Anuncios

Crisis de vivienda de CA: ¿Por qué cierran miles de casas para campesinos cada año?

Los trabajadores agrícolas de California pasan apuros para encontrar una vivienda, pero el Estado deja vacías miles de viviendas asequibles entre tres y seis meses al año.

Estos 24 centros de acogida de migrantes se extienden desde la frontera de Oregón hasta el Condado de Kern y contienen apartamentos de renta subvencionada que han funcionado de la misma manera durante medio siglo, incluso cuando las necesidades de los trabajadores agrícolas han cambiado significativamente.

La mayoría de los 900,000 trabajadores que impulsan la industria agrícola de California ya no emigran de una cosecha a otra ni regresan a México cuando termina la temporada de cultivo, sino que prefieren permanecer asentados en sus comunidades.

La falta de viviendas asequibles en el estado dificulta que los que aún emigran vivan cerca de los campos donde trabajan. Los centros de migrantes les ayudan, hasta que cierran al final de la temporada.

Las familias que, de otro modo, se quedarían en las unidades de forma permanente se ven obligadas a desalojarlas. La mayoría regresa a México, mientras que otras viajan a estados cercanos, como Arizona y Texas.

Los traslados anuales desarraigan a los niños de la escuela, perpetuando un ciclo que compromete sus posibilidades de abandonar el trabajo mal pagado y les hace volver a los campos.

Los centros de migrantes reflejan la anticuada visión que tiene California de los trabajadores agrícolas, una mano de obra dominada por migrantes que recolecta, envasa y procesa gran parte de los productos agrícolas del país.

Muchos ganan el salario mínimo y luchan por encontrar un lugar seguro y asequible donde vivir, incluso después de trabajar en los campos de todo el estado bajo un calor abrasador y el humo de los incendios forestales. Su condición de migrantes y su falta de educación y conocimientos de inglés los hacen tan vulnerables como esenciales.

Activistas y expertos dicen que California debería reimaginar la forma en que aloja a los trabajadores agrícolas para mejorar la equidad y la movilidad ascendente.

“A lo largo de los años ha habido una serie de preocupaciones relacionadas con los centros”, dijo Ilene Davis, directora de litigios, activismo y capacitación de la California Rural Legal Assistance Foundation. “No porque haya algo mal con los centros, sino porque hay algo mal con la forma en que tratamos a los trabajadores agrícolas”.

El declive de los trabajadores agrícolas migrantes

La mano de obra mexicana en los campos de California explotó en 1942 bajo el federal Programa Bracero, llamado así por la palabra en español para jornalero. Trajo millones de hombres al estado como trabajadores estacionales antes de que las autoridades pusieran fin al programa en 1964.

Pero la afluencia continuó. Algunos trabajadores agrícolas vivían en tiendas de campaña cuando el estado creó su programa de viviendas para migrantes en la década de 1970. Hoy en día, algunos de los habitantes de más edad siguen llamando “campamentos” a los complejos, aunque ahora estén llenos de hileras de apartamentos, en su mayoría de dos, tres y cuatro dormitorios.

Durante los ejercicios fiscales de 1989 a 1991, alrededor del 44% de los trabajadores agrícolas de California eran migrantes, según datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos. Esa cifra disminuyó de forma constante a medida que los trabajadores agrícolas formaban familias en Estados Unidos.

Jessica Vela juega a la pelota con su hijo Jannick Dariel Chapa en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio. Vela es trabajadora agrícola migrante cerca de Williams porque no puede ganarse la vida como dentista en su pueblo mexicano.
Jessica Vela juega a la pelota con su hijo Jannick Dariel Chapa en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio. Vela es trabajadora agrícola migrante cerca de Williams porque no puede ganarse la vida como dentista en su pueblo mexicano.

“Hubo un aumento de poblaciones más asentadas porque las familias se forman con el tiempo”, dijo Ed Flores, director de la facultad del Centro Comunitario y Laboral de UC Merced.

Para los años fiscales 2019-2020, solo el 8% de los trabajadores agrícolas del estado eran migrantes. La inmensa mayoría eran asentados.

La disminución de los trabajadores migrantes se debe principalmente a los cambios en la política de inmigración de Estados Unidos y otros factores. Sin embargo, California sigue necesitando mano de obra agrícola estacional, y el salario mínimo estatal de $15.50 significa que los trabajadores ganan más de lo que ganarían en México o en otros lugares de Estados Unidos.

Cuando termina la temporada agrícola, las caras viviendas del estado envían a los trabajadores de vuelta al otro lado de la frontera o a estados como Arizona, Texas y Oklahoma.

