Covid-19 desde adentro: así se producen los informes de Telefe Noticias en el Hospital Posadas

Pablo Mascareño

En primera persona. Con ese foco inapelable, con la voz que emana de los protagonistas. Ese es el tono de Covid-19 Desde adentro, el segmento de Telefe Noticias que refleja la actividad cotidiana dentro del Hospital Nacional Profesor Alejandro Posadas, ubicado sobre la Autopista del Oeste, en la localidad de El Palomar. A pocos minutos del centro porteño, la realidad del nosocomio convierte a esa estructura monumental del conurbano en un universo con autonomía propia. Una ciudad dentro de otra al servicio de la salud pública.

El equipo de Telefe convive, desde hace tres semanas, con la realidad de un lugar clave en torno a la asistencia de personas con coronavirus. "Buscamos el Hospital Posadas porque es el centro de salud más grande de la Argentina. En su área de influencia tiene 6.000.000 de potenciales pacientes", explica a LA NACION Roberto Mayo, gerente de Noticias del canal, el máximo responsable de guiar los destinos periodísticos de la emisora.

"Todos los días tenemos miedos nuevos", confiesa una enfermera que trata directamente con pacientes infectados. Las cámaras indagan en ese lugar casi anónimo y esencial. Ponen en relieve, ya no solo la tarea de los profesionales, sino que también los escucha. Un ejercicio catártico para aquellos que trabajan aliviando al otro, pero que también padecen aprensiones, angustias e incertidumbres en medio de la pandemia histórica que nos afecta sin distinción de fronteras, eslabones sociales ni credos.

Las cámaras de Telefe retratan el pulso diario de lo que sucede dentro del Posadas. Resulta conmovedor esa doble mirada inteligente y sensible que revela este trabajo. Es que, sin obviar la magnitud de la tarea médica, no se priva de retratar el perfil humano de los profesionales. Así aparece el primer plano de una enfermera que recuerda ese último abrazo compartido, y permitido, con sus compañeros antes del ingreso del primer paciente con Covid-19 o una colega que, emocionada con lágrimas que le empañan la mirada, reconoce que debe alejar a su hijo cuando el pequeño la recibe en su casa con un abrazo. La vida cambió para todos. De eso no hay dudas. También para ellos que tienen sueldos magros y vocación desbordante. "En la primera persona se puede transmitir la verdad de la enfermedad. Somos periodistas y contamos historias. Es eso. Ahí no nos equivocamos", reconoce Mayo, profesional de dilatada trayectoria en la televisión argentina.

Cada episodio se estrena en la edición del noticiero de las 20, conducida por Cristina Pérez y Rodolfo Barili. El equipo responsable de Covid-19 Desde adentro, que convive buena parte del día en el Hospital Posadas, está integrado por los camarógrafos Gerardo Piantoni y Matías Tomeo, el periodista y productor Pablo Kuperszmit y el doctor Daniel López Rosetti. En las instalaciones de Telefe, en la localidad de Martínez, la edición está a cargo de Daniel Tau, la producción y el guion es responsabilidad de Andrea Schellemberg y la producción general es de Tristán Noblia.

Trabajo de trinchera

A comienzos de la década del 50, el histórico centro de salud fue pensado por la Fundación Eva Perón para cumplir funciones en la atención de enfermos con afecciones pulmonares crónicas y con especial dedicación a pacientes afectados por tuberculosis. Hoy es un lugar referencial a la hora de pensar en la internación y cuidados de quienes padecen coronavirus.

La doctora Adriana Fernández enumera en qué cosiste el uniforme que deben colocarse los médicos a la hora de vincularse con los enfermos, mientras la cámara muestra ese amplio salón con la indumentaria desplegada para ser utilizada por los profesionales. La zona vedada al alcance del televidente. El trabajo visual es muy cuidado. Ahonda en primeros planos y en detalles que significan. Una gaveta con insumos resulta bien gráfica para el ojo ajeno al universo médico. Las secuencias que se sumergen en las habitaciones y muestran a los pacientes en sus camas son un retrato crudo que no necesita mayores palabras. Poética de la imagen con sus signos propios. Inequívocos.

