Cruceros son ahora donde viven jubilados aventureros y millennials con trabajo remoto

·13  min de lectura

Robert y Nancy Houchens deseaban un estilo de vida poco convencional para su jubilación.

La pareja de North Garden,en las afueras de Charlottesville, Virginia, había trabajado en un área de acampar de vehículos recreativos y llevaba décadas escuchando las historias de la gente que viajaba por todo el país. Soñaban con hacer algo parecido.

En lugar de conducir, eligieron el crucero en alta mar. Incluso antes de jubilarse, era su forma favorita de pasar su tiempo libre en el trabajo, las vacaciones en un crucero de Carnival. Así que los habitantes de tiempo parcial en el sur de la Florida pensaron ¿por qué no vivir la mayor parte de su vida de jubilados explorando el mundo en cruceros?

“Puedes hacer un crucero durante mucho tiempo por unos $300,000”, dijo Robert Houchens sobre el gasto para comprar la casa rodante, “o lo que te gastarías en un buen equipo” para salir a la carretera.

Desde 2015, los Houchens —él tiene 64 años y ella 71— han pasado entre 30 y 40 semanas al año en cruceros. Tuvieron un largo tramo en tierra desde la primavera de 2020 hasta el verano pasado, cuando los cruceros se detuvieron temporalmente debido a la pandemia. En total, la aventurera pareja de jubilados ha tomado mil días de crucero en barcos de Carnival.

En el mundo de los cruceros durante la pandemia, los Houchens no son los únicos que vagan indefinidamente por los mares, de un crucero a otro. Cada vez son más los jubilados que establecen casi permanentemente en cruceros. Y a ellos se suman los “nómadas digitales” más jóvenes, que aprovechan las ventajas del trabajo a distancia por Wi-Fi.

Desde los millennials sin ataduras a una oficina hasta los jubilados, estos viajeros de cruceros se apresuran a señalar que su estilo de vida viene acompañado de un servicio de limpieza diario, muchas piscinas y comidas diarias preparadas y servidas para ellos, todo por menos del precio de un condominio en el sur de la Florida o de una casa en una comunidad de jubilados.

“Sabemos que a los fanáticos de los cruceros les encanta navegar. Así que tiene sentido que, una vez que llegan a la jubilación, no haya otro lugar en que algunos prefieran estar que despertarse cada mañana en el mar o en otro destino”, dijo Sarah Beth Reno, vicepresidenta de Operaciones para Huéspedes de Carnival Cruise Line. “En combinación con el valor de los cruceros y las numerosas opciones de restaurantes, entretenimiento y actividades, los cruceros de tiempo completo son una opción perfecta para algunos”.

Si bien la pandemia echó por tierra los planes de crucero de los Houchens, se convirtió en un catalizador para Jared Dailey, de 32 años, y Jordan Taylor, de 33, un matrimonio de de Chicago. Ambos tenían un horario agotador en sus trabajos corporativos y usaban sus limitadas vacaciones para hacer lo que más les gustaba: viajar en crucero. Cuando surgió la pandemia, les hizo replantearse su estilo de vida.

“La vida es corta. Pasamos muchos días y semanas trabajando en nuestras oficinas de Chicago y luego la pandemia tomó esta idea de un estilo de vida de viaje y la hizo más realista”, dijo Dailey. “Todo el mundo empezó a trabajar a distancia, nosotros entre ellos. En algún momento decidimos cambiar nuestro estilo de vida. Vendimos todo lo que teníamos en Chicago y nos mudamos a South Bend, Indiana, y decidimos que si el mundo se volvía remoto, nosotros llevaríamos esta vida remota por todo el mundo”.

Jared Dailey y Jordan Taylor en el Celebrity Beyond cuando salía del puerto de Villefranche-Sur-Mer, Francia, en mayo de 2022.
Jared Dailey y Jordan Taylor en el Celebrity Beyond cuando salía del puerto de Villefranche-Sur-Mer, Francia, en mayo de 2022.