Aunque cada vez emigran menos trabajadores agrícolas, el estado no ha cambiado mucho su forma de gestionar los centros de acogida de migrantes.

Trabajadores agrícolas recogen fresas en mayo en la Granja Ramos, en Ranport Road, a las afueras de Watsonville, a unas dos millas del Centro de Migrantes Buena Vista.
Trabajadores agrícolas recogen fresas en mayo en la Granja Ramos, en Ranport Road, a las afueras de Watsonville, a unas dos millas del Centro de Migrantes Buena Vista.

Las viviendas son propiedad del Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario de California (HCD), que usa dinero estatal para subvencionar las rentas. La mayoría de las familias de trabajadores agrícolas pagan menos de $400 al mes por vivir en los apartamentos. Las 1,885 unidades albergan a más de 7,000 personas, de las que aproximadamente el 27% son niños en edad escolar.

California no paga directamente la renta de los habitantes que viven en otras viviendas asequibles, la mayoría de las cuales están subvencionadas por el gobierno federal.

Autoridades de vivienda, organizaciones sin fines de lucro y asociaciones de agricultores locales son las propietarias de los terrenos y gestionan los centros de migrantes, que se concentran en zonas agrícolas del Valle Central y la Costa Central.

Para calificar para las viviendas, los habitantes deben trabajar en la agricultura y alcanzar determinados umbrales de ingresos. También deben demostrar su condición de migrantes trasladándose a una distancia mínima de 50 millas durante tres meses tras el cierre de los centros por temporada.

Los centros funcionan por temporadas: La mayoría abren en abril o mayo y cierra en octubre o noviembre. Esto deja una gran parte vacante durante meses, excepto un pequeño número que las comunidades locales usan como refugios de emergencia durante el invierno.

Condiciones de los centros de migrantes

El Sacramento Bee visitó siete centros en la Costa Central y en el Valle Central durante la primavera y el verano y descubrió que sus condiciones varían mucho.

Algunas unidades de los centros de migrantes de Patterson y Davis carecían de aire acondicionado. Los habitantes de Atwater-Livingstone denunciaron el robo de sus autos y catalizadores debido, según ellos, a la falta de seguridad.

Los migrantes del centro Buena Vista de Watsonville dijeron que el agua del grifo tenía un olor extraño y parecía turbia. Compraban agua embotellada en lugar de beberla. Un pequeño cartel en la lavandería advertía que el agua del centro contenía la sustancia química ácido perfluorooctanoico (PFOA) “por encima del nivel de respuesta basado en la salud pública”.

Niños practican patadas y juegan futbol en el Centro de Migrantes Buena Vista, a las afueras de Watsonville, en mayo.
Niños practican patadas y juegan futbol en el Centro de Migrantes Buena Vista, a las afueras de Watsonville, en mayo.

Pero la explicación solo estaba impresa en inglés.

Algunas partes del centro de Hollister estaban cerradas por reformas. Las unidades terminadas tenían nuevos pisos y persianas.

“(Los centros) se construyeron en diferentes momentos y tuvieron diferentes niveles de financiamiento para la rehabilitación a lo largo de los años”, dijo Lindy Suggs, directora de la Oficina de Servicios para Migrantes del HCD.

Las viviendas tienen un presupuesto de unos $16.95 millones para el año fiscal 2023-2024. Alrededor de $5.6 millones provienen del estado, con pagos de rentas que proporcionan el dinero adicional. La asignación más reciente de los centros también incluye un extra de $4.4 millones para la instalación de internet de banda ancha.

El gobernador Gavin Newsom anunció en 2021 que el Estado invertiría $30 millones en proyectos de mantenimiento aplazados en los centros, aunque algunos aún no se han completado.

Porqué las familias siguen emigrando

The Bee encuestó a 150 trabajadores agrícolas migrantes que viven en los centros sobre sus experiencias y sobre si se quedarían todo el año si pudieran.

La mayoría de las familias llevaban viviendo en los centros al menos cinco temporadas, y alrededor del 41% había regresado durante 10 temporadas o más. Muchos migrantes habían oído hablar de los centros a amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Algunos habían vivido allí de niños y regresaron de adultos con sus propios hijos. En algunos centros viven familias enteras, con hermanos, padres y primos muy cerca unos de otros.

Cuando se les preguntó por qué emigraban, más del 50% de los que respondieron a la pregunta dijeron que el alto costo de la renta fuera de los centros era un factor. Otros no encontraban trabajo cuando terminaba la temporada, y algunos tenían casas permanentes en zonas más baratas, como México, Arizona y Texas.

