Anuncios

Se cree que dos estadounidenses murieron después de que la Policía dijera que su yate fue secuestrado en Granada; se les recuerda como una pareja de buen corazón

(CNN) -- Dos estadounidenses que podrían haber muerto tras el secuestro de su yate en Granada por tres presos fugados de la cárcel son recordados por sus conocidos como una pareja de buen corazón.

La pareja, identificada por su club náutico como Kathy Brandel y Ralph Hendry, una pareja de Virginia que estaba pasando el invierno recorriendo el Caribe oriental después de zarpar en su yate, el Simplicity, desde Hampton (Virginia) hasta Antigua.

Las autoridades aún no confirman la identidad de la pareja, pero la Policía de Granada declaró que tiene detenidos a tres hombres que se fugaron de la cárcel el 18 de febrero y que podrían haber matado a dos personas, al parecer ciudadanos estadounidenses.

"Kathy Brandel y Ralph Hendry son navegantes veteranos y miembros de la Asociación de Vela Salty Dawg (SDSA, por sus siglas en inglés) desde sus primeros días. De corazón cálido y capaz, ambos contribuyeron a la construcción de la SDSA y Kathy se sentó en la junta de la asociación durante dos años", dijo la SDSA en un comunicado de prensa.

El club compartió una declaración de la familia de Brandel y Hendry.

"Queremos llegar a toda la comunidad de navegantes para expresar nuestra gratitud a todos los que trabajaron para recopilar información de testigos presenciales y proporcionar apoyo de búsqueda y rescate. Significa mucho para nosotros que tanta gente se preocupara por Ralph y Kathy como amigos y compañeros de navegación que están dispuestos a detenerse y ayudar de cualquier forma posible", dijeron en un comunicado Nick Buro, hijo de Brandel, y Bryan Hendry, hijo de Hendry.

La familia también hizo un llamado a otros marineros y a cualquier persona no afiliada a la investigación oficial para que se detengan en sus búsquedas y agradeció a la Policía de San Vicente y las Granadinas y a los guardacostas por sus investigaciones.

"La única forma en que creemos que esta situación podría ser peor sería que alguien resultara herido o corriera peligro al intentar realizar las búsquedas", decía el comunicado.

Se creó una campaña GoFundMe en nombre de Nick Buro para ayudar a financiar la recuperación del yate y las pertenencias de la pareja, los gastos funerarios y el apoyo.

CNN se puso en contacto con las familias de los dos estadounidenses, pero no ha recibido respuesta.

Acusan de homicidio al sospechoso del crimen de Audrii Cunningham, luego de que hallaran el cuerpo en un río atado a una roca

Según la SDSA, la directora ejecutiva del club se puso en contacto con ellos después de que un "buen samaritano" que pasaba por allí se topara con un yate abandonado y encontrara la información de contacto del club.

"El miércoles 21 de febrero, la directora ejecutiva de la Asociación de Vela Salty Dawg, Tatja Hopman, fue alertada por un patrón de crucero de que el yate de un socio, Simplicity, estaba anclado y abandonado en una playa de la costa sur de la isla caribeña de San Vicente", explica el club. "El buen samaritano subió a bordo de la embarcación y observó que los propietarios, Ralph Hendry y Kathy Brandel, no se encontraban a bordo y halló pruebas de aparente violencia. Se publicó la información de contacto de la SDSA y se pusieron en contacto con la asociación". La asociación náutica dijo que el patrón también se puso en contacto con los guardacostas, que avisaron a la Policía de San Vicente.

Bob Osborn, presidente del club, ofreció sus condolencias a las familias y dijo que la violencia era inaudita.

"Se trata de un suceso muy perturbador y las autoridades aún no confirman los detalles, pero parece tratarse de un suceso trágico: nuestras esperanzas y oraciones están con Ralph y Kathy y la familia que los quiere", declaró Osborn en un comunicado. "Hablé con las familias y les ofrecí nuestro más sentido pésame y nuestra ayuda en todo lo posible. En todos mis años de navegar por el Caribe, nunca había oído hablar de algo así".

En una declaración el viernes, el Departamento de Estado de EE.UU. dijo que está "al tanto de estos informes que involucran a ciudadanos estadounidenses. Estamos supervisando la situación y buscando información adicional".

El sábado, el superintendente de la Real Fuerza Policial de San Vicente y las Granadinas, Junior O. Simmons, dijo a CNN que los sospechosos cooperan con la investigación y que se daría a conocer más información.

Jillian Sykes, Abel Alvarado y Aaron Eggleston, de CNN, contribuyeron a este informe.