¿Cuáles son los rivales de Los sonámbulos en la carrera por el Oscar?

Marcelo Stiletano
·6  min de lectura

¿Cuáles serán los rivales de la película argentina Los sonámbulos en la carrera por el Oscar 2021 a la mejor película internacional? La lista de representantes enviados por cada país se eleva día a día y hasta hoy suma 73 títulos. La Argentina, fiel a sus tradiciones, anunció ayer martes su elección de la película dirigida por Paula Hernández y se espera que otros largometrajes enriquezcan la nómina antes del 1° de diciembre, día en el que se cerrará el plazo para aportar nombres y títulos a la nómina de aspirantes.

Los sonámbulos, la película argentina que competirá por el Oscar 2021

El año pasado fueron 93 títulos en total y de todos ellos quedó consagrada por primera vez como mejor película internacional (hasta allí ese Oscar aludía a la "mejor película extranjera")la surcoreana Parasite, que hizo historia al sumar a ese premio el reconocimiento a la mejor película en el cierre de la ceremonia.¿Llegaremos este año a una cantidad equivalente? Falta una semana y tendría que aparecer una veintena más. En el año en que la pandemia alteró todos los cálculos y todas las cifras, parece difícil.

Trailer de Los sonámbulos - Fuente: YouTube Trailer de Los sonámbulos - Fuente: YouTube

Lo que no va a ocurrir este año es la repetición del fenómeno del Oscar 2020, con una película hablada de manera predominante en un idioma que no es el inglés y filmada fuera de Estados Unidos, las dos condiciones que según la Academia de Hollywood se exigen para cualquier película extranjera que aspire al premio en la categoría internacional, en lo más alto de la consagración. El año pasado Parasite acaparó desde el comienzo buena parte de los pronósticos, colocándose por encima de muchos títulos norteamericanos, dueños tradicionales de los Oscar más importantes, para aspirar al premio mayor.

La diversidad a la que apuesta Hollywood cada vez más seguramente le dará a las películas internacionales un peso cada vez más grande. Pero a primera vista no se espera durante la próxima temporada de premios que trasciendan fuera de su categoría específica, como sí ocurrió en el último Oscar que conocimos.

Eso no impide que algunas de las películas incorporadas a la lista que por ahora llega a 73 títulos ya tengan configurado un cartel anticipado de posibles candidatas a quedarse en la nómina definitiva de cinco nominadas. Entre ellas aparece la austríaca La vida que queríamos (What We Wanted es su título internacional), de Ulrike Kofler, relato centrado en los problemas que enfrenta una pareja imposibilitada de llevar adelante un embarazo que tuvo su lanzamiento mundial a través de Netflix.

Alemania propuso la película And Tomorrow the Entire World, de Julia Von Heinz, presente en el último festival de Venecia, una historia instalada en el escenario de la violencia racista que parece volver a aflorar allí. Un grupo antifascista decide enfrentarse de manera frontal contra militantes de ultraderecha mientras sus jóvenes integrantes ponen en juego lealtades y afectos.

En otro festival importante, el de Toronto, apareció de manera virtual una de las candidatas más tempranas, la polaca Never Gonna Snow Again, de Malgorzata Sumowska y Michal Englert, una mezcla curiosa de cine político y relato surrealista con precisas y curiosas observaciones sobre las relaciones sociales entre personas de diferente origen en un barrio cerrado cercano a Varsovia.

España propuso la maratónica La trinchera infinita, inspirada en la historia real de los "topos", personas que militaban en el bando republicano y se vieron forzadas a vivir escondidas en sótanos durante muchos años tras la victoria franquista en la Guerra Civil p ara evitar la cárcel o el fusilamiento. Ganó dos premios Goya y el premio a la mejor dirección en el Festival de San Sebastián.

También es español Fernando Trueba, el director que le dio a su país el Oscar extranjero en 1992 con Belle Epoque. Esta vez su nueva película, El olvido que seremos, representa a Colombia y es una pintura de la vida social y política de ese país a lo largo de tres décadas a través de los ojos de un personaje, el padre de un escritor, interpretado por Javier Cámara.

Otro veterano, el ruso Andrei Konchalovsky, aparece de nuevo como representante ruso al Oscar por su nueva obra, Dear Comrades! (¡Queridos camaradas!), situada durante una huelga ferroviaria en reclamo de mejoras salariales en la Unión Soviética de 1962. En 2015, el ya octogenario director se negó a avalar la elección de otra película suya (El cartero de las noches blancas) como representante rusa a los premios de la Academia de Hollywood y al año siguiente, con Paraíso, estuvo cerca de llegar a la lista final de cinco nominados.

Otros países apuestan a sólidos films con directores muy consolidados que les permiten imaginar buenas perspectivas en el arduo camino hacia las nominaciones. Japón confía en True Mothers, gran regreso de Naomi Kawase a su mejor faceta de observadora sensible y delicada de conflictos humanos profundos, en este caso alrededor de la maternidad y de ciertas organizaciones dedicadas en Japón a resolver las necesidades de las parejas que no pueden tener hijos, aunque en muchos casos esos intentos suelen abrir problemas todavía mayores.

Irán eligió a otro experimentado realizador, Majid Majidi (El padre, El color del paraíso), con Sun Children (Niños del sol), protagonizada por un chico de 12 años forzado a crecer muy rápido y a mantener a sus familias desde muy pequeños. Uno de ellos es llevado por una serie de acontecimientos a salir en busca de un tesoro oculto bajo tierra. Y Canadá, a través de Deepa Metha (nacida en la India, residente en Toronto y con lazos muy fuertes en ambos países), confía con Funny Boy en hacer camino en el Oscar con una historia de despertar e identidad sexual en Sri Lanka entre las décadas de 1980 y 1990.

Finalmente, las primeras previsiones para América latina apuntan con más fuerza hacia Chile, en donde se destaca el potencial de El agente topo, de Maite Alberdi, documental consagrado a la figura de un hombre de 83 años que se infiltra en un geriátrico para investigar supuestos malos tratos contra una mujer, cuya hija es clienta de una agencia de investigaciones privadas. También es un documental la película elegida por Brasil. Se trata de Babenco: alguien tiene que oír el corazón y decir: paró, de Bárbara Paz, una pintura biográfica del director argentino que se instaló en Brasil y también supo trabajar en Hollywood, sobre todo a partir de las enfermedades que padeció. Según la directora, Héctor Babenco sólo logró sobrevivir (enfermó de cáncer por primera vez a los 38 años y murió a los 70) gracias al cine.

Este año, la pandemia obligó a postergar todas las fechas tradicionales de la temporada de premios. Una vez que se haya cerrado el 1° de diciembre el plazo para la presentación del representante al Oscar internacional por cada país comenzará la tarea de preselección de la primera lista de nominados, diez en total, surgida del veredicto de dos comités especiales de la Academia de Hollywood. Uno de ellos elegirá siete títulos y los tres restantes serán agregados por un segundo comité encargado de "salvar" las omisiones más flagrantes. Esa primera nómina de diez finalistas se hará pública el 9 de febrero.

A partir de allí, según las nuevas reglas aprobadas el año pasado, todos los miembros de la Academia habilitados para votar (hasta el año pasado eran 8469) podrán participar de la elección de los cinco nominados finales entre el 5 de febrero y el 10 de marzo de 2021. De ese veredicto surgirá la grilla definitiva de cinco nominados que se anunciarán con el resto de las categorías del Oscar el 15 de marzo. La entrega de los Oscar 2021 será el 25 de abril.