Pero más del 80% afirmó que se quedaría en los centros de migrantes si permanecieran abiertos todo el año.

Elizabeth Saavedra Barrera comenzó a vivir en el Centro de Migrantes Williams con sus padres hace 10 años.

“No me gustó”, dijo Saavedra Barrera de su primera temporada en el centro. “Porque (iba) a la escuela y no entendía nada”.

Elizabeth Saavedra Barrera lava platos en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio. Saavedra Barrera, quien trabaja en cosmetología cuando regresa a México después de la temporada de trabajo agrícola, dijo que le gustaría quedarse en Williams todo el año.
Elizabeth Saavedra Barrera lava platos en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio. Saavedra Barrera, quien trabaja en cosmetología cuando regresa a México después de la temporada de trabajo agrícola, dijo que le gustaría quedarse en Williams todo el año.

Con los años, el centro de migrantes se ganó un sitio en el corazón de Saavedra Barrera. Regresó ya adulta con su esposo.

No se graduó de la preparatoria, pero eventualmente obtuvo su GED. Cuando regresa a Jalisco, México, al final de la temporada, trabaja en cosmetología. En Estados Unidos, su falta de fluidez en inglés le dificulta encontrar un trabajo similar.

Cuando se le preguntó si seguiría emigrando si el centro permaneciera abierto todo el año, no dudó en responder.

“Me gusta mucho (vivir) aquí”, dijo Saavedra Barrera. “La gente, los vecinos. Siento que es mi casa, y cuando se cierra me siento triste”.

¿Abrir los centros todo el año?

Activistas argumentan que California necesita reconsiderar el uso que da a los centros y, potencialmente, ponerlos a disposición todo el año.

Incluso con aumentos salariales significativos, la vivienda a precio de mercado estaría fuera del alcance de la mayoría de los migrantes. El ingreso familiar medio para los trabajadores agrícolas en 2019-2020 fue de $30,000 a $34,999. El salario promedio para los que respondieron a la encuesta de The Bee fue de $16 por hora, lo que suma aproximadamente $32,000 por año.

Las rentas en los siete condados donde The Bee visitó los centros de migrantes son especialmente inasequibles para los trabajadores con salarios bajos. Los apartamentos de tres dormitorios oscilan entre $1,341 al mes en el Condado de Colusa, donde se encuentra el Centro de Migrantes Williams, y más de $4,000 al mes en el Condado de Santa Cruz, donde está el Centro de Migrantes Buena Vista, según la National Low Income Housing Coalition.

Las familias del Condado de Colusa tendrían que ganar más de $53,000 para permitirse un departamento de tres dormitorios, y las del Condado de Santa Cruz tendrían que ganar más de $163,000, informó la coalición.

Las unidades subvencionadas y de ingresos restringidos son la única opción para muchos trabajadores, dijo Lauren Ornelas, activista de los trabajadores agrícolas y fundadora de Food Empowerment Project.

“A los agricultores no les pagan un salario digno, así que tenemos que subvencionarlo”, dijo Ornelas, quien ha trabajado mucho con los trabajadores del centro de Buena Vista.

Madeline González, de cuatro años, mira a la cámara después de una visita al apartamento de sus abuelos en el Centro de Migrantes Williams en julio. Madeline es una de las tres generaciones del centro de migrantes que vuelven a trabajar en los campos año tras año desde México y otras partes de Estados Unidos.
Madeline González, de cuatro años, mira a la cámara después de una visita al apartamento de sus abuelos en el Centro de Migrantes Williams en julio. Madeline es una de las tres generaciones del centro de migrantes que vuelven a trabajar en los campos año tras año desde México y otras partes de Estados Unidos.

La ubicación de los centros también es un problema. Casi todos están en zonas rurales remotas, en algunos casos cerca de vertederos o cárceles del condado.

Mantener a los migrantes en viviendas aisladas y obligarles a marcharse cada pocos meses no les ayuda a ascender económicamente, dijo Ana Padilla, directora ejecutiva del Centro Comunitario y Laboral de UC Merced.

“¿El propósito de proporcionar recursos como los centros de migrantes trabajadores agrícolas es para garantizar que las comunidades de trabajadores agrícolas permanezcan separadas?”, preguntó. “¿O es con la intención de crear equidad y oportunidades, para que los niños que están creciendo en estos centros de trabajadores agrícolas, por ejemplo, tengan las mismas oportunidades que los niños que viven fuera de ellos?”.

Pocas opciones de vivienda asequible

Las opciones son limitadas para el 80% de los hogares de emigrantes encuestados que quieren permanecer en sus comunidades todo el año.

