Cómo la cultura pop se asegura de que el legado de la princesa Diana nunca se pierda de vista

·8  min de lectura
Kristen Stewart como la princesa Diana en 'Spencer' (NEON Studios/Topic Studios)
Kristen Stewart como la princesa Diana en 'Spencer' (NEON Studios/Topic Studios)

Mientras se prepara para asumir el papel por el que ha esperado tanto tiempo, debe ser muy extraño para el Príncipe Charles tener que seguir lidiando con la atención prodigada a su esposa. Su difunta primera esposa, que sigue vendiendo periódicos, cambiando revistas, obteniendo los clics y atrayendo a los espectadores casi tan magnéticamente como cuando estaba viva.

De ahí la nueva película Spencer, protagonizada por Kristen Stewart como la princesa del pueblo, y que ya ha creado un poco de revuelo. Por supuesto, el revuelo es precisamente lo que a Di le gustaba hacer en los años posteriores a su distanciamiento del heredero al trono. En aquellos días, se presentaba deliberadamente a algún acto con un vestido de corte dramático solo para eclipsar algún tedioso discurso que él estaba dando en la otra punta de la ciudad. Ahora, las iteraciones póstumas de su personalidad por parte de una sucesión de jóvenes actores -Naomi Watts (Diana), Emma Corrin, Elizabeth Debicki (The Crown)- intentan captar su espíritu y seguir entrando en las nuevas generaciones.

La generación Z, por ejemplo, nacida en el mismo año, 1997, en el que ella murió. Gente, en otras palabras, en la flor de la edad adulta, que no tiene ningún recuerdo contemporáneo de la difunta princesa de Gales, y que solo tiene las imágenes de archivo y las versiones semificticias de los acontecimientos en series como The Crown para aferrarse. Todavía están siendo reclutados, estos nuevos votantes en el santuario de Diana, Reina de Corazones.

Se puede exagerar el poder de Diana en la muerte, pero el Príncipe Charles debe estar ya resignado al hecho de que él y Camilla nunca podrán salir de su sombra, y ni siquiera cuando él sea rey (y la duquesa de Cornualles, posiblemente, consiga su ascenso a Reina Camilla). Aunque la opinión pública británica se haya ablandado con el tiempo, la cultura pop se encarga de que el legado de Diana siga vivo.

En realidad, las cosas no han cambiado tanto desde los primeros años del matrimonio de Carlos y Diana, cuando él se paseó en su primer viaje conjunto a Australia. El pobre Charles escuchó a un par de fans expresar su decepción por el hecho de que “ella” estuviera en el otro lado de la calle y “nosotros solo lo tenemos a él”. Gran parte del público no ha cambiado su opinión sobre el heredero al trono desde entonces.

De hecho, Diana les persigue desde que murió en aquel accidente de auto en París. Los días inmediatamente posteriores a su muerte, en los que la Reina mantuvo a los niños y al resto de la familia en Balmoral durante demasiado tiempo, para creciente frustración de la opinión pública, marcaron la peor crisis por la que ha pasado la Casa de Windsor desde la crisis de la abdicación de 1936. Las personas que habitualmente simpatizan con la monarquía o son indiferentes a ella cuestionaron el valor de la institución y su derecho a existir.

 (YouTube/Netflix and Movieclips Trailers)
(YouTube/Netflix and Movieclips Trailers)

La población se dividió firmemente en campos pro-Charles y pro-Diana. Fue una especie de prototipo de guerra cultural intergeneracional de valores y actitudes con la que hoy en día estamos muy familiarizados. Las actitudes sociales subyacentes guiaron a la gente, de nuevo de una manera que presagió conflictos posteriores, sobre todo en relación con el segundo hijo de Diana y su elección de esposa. Harry y Meghan han heredado el tipo de valores compasivos, atreviéndose a decir “woke”, que encarnaba Diana, y están troleando a Carlos con ellos.

El culto a Diana parece más fuerte que nunca, a pesar de que su santa figura murió hace casi un cuarto de siglo. Pocas celebridades o figuras históricas dejan un legado que dure más de una semana. Sin embargo, Diana, como James Dean, Judy Garland, Marilyn Monroe o John Lennon, tiene un aire de inmortalidad. Ella, como ellos, tiene la ventaja de que la edad no la desgastará. Su reputación dorada nunca tuvo la oportunidad de sufrir los inevitables errores que habría cometido si ella (y Dodi) se hubieran puesto el cinturón de seguridad en la parte trasera de la limusina de Al Fayed. Su “vida” desde 1997 es un irresistible lienzo en blanco de creación de sueños vicarios para la base de fans.

Gran parte de la atracción perdurable la irradian esos ojos de corderito, que Stewart se pasa una buena parte de Spencer de Pablo Larraín intentando emular. Desde las primeras imágenes de la entonces Lady Diana Spencer asomando por debajo de su flequillo, esa mirada semitímida y de reojo no hace más que llamar la atención y provocar simpatía. En el momento en que apareció en su mundialmente famosa entrevista confesional-acusatoria de la BBC con Martin Bashir (“éramos tres en ese matrimonio, así que, estaba bastante abarrotado”) apenas necesitaba intentar parecer vulnerable.

