Anuncios

Críticas a la UE en un tributo en Miami del exilio cubano a políticos de Vox

Miami, 23 feb (EFE).- La presidenta del partido español Vox en Madrid, Rocío Monasterio, y el eurodiputado de la misma formación de ultraderecha Herman Terscht recibieron este jueves en Miami (Florida) las llaves de la ciudad y el título de Embajadores del Exilio por sus trabajo en pro de "una Cuba libre".

El Museo de la Diáspora Cubana fue el escenario de un homenaje a los dos políticos españoles durante el cual no solo hubo duras palabras para los Gobiernos de Cuba, otras "dictaduras comunistas" y las organizaciones izquierdistas latinoamericanas Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla, sino también para la Unión Europea (UE).

"Es una ignominia que la UE esté financiando al régimen comunista cubano", dijo Orlando Gutiérrez, dirigente de la Asamblea de la Resistencia Cubana y una de las figuras destacadas del exilio cubano, que asistió en pleno al homenaje.

Gutiérrez consideró una contradicción que la Unión Europea imponga sanciones a Rusia y a la vez coopere con Cuba.

Marcell Felipe, de la Inspire America Foundation, aseveró que después de las protestas del 11 de septiembre y debido a la crisis económica y social, el régimen de Cuba está en "vida artificial" por primera vez en 63 años.

A su juicio, de las dos posibles tablas de salvación, que, según dijo, son Washington y Bruselas, la primera está "neutralizada", pues gracias en gran parte al senador demócrata de origen cubano Bob Menéndez se ha logrado una política bipartidista que no ceja en su presión al Gobierno de Cuba.

El problema está en Bruselas, la capital europea, agregó Felipe.

El más duro en sus críticas a Europa por su postura hacia Cuba fue Terscht, quien dijo que el vicepresidente de la Comisión Europea y alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el español Josep Borrell, no desaprovecha ocasión alguna de ayudar a las "dictaduras" de Cuba y Venezuela.

Terscht dijo que "comunismo y socialismo son dos formas de llegar al infierno" y acusó a los socialdemócratas europeos, a los que llamó "comunistas veganos", de llevar décadas viendo a América Latina como "una especie de "terrarium" para sus experimentos sociales" sin importarles el daño ocasionado a millones de personas.

El eurodiputado consideró a Cuba el "pozo de veneno" de donde han salido "productos" como Venezuela y Nicaragua.

Monasterio, por su parte, prometió que no va parar hasta cumplir la promesa que hizo a sus hijos de volver a una Cuba ya con la libertad que le fue "secuestrada" en 1959.

Hija de un cubano y una española que huyeron de la isla tras el triunfo de la revolución, la política española dijo llevar a Cuba en el corazón e instó a las organizaciones del exilio a colaborar con el Foro de Madrid creado por Vox como respuesta al Foro de Sao Paulo.

(c) Agencia EFE