Anuncios

El acuerdo de diálogo entre Venezuela y Guyana por el Esequibo (y el rol de Lula da Silva en la disputa territorial)

Nicolás Maduro e Irfaan Ali
Los presidentes de Venezuela y Guyana se reunirán este jueves en San Vicente y las Granadinas por el conflicto por el Esequibo.

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Guyana, Irfaan Ali, acordaron este sábado mantener una reunión por la disputa territorial que tienen ambos países en el Esequibo.

El encuentro se celebrará el jueves en San Vicente y las Granadinas, país que ocupa la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El anuncio se produjo en un momento de creciente tensión entre Venezuela y Guyana, después de que una mayoría de venezolanos votaran el domingo pasado en un cuestionado referendo a favor de la anexión a su país de la región del Esequibo.

Maduro pidió luego que se apruebe una ley para declarar la creación de un estado venezolano en el Esequibo y una "zona de defensa integral de la Guayana Esequiba" en la localidad de Tumeremo.

La reunión entre los dos gobiernos, con la mediación de varios interlocutores, fue informada primero por Maduro y confirmada por Ali.

"El presidente Ali fue abordado hoy por el primer ministro de San Vicente y las Granadinas para una reunión con el presidente Maduro el jueves en San Vicente y las Granadinas que será observada por Brasil, Caricom [Comunidad del Caribe] y un subsecretario general de la ONU. El presidente Ali aceptó celebrar esta reunión", dijo la presidencia de Guyana en un comunicado.

Ali "reiteró que la frontera terrestre de Guyana no está sujeta a discusión, ya que actualmente está ante la CIJ [Corte Internacional de Justicia de La Haya] y, cuando se determine, será plenamente respetada por Guyana".

"El presidente, en numerosas ocasiones, ha dejado explícitamente claro que el caso ante la CIJ no será un tema para discusiones bilaterales", sostuvo.

Más temprano el sábado, Maduro había publicado en su cuenta de X (antes conocida como Twitter) que había mantenido diálogos telefónicos con el presidente de San Vicente y las Granadinas y con el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y que aceptaba una reunión con las autoridades guyanesas.

Brasil comparte fronteras con Guyana y Venezuela.

"En dichas conversaciones se recibió la propuesta de realizar una reunión de alto nivel con la República Cooperativa de Guyana, que será anunciada en los próximos días", dijo el presidente de Venezuela.

Añadió que "asume dicha convocatoria con beneplácito y compromiso".

Maduro dijo además que habló con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien abogó por el diálogo entre las partes, según su relato.

Brasil pide a Venezuela evitar "medidas unilaterales"

Nicolás Maduro y Luiz Inácio Lula da Silva
Maduro y Lula da Silva mantuvieron una conversación telefónica este sábado por el conflicto con Guyana.

La oficina del mandatario brasileño fue la primera en pronunciarse públicamente tras las comunicaciones telefónicas del sábado y dijo que Lula da Silva instó a Maduro a evitar "medidas unilaterales" que pudiesen agravar la disputa territorial que tiene con Guyana.

De acuerdo a la versión del gobierno brasileño, Lula le planteó a Maduro la creciente preocupación en Sudamérica por la situación e hizo referencia a la declaración conjunta de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay para que ambas partes puedan buscar "una resolución pacífica".

"Somos una región de paz", le dijo Lula a Maduro, según el comunicado.

El líder brasileño había dicho el martes pasado que en 2024 visitará Guyana, donde participará en el encuentro que reunirá a los países que integran la Caricom.

El aumento de las tensiones llevó a Brasil, que limita con Venezuela y Guyana, a reforzar la presencia de sus tropas en la frontera.

"El Ministerio de Defensa de Brasil ha estado monitoreando la situación. Las acciones defensivas se han intensificado en la región fronteriza norte del país, promoviendo una mayor presencia militar", dijeron la semana previa al referendo fuentes del gobierno brasileño.

Un mural en Venezuela donde se lee: "El Esequibo es nuestro".
Desde hace décadas Venezuela considera al Esequibo como una "zona en reclamación".

"Miedo a la guerra"

Brasil confirmó el envío de 28 vehículos blindados al estado de Roraima, que se encuentra en alerta debido a que comparte frontera con los países en conflicto.

Si bien el desplazamiento de estos vehículos ya estaba previsto para las operaciones contra la minería ilegal en la zona, el Ministerio de Defensa brasileño anunció que estarán disponibles ante una eventual escalada del conflicto.

Brasil quiere enviar un mensaje claro a Venezuela sobre la inviabilidad de escalar la crisis con Guyana, según dijeron fuentes diplomáticas consultadas por BBC News Brasil.

El presidente de Brasil ya había dicho el domingo pasado que esperaba que hubiera "sentido común".

"Lo que América del Sur no necesita es confusión. No podemos seguir pensando en pelearnos. Espero que prevalezca el sentido común, del lado de Venezuela y Guyana", dijo Lula da Silva.

Si bien el gobierno dice que no cree que la escalada del conflicto termine en una confrontación militar, la posición de Venezuela preocupa a Cancillería brasileña porque podría poner en riesgo la tradición de resolución pacífica de conflictos territoriales en América del Sur.

