Crean válvula impresa en 3D que convierte un visor de esnórquel en respirador

Jason Murdock

Una nueva empresa de tecnología de Italia ha sido elogiada por su enfoque experimental y ágil tras adaptar un visor de esnórquel para convertirlo en un respirador hospitalario viable.

Isinnova, fundada y dirigida por Cristian Fracassi, se ha unido a los recientes esfuerzos para resolver la escasez de válvulas de ventilación en algunos hospitales italianos con el uso de la impresión 3D, adaptando un producto vendido por Decathlon y convirtiéndolo en un dispositivo respiratorio funcional para el tratamiento del nuevo coronavirus.

La empresa patentó la válvula de enlace pero liberó sus diseños para que los expertos puedan reproducir su trabajo de manera gratuita. Hasta ahora, las pruebas han resultado exitosas, señaló el equipo en una publicación de su blog.

Italia tiene el mayor número de infecciones por COVID-19 fuera de China, con más de 74,000 casos confirmados. Actualmente, el país está en cuarentena, pero algunos hospitales están saturados.

Lee más: De Skype a Houseparty: cómo descargar las apps y hacer videollamadas grupales

Isinnova señaló que fue contactada por el antiguo director médico del hospital Gardone Val Trompia en la provincia de Brescia, el Dr. Renato Favero, que compartió una idea para construir dispositivos de asistencia respiratoria utilizando componentes impresos en 3D tras el trabajo anterior del equipo con expertos del Hospital Chiari de la región.

Con este nuevo enfoque, se adaptaría un dispositivo de consumo que ya está en el mercado. En este caso, la empresa utilizó el visor de buceo Easybreath.

“La empresa estuvo dispuesta a cooperar de inmediato proporcionando… el dibujo del visor que habíamos identificado. El producto fue desmantelado, estudiado, y se evaluaron los cambios que se debían hacer. Posteriormente, se diseñó un nuevo componente para garantizar la conexión con el respirador. Bautizamos al enlace como válvula Charlotte, y lo imprimimos rápidamente con un sistema de impresión 3D”, explicó el equipo de Isinnova.

Se probó un prototipo totalmente funcional en el Hospital Chiari y se demostró su efectividad, aunque la empresa ha hecho énfasis en que el diseño sigue siendo “un dispositivo biomédico no certificado”. 

Entérate: Qué es el plasma convaleciente que Nueva York prueba ante el coronavirus

Isinnova señaló que ha patentado la nueva válvula de enlace.

A pesar de su potencial para salvar vidas, las primeras válvulas impresas en 3D se basaron en diseños existentes, lo que dio como resultado varios riesgos legales, informó el diario italiano La Stampa.

En ese punto, se lee en el blog de Isinnova: “Decidimos patentar urgentemente la válvula de enlace (Válvula Charlotte), para evitar cualquier especulación en el precio del componente. Aclaramos que la patente seguirá siendo de uso libre, debido a que nuestra intención es que todos los hospitales que lo necesiten puedan usarla de ser necesario”. 

La empresa italiana compartió en línea los diseños de la válvula dibujados a mano, así como las guías de impresión. Decathlon declaró al diario La Voix du Nord que un hospital de París también está probando el visor adaptado Easybreath.

Newsweek se ha puesto en contacto con Decathlon para que comente sobre la fabricación posterior de visores. El equipo de Isinnova ha dicho que el proyecto es “totalmente sin fines de lucro” y que no recibe dinero de la venta de los visores.

Te puede interesar: El G20 se reúne de urgencia frente al coronavirus, que ya dejó casi 22,000 muertos

Aún no está claro con cuántas personas se han utilizado los visores y qué hospitales de Italia utilizan actualmente los diseños de producción. Isinnova fue contactada para pedir sus comentarios.

El trabajo de Fracassi, fundador de Isinnova, ha sido elogiado en las redes sociales. Él escribió: “Haber impreso esas válvulas nos hizo darnos cuenta de que no podemos parar, que es necesario ayudar.

“Nos gustaría esperar los resultados de todas las pruebas (que hasta el momento han sido positivos), pero pensamos que cada minuto es crucial”, añadió. “Médicos, enfermeras, hospitales, difúndanlo, estúdienlo y ayúdennos a mejorarlo: nosotros los mantendremos informados sobre cómo poner en práctica esta nueva idea (siempre de manera gratuita, pero esta vez, patentada por nosotros)”. 

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek