Crímenes de odio se disparan 139 por ciento en la ciudad de Nueva York

·2  min de lectura
Un joven liderado por asiáticoamericanos e isleños del Pacífico (AAPI), y los simpatizantes se manifiestan y marchan para condenar el odio y la violencia contra la comunidad asiática en San Francisco, California, el 26 de marzo de 2021. ((EPA))
Un joven liderado por asiáticoamericanos e isleños del Pacífico (AAPI), y los simpatizantes se manifiestan y marchan para condenar el odio y la violencia contra la comunidad asiática en San Francisco, California, el 26 de marzo de 2021. ((EPA))

Los delitos de odio aumentaron un 139 por ciento en lo que va de año en la ciudad de Nueva York en comparación con el mismo periodo de 2020, según las estadísticas del Departamento de Policía de Nueva York.

Detrás de esas cifras hubo un aumento de incidentes de odio denunciados contra la comunidad AAPI del 400 por ciento.

Otros grupos como las personas LGBTQ, los afroamericanos y los judíos también registraron aumentos, con informes de crímenes de odio que aumentaron en un 244.86 por ciento y 69 por ciento, respectivamente.

Los aumentos, aunque dramáticos, pueden reflejar el hecho de que muchas personas permanecieron en el interior durante el comienzo de la pandemia.

Aun así, los líderes asiático-americanos de todo el país afirman que sus comunidades están asediadas, ya que un brote de xenofobia antiasiática se extendió junto con el coronavirus.

“La invisibilidad política y social de los asiático-americanos tiene consecuencias en la vida real”, declaró Chris Kwok, miembro de la junta directiva del Colegio de Abogados Asiático-Americano de Nueva York, a The New York Times. En un solo día en Nueva York, el pasado mes de febrero, cuatro mujeres asiático-americanas diferentes fueron agredidas, incluida una mujer que fue empujada al suelo a plena luz del día en una calle abarrotada de Queens.

“Nunca había llorado así”, indicó entonces Maggie Cheng, su hija, tras ver el vídeo del incidente. “Ver a mi madre lanzada así, parece una pluma. Parece una muñeca de trapo”.

El ex presidente Donald Trump hizo poco para combatir los estereotipos perjudiciales que, según los líderes asiáticos, alimentan los ataques. Trump demonizó con frecuencia a los chinos por el hecho de que el coronavirus comenzó a propagarse en la ciudad de Wuhan, China, y calificó la pandemia como el “virus de China” y la “gripe Kung”.

Leer más: Mujer que dejó teléfono en taxi y acusó a adolescente afroamericano de robarlo es acusada de delitos de odio

A pesar de los impactantes incidentes de odio antiasiático que se producen en todo el país, los sucesos no suelen ser denunciados por las comunidades de color por miedo a colaborar con la policía, e incluso cuando la gente presenta denuncias, las condenas suelen ser difíciles a menos que los atacantes hagan comentarios explícitamente racistas o tengan un historial de incidentes por prejuicios.

Otros han señalado que es probable que el aparente aumento de las agresiones es parte de un fenómeno mucho más complicado. Los datos son a menudo poco fiables y autodeclarados, y podrían reflejar una creciente prioridad social en torno a la detención de los delitos de odio más que un aumento real de los mismos.

Como el asesinato de Vincent Chin en 1982 y otros incidentes ponen de manifiesto, el odio y la violencia contra los asiáticos tienen una larga historia en Estados Unidos.

Relacionados

Nueva York quiere crear zonas de fiesta 24 horas similares a Berlín

Festejos de 4 de julio en Nueva York, con sabor prepandemia

Jefa de derechos ONU pide compensar a víctimas del racismo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.