Es ese aspecto frágil de su personalidad el que quizás nos impulsa a sentirnos protectores, aunque racionalmente, por supuesto, es demasiado tarde para todo eso. En el sensacional discurso fúnebre que su hermano, Charles Spencer, pronunció en la Abadía de Westminster, y que provocó un aplauso rebelde sin precedentes en todo el edificio y en el Mall, describió esta condición de víctima de forma memorable y poderosa, y con una sorprendente premonición del exilio de los Sussex, otra razón por la que su muerte huyendo de los medios de comunicación sigue resonando:

“Ella hablaba sin cesar de alejarse de Inglaterra, sobre todo por el trato que recibía a manos de los periódicos. Creo que nunca entendió por qué los medios de comunicación se mofaban de sus genuinas buenas intenciones, por qué parecía haber una búsqueda permanente por parte de ellos para hundirla. Es desconcertante. Mi propia y única explicación es que la bondad genuina es amenazante para quienes están en el extremo opuesto del espectro moral.”

 (AFP via Getty Images)
(AFP via Getty Images)

Las cualidades que hicieron que fuera perseguida entonces hacen que siga siendo deseada, si no adorada, hoy en día: Estilo, clase, amabilidad, instinto para la moda. Quizá eso la ayude a ser ahora un icono gay y una heroína queer. El escritor Louis Staples explica en un artículo para Harpers Bazaar lo que Diana significó y significa para la generación Z LGBTQ+ (él tenía ocho años cuando ella murió).

“No solo pasó de ser una adolescente relativamente desconocida (aunque muy rica) a la mujer más famosa del mundo, sino que también se negó a ser una realeza ‘ordinaria’, burlando la expectativa de género de ser sumisa y respetuosa con las normas. Por eso no es de extrañar que las personas queer que se sintieron ‘diferentes’ al crecer, o incluso rechazadas por sus propias familias, se ‘desidentificaran’ con Diana. Ella les proporcionó un modelo para desenvolverse en un entorno hostil...”

De hecho, el trabajo de Diana con los enfermos de sida y las organizaciones benéficas en los años 80 fue revolucionario. Resulta difícil de acreditar ahora, pero como destacó el excelente drama de Channel 4 It’s a Sin, fue una época en la que los periódicos sensacionalistas se referían vergonzosamente al sida como la “plaga gay”. Diana estrechó la mano de los enfermos de sida y fue noticia por su compasión.

 (AFP via Getty Images)
(AFP via Getty Images)

Era una mujer woke, como la llamaríamos ahora, en todo tipo de aspectos, y modernizadora, en gran medida la antepasada espiritual de Meghan. Incluso la entrevista de Oprah con los Sussex tiene sorprendentes similitudes con la de Bashir-Diana, incluyendo las referencias poco favorecedoras al Príncipe de Gales y las insinuaciones similares sobre las fuerzas oscuras del establishment.

Ya estaba claro lo que significaba Diana para lo que entonces era una generación más joven a su muerte en 1997 (gente que ahora está en edad de jubilarse). Para consternación de una generación más vieja, de labios rígidos, lo que entonces era la joven Gran Bretaña estalló en una muestra abierta de dolor sin precedentes. Fue, sin duda, una locura, pero también fue el nacimiento de una nación más ruidosa y emocionalmente incontinente.

Diana se adelantó a su tiempo al adoptar la causa de la salud mental, cuando estaba aún más estigmatizada que ahora, al igual que harían William y Harry más tarde. Ahora sabemos más sobre el porqué: Diana entendía lo que era la angustia mental y el grito de ayuda. La misma valentía se aplica a sus misiones para deshacerse de las minas terrestres en África, que siguen mutilando a los niños años después de que varias guerras civiles hayan terminado.

Pero volvamos al presente: Cuando Carlos se convierta en rey, ¿Camilla será reina? Las actitudes se han suavizado un poco desde el veneno que se siente hacia la ahora duquesa de Cornualles, pero la idea de la reina Camilla todavía horroriza a los eventos más devotos de la comunidad de adoradores de Diana, y el culto más amplio de Diana no muestra signos de desaparecer, tal es su perdurable vida posterior en la cultura popular.

Así, el nuevo rey y su consorte descubrirán, curiosamente, que hay tres personas en su matrimonio, por así decirlo, y que solo una de ellas tiene la cualidad de estrella. Como dijo proféticamente Charles Spencer en la Abadía: “La única, la compleja, la extraordinaria e insustituible Diana, cuya belleza, tanto interna como externa, nunca se extinguirá de nuestras mentes”.

Relacionados

Reseña: Larraín crea retrato abstracto de Diana en “Spencer”

Spencer: La princesa Diana de Kristen Stewart dice groserías, se masturba y enfurecerá a tradicionalistas

Cómo Spencer, The Crown e internet convirtieron a la princesa Diana en una reina de la Gen-Z

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.