Sentí que iba, de alguna manera, a la guerra. Puede sonar exagerado, pero es lo más parecido a eso que me sucedió en mi vidaPablo Kuperszmit

Una madre solloza, mientras explica que permanece día y noche acompañando a su hija discapacitada que se contagió el virus en el hogar de cuidados especiales en el que vive. Detrás, la chica asistida por los profesionales. El ojo puesto equidistante entre la información científica y el sentir humano. Allí aparece el valor agregado de cada informe. Su peso específico. Sin golpes bajos ni morbosidad, pero con elocuencia que dimensiona la tragedia. Para el periodista Pablo Kuperszmit, la experiencia tiene mucho que ver con la cobertura de una situación bélica desde el propio campo de batalla: "Recuerdo una reunión que tuvimos con Roberto Mayo y la gente de Seguridad e Higiene del canal. Ahí sentí que iba, de alguna manera, a la guerra. Puede sonar exagerado, pero es lo más parecido a eso que me sucedió en mi vida, porque jamás fui a una experiencia de ese tipo. Los primeros días sentí una tensión que nunca había sentido. En este trabajo pasé por muchas tensiones, pero esta tiene una particularidad: el miedo".

La pre producción de la cobertura periodística significó cumplir un riguroso protocolo exigido por el Ministerio de Salud de la Nación y una exhaustiva preparación de los equipos humanos de parte del canal. "Hicimos todos los pedidos formales al Ministerio de Salud de la Nación, nos requirieron un montón de condiciones para el cuidado del equipo. Y lo mismo tuvimos que hacer a nivel interno, dado que Viacom CBS tiene protocolos muy estrictos. Como la compañía está transitando una experiencia similar en Nueva York, eso nos permitió que se entendiese mejor lo que queríamos hacer", explica Roberto Mayo, recordando la pertenencia de Telefe a una corporación internacional.

La elección del equipo periodístico es producto de un trabajo de selección con varias aristas a evaluar: los integrantes debían vivir solos, ser jóvenes, no conformar un grupo de riesgo, tener un excelente estado de salud, y contar con movilidad. Además, desde ya, debían tener el deseo de involucrarse en una experiencia que, a pesar de los cuidados extremos, puede conllevar algún grado de riesgo. Cuando la cobertura culmine, los integrantes del staff de Telefe deberán pasar los necesarios 14 días de confinamiento antes de retomar sus tareas habituales.

El miedo, palabra tabú si las hay, forma parte de una paleta de colores posible. El periodista Pablo Kuperszmit no duda en reconocer sus temores: "Los primeros días el miedo no mermó, sino que creció un poco más. Una cosa es imaginar la teoría y otra, muy distinta, cuando me tocó entrar, por primera vez, al cuarto piso, sector D, del Hospital Posadas, donde todos los pacientes son Covid-19. Acompañar a un enfermero y que se abriera la puerta de una habitación donde había dos pacientes infectados fue un momento bastante tenso. Conversé desde la puerta con ellos, eso superó todo lo imaginado a nivel estrés. Con el correr de las jornadas, la tensión no desaparece y, en cierto punto, es bienvenida porque es lo que te hace mantener alerta y no cometer errores. Si me relajara del todo tendría más riesgos de descuidar la seguridad sanitaria". Kuperszmit también está realizando un trabajo de campo en el Hospital Provincial Mariano y Luciano de la Vega, de Moreno.

"Nuestro equipo ingresó al Posadas hace dos semanas y sigue allí. Es un trabajo que toma mucho tiempo porque, además de todas las precauciones de distanciamiento y protección que se deben aplicar, hay que tener mucho cuidado con la gente. Estar atentos a quién quiere hablar y quien no, en qué momento se puede grabar y cuando no", finaliza Roberto Mayo confiado en la profunda dimensión que tiene este servicio periodístico que coloca el foco haciendo hincapié en la tarea sanitaria, pero, sobre todo, en los seres humanos que la sostienen.

Los episodios de Covid-19 Desde adentro conforman una pieza periodística de factura impecable y de textura agridulce: ahonda en lo amoroso del servicio médico y en los lazos que se tienden con la comunidad, pero recuerda, en cada imagen, la trágica pandemia que paralizó el mundo. "El Posadas, con cinco mil trabajadores de la salud, está ante el mayor desafío de su historia", la voz en off del doctor Daniel López Rosetti lo explica concluyente.