Anuncios

Crecen las manifestaciones en rechazo al asalto a los tres poderes de Brasil

Sao Paulo, 9 ene (EFE).- Académicos, empresarios y líderes sociales elevaron su voz este lunes en Brasil para repudiar el asalto a las sedes de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema perpetrado el domingo por radicales bolsonaristas que buscaban un golpe de Estado.

En la Facultad de Derecho de la Universidad de Sao Paulo (USP) se reunieron decenas de estudiantes, autoridades y representantes de movimientos sociales para leer un manifiesto en el que mostraron su enérgico rechazo a la "tentativa frustrada de golpe de Estado".

"La depredación de las sedes de los tres poderes solo sirvió para cubrir de vergüenza nuestra patria. Estamos aquí para exigir, sin medias palabras, que los responsables por los crímenes de barbarie sean investigados, juzgados y castigados dentro de la ley", manifestó el rector de la USP, Carlos Gilberto Carlotti.

El acto de este lunes recordó a otro similar que tuvo lugar el pasado 11 de agosto, cuando también leyeron un manifiesto con más de un millón de firmas en defensa de la democracia, en medio de la feroz campaña de descrédito encabezada por el entonces presidente Jair Bolsonaro contra el proceso electoral.

El asalto a los tres poderes, que sumió en el caos a Brasilia durante cuatro horas y media del domingo, ocurrió justo una semana después de que el líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva asumiera la Presidencia.

Los ataques a las instituciones fueron ampliamente condenados por la comunidad internacional y por los más diversos sectores brasileños.

En este contexto, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil también pidió sanciones ejemplares para los manifestantes golpistas.

"Son manifestaciones antidemocráticas e ilegítimas que atacan a los tres poderes de manera vil. El Gobierno y las instituciones necesitan volver a funcionar dentro de la normalidad, pues Brasil tiene el enorme de desafío de volver a crecer y generar empleos", afirmó el presidente de la entidad, Robson Braga, en una nota.

La Federación Brasileña de los Bancos (Febraban) afirmó que la invasión y los destrozos causados en las sedes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial "exigen una firme reacción del Estado".

En la misma línea, la Confederación Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC) confía en "el esclarecimiento y el castigo de los responsables de los crímenes practicados contra la decisión manifestada en las urnas por la sociedad brasileña", en octubre pasado.

Según el Gobierno de Lula, han sido detenidas alrededor de 1.500 personas en las últimas 24 horas, acusadas de participar en el violento episodio que hizo recordar a la invasión del Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero de 2021 por parte de seguidores del expresidente Donald Trump.

(c) Agencia EFE