Existen algunas viviendas asequibles, pero no suficientes para satisfacer las necesidades de los trabajadores agrícolas.

El HCD ofrece viviendas multifamiliares y unifamiliares para trabajadores agrícolas durante todo el año a través del Programa de Subvenciones para Viviendas de Trabajadores Agrícolas Joseph Serna Jr. Proporciona fondos a los urbanizadores para que lo usen como apalancamiento cuando compiten por créditos fiscales para viviendas de bajos ingresos u otras fuentes de financiamiento para nuevas construcciones.

De 1978 a 2018, la dependencia gastó $271.5 millones –o alrededor de $6.8 millones por año– para desarrollar 138 proyectos con un total de 7,913 unidades, casi el 80% de las cuales están reservadas para trabajadores agrícolas.

Durante los últimos cinco años, el HCD ha concedido casi $300 millones más en financiamiento Serna para 56 nuevos proyectos de trabajadores agrícolas con 3,577 unidades. Muchos de los proyectos Serna actuales y futuros están ubicados en los mismos condados que los centros de migrantes.

El HCD dice que empezará a exigir a los urbanizadores y propietarios de los proyectos Serna que comercialicen las viviendas para todo el año entre los habitantes de los centros de migrantes.

La dependencia también pudiera potencialmente ofrecer prioridad a las familias del centro que quieran hacer la transición, dijo Suggs, director de la Oficina de Servicios Migrantes. La directiva requeriría legislación propuesta o cambios estatutarios, agregó Suggs.

“Queremos ofrecer un camino para los que entran”, dijo Suggs. “Tal vez (los centros) sean más un entorno de tipo transitorio y, luego, en última instancia, se conviertan en miembros de la comunidad”.

Aun así, las nuevas viviendas solo afectarán a un pequeño porcentaje del casi millón de trabajadores agrícolas del estado.

Es probable que los gobiernos locales y las organizaciones sin fines de lucro también tengan que encabezar la construcción de más viviendas para trabajadores agrícolas. Así es como se construyó Mutual Housing at Spring Lake en Woodland.

La vivienda ha proporcionado apartamentos asequibles permanentes para los trabajadores agrícolas desde marzo de 2015. Fue el primer complejo de este tipo en la zona de Sacramento, y usa fondos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos para ofrecer asistencia para la renta. Los habitantes pagan solo alrededor del 30% de sus ingresos en concepto de renta.

Mutual Housing California, urbanizadora sin fines de lucro de comunidades de viviendas asequibles, creó el complejo con financiamiento de múltiples fuentes, incluidos créditos fiscales federales y estatales, de la ciudad de Woodland y $1 millón del programa Serna. Pero un componente crucial del proyecto fue el uso de organizadores comunitarios para ayudar a la organización sin fines de lucro a desarrollar la relación con la ciudad y los trabajadores agrícolas, dijo Roberto Jiménez, director general de Mutual Housing California.

“Pasaron mucho tiempo sobre el terreno estableciendo relaciones que generaron confianza”, dijo Jiménez. “Así, cuando se construyeron las viviendas, teníamos la confianza necesaria y sabíamos dónde encontrar a la gente y ayudarles a acceder a ellas”.

La trabajadora agrícola Margarita Anaya de Chávez visita a su hijo en el Centro de Migrantes Davis en 2022. En ese entonces, le preocupaba que tuviera que dejar la escuela, donde participaba en programas deportivos y musicales, cuando el mismo cerraba por la temporada. Este año se trasladó a una vivienda permanente en Woodland.
La trabajadora agrícola Margarita Anaya de Chávez visita a su hijo en el Centro de Migrantes Davis en 2022. En ese entonces, le preocupaba que tuviera que dejar la escuela, donde participaba en programas deportivos y musicales, cuando el mismo cerraba por la temporada. Este año se trasladó a una vivienda permanente en Woodland.

Margarita Anaya de Chávez se trasladó allí en marzo, después de tres años en el Centro de Migrantes Davis en Dixon. Llevaba años queriendo instalarse, sobre todo por su hijo adolescente, que cursa el penúltimo año en Davis High School. Pero su sensación de urgencia aumentó cuando a su madre le diagnosticaron un cáncer en fase cuatro y empezó a recibir quimioterapia.

La búsqueda de una vivienda a largo plazo duró seis meses, incluso con la ayuda de los activistas de la vivienda del Condado de Yolo.

Este cambio ha sido beneficioso, dijo Anaya de Chávez. Antes de la mudanza, la familia se dividía: Anaya de Chávez regresaba a México y su hijo se quedaba en Davis con una tía. Ambos podían pasar semanas sin verse.

