Cristiano Ronaldo y otro berrinche más: no festejó el triunfo con su equipo y se fue solo al vestidor

Cristiano Ronaldo camina rumbo a los vestidores tras el partido que Portugal le ganó a Suiza. (REUTERS/Peter Cziborra)
Cristiano Ronaldo camina rumbo a los vestidores tras el partido que Portugal le ganó a Suiza. (REUTERS/Peter Cziborra)

Todo lo que sube tiene que bajar. Y Cristiano Ronaldo en Qatar 2022 es el mejor ejemplo. Durante los últimos años, su declive ya era claro: había dejado de ser diferencial en los grandes momentos para sus equipos (desde la Juventus, hasta el Manchester United y pasando por la selección de Portugal). A últimas fechas, siempre dependía de una estructura que lo hiciera brillar, contrario a lo que pasaba en sus mejores días: eran sus equipos que dependían de que él estuviera inspirado. Esa historia se ha terminado para siempre. Es momento de aceptarlo, porque esa es la tendencia: Cristiano ya no volverá a ser el mismo de antes, aunque él crea que tiene las mismas capacidades.

Para muchos, equivalía a un pecado decir que Ronaldo hacía más lentos y predecibles a sus equipos. Pero hoy la hipótesis se ha confirmado. Lo peor de todo, para él, es que lo han metido cuando el partido ya estaba decidido, como para dejarle claro dos cosas: que ya no es indispensable y que sería una vergüenza si no anotaba gol con un juego en esas condiciones. Y eso fue lo que pasó. Leao, que también emergió desde el banco de suplentes, sí fue capaz de marcar en el tiempo que le dieron. Todo mal para Cristiano, que al final del partido ha vuelto a hacer otro berrinche. No festejó junto a sus compañeros y tampoco se despidió del cuerpo técnico. En soledad decidió marcharse a los vestidores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ya venían mal las cosas para él. Tras ser sustituido contra Corea del Sur, se lanzó contra su entrenador, Fernando Santos, en unas palabras que la televisión portuguesa captó: "Tienes una prisa del carajo por sustituirme, ¡jódete!", expresó Cristiano. El timonel no se enteró en ese momento, pero sí después. "Primero, en la entrevista 'flash', yo no escuché nada. Después, lo he visto por televisión y no me ha gustado nada. Los problemas se solucionan internamente, ya está hecho, todos están concentrados y disponibles para el partido de este martes. El once lo doy en el estadio. Siempre es así. Es un tema zanjado y todos están disponibles", dijo Santos en rueda de prensa, que al final decidió no tomarlo en cuenta en el equipo inicial que enfrentó a Suiza.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ahora la lógica seguirá su camino: Ramos tiene que ser el titular en el partido contra Marruecos por los Cuartos de Final. Sus tres goles del día ante Suiza lo ratifican como el nuevo referente. Y Fernando Santos, el entrenador, ya ha demostrado que no se va a casar con nadie. Jugará quien tenga que hacerlo porque esa es la mejor forma de competir a la par de cualquiera en un torneo tan corto. Las circunstancias lo llevaron a echar mano de otro delantero y el reemplazante no decepcionó.

La irrupción de Gonçalo Ramos ha terminado por sepultar los últimos rasgos de autenticidad que aportaba CR7 a su selección. Por querer los reflectores siempre, terminaba por afectar al colectivo y eso se ha comprobado en el Mundial. Si no pasa nada excepcional, Cristiano Ronaldo volverá a ver otro partido más desde la banca. Y ya a nadie la parecería extraño, por más berrinches que haga. Es el fin de una era y el Mundo entero lo está atestiguando.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología