Se acabó la fiesta del Covid-19: cierran la zona de bares de Magaluf que albergan el 'turismo de borrachera'

Redacción Noticias
·2  min de lectura
Imagen de Punta Ballena, en Magaluf, lleno de turistas extranjeros en verano del año pasado (Photo by Clara Margais/Getty Images)
Imagen de Punta Ballena, en Magaluf, lleno de turistas extranjeros en verano del año pasado (Photo by Clara Margais/Getty Images)

Poco le ha durado la fiesta a los turistas británicos que están desfasando estos días en Baleares saltándose todas las normas de la nueva normalidad tras la pandemia del Covid-19. Y es que el gobierno regional de las islas Baleares ha ordenado el cierre inmediato de los bares en tres calles de Mallorca conocidas como el epicentro del 'turismo de borrachera', para prevenir la transmisión del coronavirus.

Las autoridades emitieron la orden para todos los establecimientos en la "Calle de la Cerveza" y la "Calle del Jamón", como son conocidas las populares áreas de celebraciones cerca de la playa de Palma de Mallorca, y otro bulevar en la vecina playa de Magaluf.

El ministro regional de turismo, Iago Negueruela, dijo que el archipiélago del Mediterráneo quiere además sacudirse la reputación de destino para fiestas descontroladas. El archipiélago está tratando de conseguir una imagen de destino seguro para turistas luego de tres meses de paralización de la economía debido a la pandemia. Más de 30% de la economía de las islas depende del turismo.

"No queremos turistas incívicos en nuestras islas, que no vengan", dijo Negueruela en una conferencia de prensa, al anunciar que los establecimientos en cuestión deberán cerrar hasta nuevo aviso.

Negueruela añadió que si los turistas 'de borrachera' se van "a otras zonas y hay establecimientos que potencian ese tipo de clientela también serán cerrados y serán prohibidos, no nos temblará la mano".

Como parte de las medidas de prevención contra el coronavirus, el ejecutivo balear prohibirá también en todo su territorio el uso de pajitas largas de plástico y de vasos de más de medio litro para evitar el consumo compartido de bebidas alcohólicas.

Las escenas de turistas ebrios en Mallorca ignorando las normas de distanciamiento social y sin tapabocas se volvieron virales en medios sociales en las últimas semanas y ocuparon titulares en Alemania y Gran Bretaña, de donde provienen muchos turistas.

No es la primera vez que las populares Islas Baleares tratan de controlar los excesos alcohólicos. Hace unos meses, el gobierno regional aprobó una ley que prohíbe la organización y promoción de recorridos de bares, y la promoción de ventas de bebidas alcohólicas con horarios especiales y descuentos.

Prohibieron además la práctica de saltar de los balcones de hoteles hacia piscinas, algo que causó muertos y heridos.

Con información de agencias