1 / 7

El proyecto iluminado.

(Neuquén Tur)

El "Cristo de luz" gigante que ilumina la Patagonia argentina

Redacción Noticias

Mario Cippitelli – Neuquén, Argentina – @Chipitelix

Una inmensa fuente de luz saliendo de las entrañas de un cerro. Un espacio espiritual y simbólico que tendrán miles de cristianos. Se trata del “Cristo de luz”,  una obra de arte arquitectónica que dará mucho que hablar tanto en la Patagonia como en el resto del país y del mundo.

El proyecto, que será inaugurado para celebrar esta Semana Santa, es un orgullo para quienes habitan en la ciudad de Junín de los Andes, una pequeña localidad de la provincia de Neuquén ubicada a pocos kilómetros de la cordillera de los Andes.

La obra del arquitecto Alejandro Santana es una magnifica construcción de 36 metros de longitud, 30 metros de ancho y 7 de largo realizada en vidrio y hierro recostada en el cerro de la Cruz que alberga en su interior una capilla destinada a la reflexión y la oración.

El “Cristo de luz” es la última de una serie de 23 estaciones que conforman el Parque Vía Christi y que recrea la vida, la obra y la pasión de Cristo, visitado anualmente por miles de personas para la Semana Santa en ese rincón de la Patagonia Argentina, el más antiguo de la provincia.

Todas las estaciones están construidas con materiales naturales en un entorno de árboles, piedras y vertientes de agua que se fueron perfeccionando con el correr de los años, hasta constituirse en un símbolo del denominado turismo religioso.

Cada estación combina pasajes de la vida de Cristo de una manera muy particular, ya que las tradicionales figuras religiosas están acompañados de rostros mapuches junto con personajes de la historia local como Ceferino Namuncurá, Laura Vicuña, Rosa Cañicul y el Padre Mateo.

“Ceferino es un santo popular, el pueblo lo había santificado mucho antes de la beatificación del 2008. Sintetiza las dos culturas, la de los pueblos originarios y la cristiana”, explicó en su momento Santana, al hablar del imponente paseo.

La última estación de un paseo impactante

Lo que faltaba era precisamente la última estación, la más imponente que reflejara la pasión de Jesucristo. Pero, ¿cómo se hizo?

“Es una figura como si fuera un vitraux, pero tridimensional con la imagen de Cristo que está como atravesando la tierra, dando esta idea de que atraviesa toda la existencia, toda la vida y la creación”, explicó el arquitecto.

Once hectáreas de bosques fueron donadas para hacer este proyecto que ya cuenta con un total de 22 hectáreas. “Por más que la ciudad crezca siempre va a tener este pulmón verde”, explicó.

Toneladas de hierro y de vidrio se utilizaron para componer el cuerpo de Cristo entrando y saliendo de la tierra, un trabajo que demandó mucho tiempo hasta llegar a la imponente escultura que en horas de la noche le dará luz al cerro y se verá desde toda la ciudad.

Para conocer las actividades que se harán en Semana Santa en el lugar, vista la página del gobierno neuquino.