"La humanidad debería tener miedo a la guerra. La guerra sólo tiene lugar cuando falta el sentido común. Vale más una conversación que una guerra", dijo el presidente brasileño a la prensa.

"Si hay algo que necesitamos para crecer y mejorar la vida de nuestro pueblo es mantener la cabeza baja, trabajar duro para mejorar la vida de nuestra gente y no pensar en pelearnos, no inventarnos historias", añadió.

La posición de Brasil

Para Brasil la preocupación no es nueva.

Ya el 9 de noviembre, los presidentes de Brasil y Guyana hablaron por videoconferencia y, según un diplomático brasileño consultado por BBC News Brasil, el mandatario guyanés le expresó a su par brasileño su preocupación por el referendo en Venezuela.

Dos semanas después, el 22 de noviembre, Brasil decidió enviar a Caracas al embajador Celso Amorim, su asesor especial para asuntos internacionales, quien se reunió con Nicolás Maduro en la capital venezolana.

En el encuentro, según relatan las mismas fuentes, Maduro trató de tranquilizar a Amorim, quien mostró preocupación por el asunto y reforzó su posición de que la disputa debe resolverse pacíficamente.

Pocos días después, miembros de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa de Brasil comenzaron a analizar conjuntamente la crisis en la región.

Basándose en este análisis, el Ministerio de Defensa hizo pública el miércoles previo al referendo una nota en la que anunciaba la intensificación de las acciones defensivas en la frontera.

Mapa de la región del Esequibo.
Mapa de la región del Esequibo.

Lula y el presidente guyanés tenían previsto reunirse hace unos días en Dubái, en Emiratos Árabes Unidos, durante su visita al país con motivo de la cumbre del clima de la ONU (COP 28), pero el encuentro bilateral no llegó a celebrarse.

Brasil y Guyana -que mantienen relaciones diplomáticas desde 1968, dos años después de la declaración de independencia de la antigua colonia británica- tienen una buena relación desde hace tiempo.

Brasil y Guyana comparten una frontera de 1.605 km con una conexión terrestre por el puente sobre el río Tacutu, inaugurado en 2009, y que es clave para la comunicación entre los dos países.

La frontera entre Venezuela y la región del Esequibo está formada predominantemente por densos bosques, lo que dificulta el movimiento de tropas y vehículos blindados.

Para Augusto Teixeira, profesor visitante en el Departamento de Estudios de Guerra del King's College de Londres, las pocas zonas que estarían disponibles en la frontera para una incursión venezolana solo permiten el uso de unas pocas fuerzas de infantería a pie.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez, muestra el nuevo mapa de Venezuela con la anexión de Guyana.
El gobierno de Nicolás Maduro presentó un nuevo mapa de Venezuela que incluye el Esequibo.

Las relaciones entre Brasil y Guyana se profundizaron a partir de los años noventa con el creciente número de brasileños que fijaron su residencia en el país vecino, según la cancillería brasileña.

Brasil calcula que unas 300.000 personas viven en Esequibo y que un conflicto en la zona podría tener repercusiones económicas y sociales en las regiones brasileñas cercanas.

Un elemento que también preocupa al gobierno brasileño es la incertidumbre sobre el proceso de toma de decisiones dentro del gobierno de Maduro.

Poco después de que el pasado viernes la Corte Internacional de Justicia ordenara a Venezuela no tomar ninguna medida “que modifique la situación que actualmente prevalece” en el territorio en el Esequibo, Maduro escribió en las redes sociales que no reconoce al tribunal como instrumento para resolver la disputa con Guyana y volvió a llamar a la población a participar en el referendo celebrado el domingo.

"No pueden atentar contra el derecho de la comunidad venezolana a expresarse a través del voto", dijo en ese momento Maduro.

El temor entre parte de la diplomacia brasileña es que Maduro explote políticamente la disputa sobre el Esequibo de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

La respuesta militar

Expertos en relaciones internacionales entrevistados por BBC News Brasil están divididos sobre la posibilidad de que la crisis en torno al Esequibo desemboque en un conflicto armado.

Para el investigador Lucas Carlos Lima, de la Universidad Federal de Minas Gerais, el costo para Venezuela es demasiado alto como para que esta opción sea viable.

"De hacerlo, Venezuela estaría violando el derecho internacional y podría generar diferentes reacciones dentro de la comunidad internacional y de los países de la región", dijo Lima.

Diplomáticos entrevistados por BBC News Brasil dijeron que el gobierno de Lula ha estado enviando mensajes claros al gobierno venezolano sobre la imposibilidad de escalar la crisis con Guyana.

"Nuestro compromiso común con la integración de América del Sur es reiterar a cada uno de nuestros doce países nuestro compromiso con la solución pacífica de las controversias", dijo el canciller brasileño Mauro Vieira.

Para Lucas Carlos Lima, Brasil ha tratado de evitar un aumento de las tensiones en la región.

"Brasil también tiene parte de sus fronteras con Guyana determinadas por arbitraje y no quiere que este tipo de acuerdo pacífico se convierta en una disputa", dijo el especialista.

Línea
Línea

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.