Anuncios

Crece la tensión entre Canadá y la India tras el presunto crimen de un líder religioso sij

Justin Trudeau y Narendra Modi
Justin Trudeau y Narendra Modi

NUEVA DELHI.- India expulsó este martes a un diplomático canadiense de alto rango y acusó a Canadá de interferir en sus asuntos internos, intensificando las tensiones con Ottawa debido a sus acusaciones de la participación india en el asesinato de un activista sij en suelo canadiense.

La escalada ocurrió un día después de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, afirmara que había “acusaciones creíbles” de que la India estaba implicada en el asesinato de Hardeep Singh Nijjar, un defensor de la independencia sij que fue baleado el 18 de junio frente a un centro cultural en Surrey, Columbia Británica. En respuesta, Canadá expulsó a un alto diplomático indio.

Nueva Delhi tildó las acusaciones de “absurdas”.

Hardeep Singh Nijjar, referente del sijismo, fue asesinado a tiros frente a un templo sij en Surrey, Reino Unido el pasado 18 de junio
Hardeep Singh Nijjar, referente del sijismo, fue asesinado a tiros frente a un templo sij en Surrey, Reino Unido el pasado 18 de junio

La India ha luchado contra un movimiento que intenta establecer una patria sij independiente conocida como Khalistan desde la década de 1980, cuando un asalto a separatistas en un importante templo llevó al asesinato de un primer ministro y a una ola de violencia anti-sij.

Nijjar era buscado por las autoridades indias, quienes acusaban al activista de estar involucrado en un presunto ataque a un sacerdote hindú en la India y habían ofrecido una recompensa en efectivo por información que llevara a su arresto. En el momento de su muerte, Nijjar estaba organizando un referéndum no oficial de independencia.

Gurpatwant Singh Pannun, un abogado y portavoz de la organización Sikhs For Justice, ha afirmado que Nijjar fue advertido por funcionarios de inteligencia canadienses de que era blanco de asesinato por mercenarios antes de ser tiroteado.

Acusaciones creíbles

Trudeau declaró el lunes ante el Parlamento que las agencias de seguridad canadienses estaban investigando “acusaciones creíbles de un posible vínculo entre agentes del gobierno indio y el asesinato de un ciudadano canadiense”.

“Cualquier implicación de un gobierno extranjero en el asesinato de un ciudadano canadiense en suelo canadiense es una violación inaceptable de nuestra soberanía”, afirmó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la India desestimó la acusación y dijo que era “absurda y motivada” y acusó a Canadá de albergar “terroristas y extremistas”.

“Tales acusaciones infundadas buscan desviar la atención de los terroristas y extremistas khalistaníes, a quienes se les ha brindado refugio en Canadá y continúan amenazando la soberanía e integridad territorial de la India”, escribió en un comunicado la cartera el martes.

India ha exigido durante mucho tiempo que Canadá tome medidas contra el movimiento independentista sij, que está prohibido en la India pero cuenta con el apoyo en países como Canadá y el Reino Unido, que tienen poblaciones diaspóricas sij significativas. Canadá tiene una población sij de más de 770.000, aproximadamente el 2% de su población total.

En marzo, el gobierno de Modi convocó al alto comisionado canadiense en Nueva Delhi, el principal diplomático en el país, para quejarse sobre las protestas de independencia sij en Canadá. En 2020, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la India también convocó al principal diplomático por comentarios hechos por Trudeau sobre un movimiento de protesta agrícola asociado con el estado de Punjab, donde viven muchos sijs.

Los críticos acusan al gobierno nacionalista hindú de Modi de buscar reprimir a disidentes y activistas utilizando leyes de sedición y otras armas legales. Algunos críticos de su administración, incluidos intelectuales, activistas, cineastas, estudiantes y periodistas, han sido arrestados, lo que, según los opositores de Modi, ha creado una cultura de intimidación.

Tensión

Las expulsiones mutuas ocurren en medio de un aumento de tensión en las relaciones entre ambos países. Las conversaciones comerciales se han estancado y Canadá acaba de cancelar una misión comercial a India que estaba planeada para el otoño boreal.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, observa durante el inicio de la segunda sesión de trabajo de la Cumbre de Líderes del G20 en el Bharat Mandapam en Nueva Delhi el 9 de septiembre de 2023.
El primer ministro de la India, Narendra Modi, observa durante el inicio de la segunda sesión de trabajo de la Cumbre de Líderes del G20 en el Bharat Mandapam en Nueva Delhi el 9 de septiembre de 2023. - Créditos: @Agencia AFP

Trudeau reveló en el Parlamento que mencionó el asesinato de Nijjar al primer ministro indio Narendra Modi durante la reunión del G20 en Nueva Delhi la semana pasada. Dijo que le expresó a Modi que cualquier implicación del gobierno indio sería inaceptable y que solicitó cooperación en la investigación.

En la reunión del G20, Modi expresó “fuertes preocupaciones” sobre la forma en que Canadá maneja el movimiento de independencia sij durante una reunión con Trudeau, según el comunicado de la India

El comunicado instó a Canadá a trabajar con India en lo que Nueva Delhi describió como una amenaza para la diáspora indo-canadiense y calificó al movimiento sij como “promotor del separatismo y la incitación a la violencia” contra diplomáticos indios. A principios de este año, simpatizantes del movimiento Khalistan vandalizaron consulados indios en Londres y San Francisco.

Mientras estaba en Nueva Delhi para el G20, Trudeau se saltó una cena organizada por el presidente indio y según informes de medios locales, Modi lo ignoró y solo tuvo una reunión rápida en lugar de una reunión bilateral. Para empeorar las cosas, Trudeau quedó varado en la India durante 36 horas después de que terminara la cumbre debido a un problema mecánico en su vuelo. “El turbulento viaje de Trudeau a la India se niega a terminar”, decía el titular en el sitio web de India Today la semana pasada.

Agencia AP