Anuncios

Cuento raro de Truman Capote de la década de 1950 será publicado por primera vez

ARCHIVO - El escritor Truman Capote, en su apartamento el 23 de julio de 1980. El cuento inconcluso de Capote "Another Day In Paradise" fue publicado por primera vez esta semana en The Strand Magazine. (Foto AP/Nancy Kaye, archivo) (ASSOCIATED PRESS)

NUEVA YORK (AP) — Además de sus clásicos “A sangre fría” y “Desayuno en Tiffany’s”, Truman Capote dejó toda una serie de obras incompletas e inéditas.

Capote, quien murió en 1984, poco antes de cumplir 60 años, pasó gran parte de sus últimos años luchando por escribir su planeada obra maestra proustiana, “Answered Prayers” (“Plegarias atendidas”), de la que sólo se publicaron extractos. Cuando era joven, escribió una novela sobre una historia de amor entre una mujer de la alta sociedad y el encargado de un estacionamiento que se publicó póstumamente con el título “Summer Crossing”.

Algunas de sus obras más breves también quedaron abandonadas, incluido un cuento publicado esta semana por primera vez.

Capote tenía veintitantos años y era una estrella en ascenso cuando se mudó de Nueva York a Taormina, Sicilia, en 1950 y se instaló en una pintoresca villa llamada Fontana Vecchia, que alguna vez fue ocupada por D.H. Lawrence. Aclamado por su primera novela, “Otras voces, otros ámbitos”, y por su inquietante cuento “Miriam”, Capote describiría su traslado a Europa como un escape necesario de la escena literaria estadounidense, a la que comparó con vivir dentro de una bombilla, en cambio encontró en Italia un entorno ideal para trabajar: escribió la novela “El arpa de hierba” en Sicilia y trabajó en numerosos cuentos.

“Estoy muy feliz de volver a escribir cuentos, son mi gran amor”, le escribió a un amigo.

Una de las historias de Sicilia, “Another Day In Paradise” (Otro día en el paraíso), es una obra inacabada que aparece en el nuevo número de The Strand Magazine. Escrita en un momento de relativa satisfacción para Capote, “Another Day” es una narración de desilusión en un entorno asfixiante. Una heredera estadounidense de mediana edad, Iris Greentree, utiliza su fortuna (pequeña porque su madre no le confiaba dinero) para comprar una villa en Sicilia. Pero es traicionada por el hombre que la convence de invertir su dinero, el signor Carlo Petruzzi, y queda demasiado arruinada como para vender la casa y regresar a Estados Unidos.

“El pasado la había entrenado para imaginar una aventura desde un ángulo sin futuro; a lo sumo esperaba que esos episodios terminaran en amistad. Fue tan humillante que Carlo no resultara ser un amigo. Ella había confiado en él hasta el límite de su capital: le dejó venderle el terreno, le permitió construir la villa, suministrarle, a precios de pirata, los objetos locales con la que la ha había abastecido”, escribió Capote.

“Era un delincuente emocional y, más allá de eso, un gánster común que se había embolsado al menos la mitad del dinero supuestamente gastado en Belle Vista. Ella podía perdonar todo esto; podía, pero no lo hizo. El aspecto imperdonable del comportamiento del hombre espantoso fue que había destruido el significado de estas líneas de su diario: ‘Pertenezco. Por fin, en alguna parte’”.

Gran parte de la ficción de Capote se desarrolló en Nueva York o en el sur de Estados Unidos, pero “Another Day in Paradise” tiene el ritmo fácil, el lenguaje rico y el humor cortante (a veces cruel) de su obra más conocida, y los temas de la soledad, el miedo y el arrepentimiento. Thomas Fahy, autor de “Understanding Truman Capote”, dice que el autor probablemente se relacionó con la sensación de desplazamiento y alienación de Iris Greentree.

“Cuando era niño, se mudaba constantemente, de Nueva Orleans a Alabama, de Nueva York a Connecticut”, dice Fahy. “Se podía ver cómo su vida se volvió muy solitaria y aislada”.

The Strand ha publicado obras raras de Ernest Hemingway, John Steinbeck y muchos otros. El editor en jefe Andrew Gulli encontró la historia de Capote en la Biblioteca del Congreso, dentro de un “viejo cuaderno florentino con volutas rojas y doradas”, escribe en la página editorial de Strand. El manuscrito realizado a mano y a lápiz, era a veces muy difícil de interpretar. Me di cuenta de que Gulli necesitaba un transcriptor para ayudar a prepararlo para su publicación.

Fahy dice que el tiempo que Capote pasó en Sicilia, donde permaneció poco más de un año, lo dejó con el tipo de sentimientos que muchos autores tienen cuando están lejos de sus países de origen: una mayor sensación de distanciamiento del hogar, que probablemente ayudó a inspirar “Another Day in Paradise”, y una mayor claridad, que lo impulsó para “El arpa de hierba” al igual que sus recuerdos de su años en Monroeville, Alabama.

El biógrafo de Capote, Gerard Clarke, dice que el autor se mudó a Sicilia en parte porque su socio, Jack Dunphy, quería vivir en el extranjero y porque el dólar estadounidense fuerte hacía que Italia fuera más asequible que Nueva York. Ni Clarke ni Fahy pudieron citar una persona específica de la vida real que haya ayudado a moldear a Iris Greentree, pero Capote sí se refiere a una posible inspiración (la tía de un niño que reparte hielo) en su ensayo “Fontana Vecchia”, escrito a principios de los años cincuenta.

“Rubio, ingenioso, el niño del hielo es un niño de once años con aspecto de erudito. Tiene una tía joven y hermosa, una de las chicas más atractivas que he conocido, y a menudo le hablo de ella”, escribe Capote. “¿Por qué, quería saber yo, A., la tía, no tiene novio? ¿Por qué está sola, nunca está en los bailes ni en los paseos dominicales? El chico del hielo dice que es porque su tía no quiere a los hombres locales, que ella es muy infeliz y sólo desea ir a América”.