“Tradicionalmente, la gente que hace cruceros más largos está jubilada porque tiene tiempo, pero hemos visto que hay más gente que trabaja desde los cruceros son más jóvenes”, dice Chris Gray-Faust, editor jefe de Cruise Critic, un foro en línea y portal de reservas de cruceros gestionado por TripAdvisor.

“Las principales compañías de cruceros han invertido en tecnología para mejorar la conexión a internet y la gente en edad de trabajar está descubriendo que puede hacerlo desde los cruceros. Ya sea durante un par de semanas o la mayor parte del año. Mientras tengas una conexión con la que puedas contar, ¿por qué no?”.

Régimen de trabajo a distancia en el mar

Dailey y Taylor pasan ahora casi la mitad del año en cruceros, trabajando de lunes a viernes entre 35 y 40 horas semanales en el agua. Navegan con más frecuencia en Celebrity y Royal Caribbean, pero lo hacen en diversas marcas. El año pasado estuvieron 100 días navegando y planean llegar a los 167 días a finales de 2022. Trabajan juntos como agentes de viajes, especializados en la venta de cruceros, y dirigen un vlog de cruceros en YouTube. Taylor también trabaja a tiempo parcial para una revista de bodas.

La transición de la pareja a trabajar desde un crucero no ha sido del todo fácil. Después de seis meses haciendo un trabajo de ventas en una empresa mientras se hace un crucero, los jefes de Dailey le dijeron que no le permitirían seguir trabajando desde un barco. A pesar de su “excelente” rendimiento, insistieron en que trabajara desde tierra.

Dailey optó por seguir navegando.

“Existe la percepción de que no se puede trabajar lo mejor posible desde los cruceros en comparación con la casa”, dice, y señala que la pareja usa las experiencias de viaje y su canal de YouTube para luchar contra el estigma que supone trabajar mientras se navega.

“Tratamos nuestro trabajo como un trabajo serio, no estamos bebiendo en la piscina a mitad del día. La gente tiene un estigma y no entiende que es posible sentarse en un crucero en un escritorio como lo harías en casa”, dijo Taylor.

La pareja alterna entre el trabajo en sus camarotes y el exterior en las zonas comunes del barco. A veces les regañan los demás pasajeros por trabajar en vacaciones, hasta que les explican que viven y trabajan a distancia en el barco.

Jordan Taylor trabaja a tiempo parcial, a distancia, en una revista de bodas, mientras viaja casi la mitad del año.
Jordan Taylor trabaja a tiempo parcial, a distancia, en una revista de bodas, mientras viaja casi la mitad del año.

Pagan un suplemento por el Wi-Fi de alta calidad y dicen que la fiabilidad de Internet en los cruceros está mejorando rápidamente. Recientemente viajaron en un barco de Royal Caribbean con tecnología Wi-Fi Starlink a bordo, que calificaron de “cambio de nivel” para la conexión a Internet en el mar.

Ejecutivos de Royal Caribbean dijeron que el sistema de internet por satélite Starlink de SpaceX se instalará en toda la flota.

“Realmente creemos que esto es una nueva frontera en el trabajo, especialmente para los millennials, y nos entusiasma mucho”, dijo Taylor. “Por la noche, apago mi portátil y alguien me prepara la comida. Voy a ver un espectáculo, me tomo una copa en el bar y todo está pagado”.

Royal Caribbean dijo que da la bienvenida a los cruceros de larga duración y que pretende ofrecer un entorno que permita a la gente conseguir lo que busca en el mar.

¿Cuánto cuesta?

Como cruceristas habituales, ambas parejas tienen “estatus de fidelidad” con las líneas de cruceros y mantienen horarios flexibles que les permiten conseguir las tarifas más baratas y, a menudo, descuentos en los cruceros reservados en el último minuto.

Los Houchens gastan una media de $1,200 a la semana en un crucero, normalmente con Carnival, pero ocasionalmente navegan con otras compañías cuando encuentran una buena oferta. Del mismo modo, Dailey y Taylor gastan $1,100 a la semana, más entre $300 y $400 por el servicio de Wi-Fi premium.

Esta pareja de Chicago, que trabaja a distancia, gana lo suficiente con su trabajo de agente de viajes y los ingresos de su canal de YouTube como para pagarse la vida en un crucero.

