con ustedes que me han acompañado durante tantos años”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su próximo paso profesional es presentar un programa que “se va enfocar en nuestras comunidades del sur de la Florida”, prometió sin dar más detalles sobre el proyecto, que parece estar aun en pañales porque lo calificó como una “semillita”.

“Voy a regresar a la pantalla tan pronto como el programa esté listo para salir al aire”, prometió sin especificar la fecha de estreno del programa, pero indicando que comenzaría a trabajar en este a su regreso de las vacaciones, en enero.

Otros cambios en Telemundo 51 a partir del 2023 llevan a Lisett Mari, que está con el canal desde 1998 y conducía el noticiero de fin de semana, a unirse a Gloria Ordaz en los noticieros de las 5 y 5:30 p.m, que Ordaz conduce desde su llegada a Telemundo en el 2017, después de 13 años en Univision.

Arlena Amaro, que se incorporó como reportera al noticiero de Telemundo 51 en el 2022, después de seis años como presentadora en Telemundo San Antonio, en Texas, conducirá los noticieros de fin de semana junto a Yuniesky Ramírez.

De la televisión de Cuba a la de Miami

Ballmajó llegó a Telemundo en el 2010, después de haber trabajado en América Tevé y Mega TV, para conducir la revista noticiosa matutina Buenos días, Miami. En el 2013 pasó a conducir el noticiero del horario estelar – sustituyendo a María Montoya– junto a Ambrosio Hernández, ahora el presentador principal de Univisión 23.

En el 2015 el venezolano Fausto Malavé fue nombrado presentador del noticiero de Telemundo 51 formando así una pareja profesional perfecta con Ballmajó al apelar a las dos comunidades hispanohablantes más numerosas del sur de la Florida. La fórmula se mantendrá con Molina, nacida en Madruga, un pueblo en las afueras de La Habana.

“Desde pequeña siempre me gustó la televisión”, dijo Ballmajó a el Nuevo Herald en el 2014. “Quizás porque nací y me crié en una provincia como Guantánamo, donde no había prácticamente ninguna opción para divertirse fuera de casa que no fuera ir al río o a veces al cine; veía mucha televisión, además, siempre me sentí inclinada a la comunicación, a las artes y las letras”.

Daisy Ballmajó conducirá su propio programa después de ocho años como presentadora del noticiero de Telemundo 51.
Daisy Ballmajó conducirá su propio programa después de ocho años como presentadora del noticiero de Telemundo 51.

Ballmajó estudió Periodismo en la Universidad de La Habana, luego trabajó en el Telecentro de La Habana, presentó el programa musical A Capella, una revista matutina y el noticiero dominical. A su salida para República Dominica trabajó con el presentador y humorista ya fallecido Freddy Beras-Goico en el programa El Gordo de la Semana.

Ballmajó solía reportar para Telemundo 51 un segmento en el noticiero, Rostros de nuestra ciudad, que por su contenido y espíritu, pudiera ser el antecedente de este programa que prepara sobre comunidades del sur de la Florida.

“He aprendido sobre el sacrificio, la dedicación, el amor y el esfuerzo de las personas en su camino como inmigrantes, en un país que nos ha abierto sus brazos, pero que supone grandes retos”, respondió al Herald sobre lo que había aprendido de Miami y su gente al realizar Rostros de nuestra comunidad.

“Me ha permitido llegar al corazón de muchas personas, algunas muy conocidas; la gran mayoría, no. Pero todas, sumamente interesantes y que aportan a la comunidad”, concluyó.