Anuncios

Cumbre radical: un café de quince minutos para dar una muestra de unidad

Gerardo Morales, Mario Negri, Luis Naidenoff, Facundo Manes y Martín Lousteau
Gerardo Morales, Mario Negri, Luis Naidenoff, Facundo Manes y Martín Lousteau

Fue apenas un café, pero sirvió para aliviar tensiones en medio de la ajetreada realidad que vive el partido en los últimos meses. Encabezados por los dos precandidatos presidenciales, Facundo Manes y Gerardo Morales, un grupo de dirigentes radicales se reunió esta mañana para dar “una muestra de unidad” de la UCR en medio de la interna que atraviesa a Juntos por el Cambio.

“Fue una reunión positiva, los radicales volvimos a mirarnos las caras y a empezar a armar una agenda que nos comprende como partido y también como radicales dentro de Juntos por el Cambio”, afirmó el jefe del bloque de diputados radicales, Mario Negri (Córdoba).

La reunión se realizó en el Hotel Conquistador, antes del encuentro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio para analizar la situación económica, y además del cordobés y de los postulantes presidenciales también se sentaron a la mesa el precandidato a jefe de Gobierno porteño, el senador Martín Lousteau, y el jefe del bloque de senadores de la UCR, Luis Naidenoff (Formosa).

La reunión no arrojó ningún resultado concreto, pero dejó abierta la puerta a un nuevo encuentro en una mesa ampliada a la que se sienten los otros dos gobernadores del radicalismo, Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes), y otros referentes de peso del partido.

Gerardo Morales junto a Martín Lousteau
Gerardo Morales junto a Martín Lousteau

“La vi como una especie de empezar a romper el hielo”, evaluó Naidenoff en diálogo con LA NACION. También optimista fue el balance que dieron voceros de Manes, que calificaron la reunión como “una muestra de unidad”.

En los apenas 15 minutos que duró la tenida, se pusieron varios de los temas que, a consideración de los presentes, debe definir el radicalismo en los próximos días de cara al ajetreado calendario electoral que se avecina, con elecciones provinciales en varias provincias, con la de Jujuy de este domingo, el encuentro programático partidario de Córdoba, el 19 de junio que se realizará una semana después de la convención nacional y el cierre de listas del 24 del mismo mes.

Si habrá fórmulas cruzadas, si la UCR llevará una o dos fórmulas a las primarias presidenciales, si habrá una lista única o cada precandidato tendrá que llevar su propia nómina de legisladores nacionales son apenas algunos de los temas que los popes del centenario partido deben y pretenden definir más temprano que tarde.

La iniciativa del encuentro no quedó clara. Para algunos, el responsable de la convocatoria fue Negri. Uno de los presentes le dijo a este diario que durante la charla Manes se adjudicó haber disparado la reunión y que nadie lo desmintió.

La presencia de Manes fue destacada como positiva por otro de los participantes del café. Parecía que llevaba mucho tiempo aislado del resto del partido y tenerlo en la misma mesa para discutir estrategias fue visto con buenos ojos por varios de los participantes del encuentro.

Manes se reunió con Abad y legisladores bonaerenses de la UCR
Manes se reunió con Abad y legisladores bonaerenses de la UCR

La interna partidaria desvela a muchos radicales, que ven con incertidumbre cómo crece la figura de Javier Milei en las encuestas, mientras la UCR y Juntos por el Cambio aparecen en los medios atravesados por las disputas internas, más allá de los pronunciamientos por la situación económica del país que logran unificar posiciones y reunir a sus principales dirigentes para la foto.

De hecho, la semana próxima volverá a haber una reunión de la coalición con la economía como eje vertebrador. Los referentes económicos de la coalición se reunirán con los precandidatos presidenciales de la fuerza.

Más allá del beneplácito por la muestra de unidad que implicó el café y la foto, en el radicalismo todavía impera la desconfianza entre sus diferentes sectores internos y el reconocimiento de que el camino por recorrer para llegar a la mesa de definiciones con una postura unificada o que al menos cuente con el acuerdo de todas las partes.

“Esta reunión sirve en la medida que el día de mañana pueda cristalizarse en un diálogo más amplio, con gobernadores del partido y referentes”, explicó a este diario uno de los participantes del encuentro. El mismo que reconoció que el trabajo será arduo “porque hay mucho cortocircuito” interno por resolver.