Los Houchen, por su parte, ahorraron dinero durante décadas mientras trabajaban en el complejo de vehículos recreativos, además de usar los beneficios de la venta de su casa de Virginia para financiar su jubilación principalmente en el mar. Su madre todavía vive en la zona de Charlottesville, así que la visitan y eso es algo así como una base de operaciones cuando se toman un descanso de la vida en el agua.

“Hay que acostumbrarse a recordar que no son vacaciones. En las vacaciones, te gastas $6,000 o $7,000 en una habitación con balcón o una suite, apuestas en el casino y haces un montón de excursiones en tierra. Si haces eso, tu dinero se va a ir rápido”, dice Nancy Houchens.

Cuando uno se jubila y reside en un crucero, dijo, “la mentalidad es que el camarote es su dormitorio y el barco es su sala de estar. Cuando tenía el pelo largo, me paseaba por el barco con mis rulos y zapatillas como si fuera mi sala, porque lo es. La gente se reía, pero no importaba, porque la semana siguiente se iba”.

Ella y su marido han visitado tantos lugares a lo largo de los meses y años en sus viajes en crucero, que a menudo ya no se bajan del barco cuando éste atraca en un puerto.

“Ni siquiera presto atención a dónde vamos. Sinceramente, no puedo decir a dónde vamos ahora. Se trata más bien del viaje”, dice Robert Houchens, que explica que les encanta tener el barco para ellos solos cuando los veraneantes se bajan durante los días en los distintos puertos.

También pasan mucho tiempo con los miembros de la tripulación, a los que consideran parte de la familia. A menudo eligen los cruceros en función de los miembros de la tripulación que saben que estarán a bordo.

A lo largo de sus 1,000 noches en barcos de Carnival, los Houchens han estado en Europa, Australia y el Caribe más veces de las que pueden contar. ¿Su puerto de escala favorito? Aruba, dicen. Aunque los recuerdos son innumerables, sus viajes más memorables han sido a Europa, sobre todo la celebración de la noche número 1,000 en los barcos de Carnival mientras recorrían los fiordos noruegos.

Por si acaso se cansan de los cruceros o no pueden seguir haciéndolo por problemas de salud, se han preparado para la posible siguiente etapa de su vida de jubilados: en tierra. Usaron parte del dinero de la venta de su casa de Virginia para comprar un apartamento en una comunidad de jubilados de Coconut Creek, en Broward. Alquilan el lugar, pero es su respaldo si deciden vivir allí.

Nancy Houchens y su marido, Robert Houchens, se dirigen a abordar el Carnival Conquest en PortMiami el lunes 29 de agosto de 2022, en Miami, Florida.
Nancy Houchens y su marido, Robert Houchens, se dirigen a abordar el Carnival Conquest en PortMiami el lunes 29 de agosto de 2022, en Miami, Florida.

Aunque pasar meses de crucero puede ser accesible, no es sostenible para las masas ni respetuoso con el medio ambiente. Por ejemplo, según un “contador de carbono” del Financial Times, la huella de carbono de un individuo en un crucero por el Mediterráneo es cinco veces superior a la de volar hasta allí desde Londres, sede de la publicación, y alquilar una residencia de vacaciones. Y esa huella de carbono en el crucero por el Mediterráneo sería 25 veces mayor que la de conducir unas 200 millas desde Londres hasta Gales para ir de camping.

Opción de comprar una casa ‘flotante’

El futuro de la vida en los cruceros puede tener que ver menos con los turnos en los megabuques de Carnival o Royal Caribbean y más con la compra de una casa en el mar, para quienes puedan permitírselo.

Storylines, una empresa fundada hace seis años en Miami, está construyendo un crucero residencial. Los pasajeros están firmando contratos de arrendamiento a largo plazo, de 24 a 60 años, por una variedad de estilos de vivienda, que van desde $650,000 a $8 millones. El barco de 547 residencias de la empresa está en construcción y se espera que comience a principios de 2025. La mitad de las unidades flotantes están vendidas, y los directivos de Storylines esperan vender el resto para 2024.