Ahora, su hijo ya no tiene que cambiar de escuela ni separarse de su familia. El asentamiento también ha aliviado la preocupación de Anaya de Chávez por no acudir a las citas médicas de su madre.

Paga $390 al mes por su nueva vivienda, solo $10 más que antes en el centro de migrantes. Anaya de Chávez ha tenido una experiencia tan positiva en las viviendas de Woodland que ahora las recomienda a familiares y amigos que aún viven en el centro de Davis.

En general, dijo, el nuevo complejo comparte muchas similitudes con la vivienda de los migrantes, en particular sus servicios y sensación de comunidad. Pero hay una gran diferencia.

“Ya no estoy preocupada”, dijo Anaya de Chávez. “En el campamento, siempre estaba preocupada”.

¿Son posibles los cambios en los centros de migrantes?

Convertir los centros en residencias para todo el año requeriría una acción por parte de la Legislatura y un aumento significativo de los fondos para renovaciones. La mayoría no están construidos para su uso durante todo el año, y muchas unidades carecen de calefacción.

Algunos legisladores californianos están dispuestos a estudiar la posibilidad, pero no se han comprometido del todo.

El presidente de la Asamblea, Robert Rivas, demócrata de Hollister, dijo que le gustaría tener una “mejor comprensión de cómo se usan (los centros de migrantes) y cómo el Estado puede apoyar al mejor uso de los sitios” y reconoció que el estilo de vida migratorio conduce a un “ciclo perpetuo de pobreza y de este legado de trabajo agrícola”.

Rivas, nieto de un trabajador agrícola, pasó parte de su infancia en viviendas proporcionadas por los cultivadores. En 2022, fue autor de una medida que requiere que el HCD estudie las condiciones de vivienda de los trabajadores agrícolas en todo el estado y desarrolle un plan para ayudar a mejorar su situación para 2026. El HCD planea iniciar el estudio este mes.

Rivas no llegó a decir que los centros de migrantes deberían estar abiertos todo el año, pero admitió que mantenerlos cerrados y vacíos durante meses “no tiene sentido”.

Juan Manuel Chapa y su esposa, Jessica Vela, sostienen a su hijo Jannick Dariel Chapa en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio.
Juan Manuel Chapa y su esposa, Jessica Vela, sostienen a su hijo Jannick Dariel Chapa en su apartamento del Centro de Migrantes Williams en julio.

La senadora Anna Caballero, demócrata de Merced, es autora de un proyecto de ley de 2018 que crea una exención a la regla que requiere que las familias se muden al menos a 50 millas de distancia después del cierre de los centros. La medida permitió a aquellos con niños en edad escolar permanecer en las comunidades cercanas a los centros. La política expirará en enero.

Caballero se mostró a favor de mantener los centros abiertos todo el año.

“Si la gente quiere quedarse, no veo por qué íbamos a obligarles a marcharse”, dijo Caballero.

Pero Caballero no estuvo tan segura de invertir fondos en la renovación de los centros, respondiendo “podría ser”, cuando se le preguntó si es hora de que el Estado gaste el dinero.

El HCD declinó pronunciarse sobre la disponibilidad durante todo el año, afirmando que los cierres y traslados anuales son necesarios para mantener las viviendas específicamente destinadas a los migrantes. Mantener sus unidades totalmente separadas asegura que los migrantes no compitan por la vivienda con los trabajadores agrícolas que permanecen en California todo el año, dijo Pablo Espinoza, portavoz del HCD.

También señaló las tasas de ocupación de los centros como prueba de la demanda. En el pico de la temporada de cosecha, los 24 centros de migrantes alcanzan el 99% de ocupación, según el HCD.

Algunos centros tienen listas de espera con docenas de familias, dijo Espinoza. El HCD no proporcionó las estadísticas de las listas de espera de todos los complejos, alegando que no exigen a los operadores de los centros que proporcionen datos una vez que las viviendas están llenas.

Cuando se le preguntó cuánto le costaría al Estado renovar los centros en viviendas para todo el año, Espinoza se negó a responder, diciendo que el HCD no se involucraría en hipótesis y no había calculado una estimación.

“Hay un situación de qué fue primero, el huevo o gallina, ¿verdad?”, dijo. “¿Hay un impacto porque los centros de migrantes no abren 12 meses al año? ¿O el impacto se debe a que las familias deciden marcharse?”.

Gráfico de Phillip Reese. Elaboración de las páginas por Gabriela Hanna, Susan Merriam y David Newcomb.