Presentaciones del MV Narrative, el crucero residencial de Storylines.
Presentaciones del MV Narrative, el crucero residencial de Storylines.

El plan de la empresa es una visión utópica: los que puedan permitírselo podrán flotar en un oasis de lujo alrededor del mundo cada 3.5 años.

“Queríamos crear una comunidad y resulta que esta comunidad flota y viaja alrededor del mundo”, dijo Katie Drew-Jensen, vicepresidenta de ventas y mercadotecnia de Storylines. “Tenemos una visión de personas con ideas afines que quieren vivir una vida aventurera. Es mucho más profundo de lo que la gente cree”.

La comunidad del barco, el MV Narrative, tendrá espacio para unos 1,000 residentes y 450 tripulantes. A diferencia de los cruceros orientados a las vacaciones, tendrá un centro médico, equipado con una sala de urgencias, máquinas de resonancia magnética y médicos especialistas, terapeutas y una farmacia.

El barco también incluirá una serie de servicios, desde una biblioteca, espacio para clases de enriquecimiento y un jardín hidropónico, hasta una cervecería, un boliche, una sala de juegos y 20 bares y restaurantes. La mayor parte de la comida y las bebidas se pagarían como parte del costo de vivir en el barco.

Storylines' compara la compra de un camarote en su crucero con la de un apartamento. Sus contratos de alquiler a largo plazo oscilan entre 24 y 60 años.
Storylines' compara la compra de un camarote en su crucero con la de un apartamento. Sus contratos de alquiler a largo plazo oscilan entre 24 y 60 años.

Una vez que zarpe, el barco se convertirá en la sede corporativa de Storylines, con su director general y muchos altos ejecutivos viviendo a bordo. Tendrán espacios de oficina para los trabajadores de la empresa, así como para los residentes que trabajen a distancia desde el barco.

Drew-Jensen dijo que, debido a los precios, la mayoría de las personas que han contratado viviendas en la nave tienen entre 50 y 60 años y están planeando su jubilación. Hasta ahora, hay un residente pendiente de 30 años que planea trabajar a distancia desde el MV Narrative.

El marketing de Storylines se aleja a propósito de la imagen de un crucero lleno de buffés, bares, casinos y clubes nocturnos, y se centra en el “bienestar” y el atractivo de circunnavegar lentamente el mundo.

“Uno piensa en un crucero y piensa en fiesta, vacaciones y que hay que volver y desintoxicarse de su gran viaje. Nosotros somos lo contrario; todo nuestro enfoque es la salud y el bienestar, porque quieres salir del barco y caminar y explorar”, dijo Drew-Jensen. “Esa es una gran parte de lo que estamos creando: vivir una vida más sana, más feliz y más joven con Storylines”.

Representación de la sala de un camarote en el MV Narrative de Storylines. Courtesy of Storylines
Representación de la sala de un camarote en el MV Narrative de Storylines. Courtesy of Storylines

Los directivos de Storylines afirman que el barco de residentes permanentes, con todo el equipo médico esencial y los médicos, podrá hacer frente a otra posible pandemia. Cuando se les preguntó si les preocupaba el lanzamiento de un crucero residencial después de la devastadora pandemia, que paralizó los cruceros durante un año y provocó varios brotes de esta enfermedad infecciosa altamente contagiosa entre los pasajeros y tripulantes, Drew-Jensen dijo que la empresa no está preocupada.

Más barato que un hotel

La semana pasada, los Houchens estuvieron en un lugar conocido: PortMiami, para embarcar en el Carnival Conquest. Tenían cuatro noches para matar entre un servicio conmemorativo al que asistieron en Cape Coral y el embarque de su próximo viaje de varias semanas. Naturalmente, se embarcaron en un crucero rápido de cuatro noches de Carnival.

“Es más barato que un hotel”, dijo Nancy Houchens. ¿Sus planes para el corto viaje por el Caribe a Cayo Hueso y Cozumel, México? Tomar medicamentos e ir al Walmart de Cozumel.

“Es como una vida normal en la que a veces hay que hacer cosas pendientes”, dijo antes de embarcar. “Luego, a relajarse”.