Anuncios

Corte de Texas rechaza la última apelación para retrasar la ejecución de Iván Cantú

La Corte de Apelaciones Penales de Texas rechazó hoy una última apelación que intenta probar la inocencia de Iván Cantú, condenado a la pena capital por asesinar a su primo y la pareja de este y cuya ejecución está prevista para mañana, miércoles en Texas.

La apelación ofrecía supuestas nuevas evidencias que probarían que se presentaron declaraciones falsas de testigos en el juicio y que los abogados designados por el tribunal fueron ineficaces a la hora de defenderlo.

Cantú, fue condenado a muerte en 2001 por el homicidio de su primo, James Mosqueda, de 27 años, y Amy Kitchen, la prometida de Mosqueda, de 22, ocurrido en Dallas en el año 2000.

La ejecución fue aplazada dos veces, en 2012 y 2023, y su defensa pidió el jueves pasado que se le otorgara una nueva audiencia para el hispano, de 50 años.

La petición para detener la ejecución, respaldada por el grupo MoveOn, fue presentada al fiscal de distrito del condado Collin, Greg Willis, y la Corte Penal de Apelaciones de Texas.

A la causa se ha unido el congresista Joaquín Castro, que pidió la semana pasada que se reabra el caso.“Texas no debería apresurarse a ejecutar a un hombre potencialmente inocente”, expresó el demócrata.

La abogada de Cantú, Gena Bunn, y el productor de podcast Matt Duff sostienen que han encontrado nueva evidencia que echaría abajo el testimonio del principal testigo de la acusación, que ya murió.

También señalan que hubo errores por parte de un abogado defensor que representó a Cantú porque no solicitó pruebas de ADN ni de balística, entre otras, y tampoco llamó a ningún testigo, según la petición citada por el canal NBC.

En el argumento final del juicio, el entonces abogado de Cantú admitió la culpabilidad de su cliente en contra de la voluntad de este lo que llevó al hispano a interrumpir el juicio y solicitar representarse a sí mismo, pero su petición fue denegada.

El caso también ha atraído la atención del público y de celebridades como Kim Kardashian, Jane Fonda y Martin Sheen, que han pedido que se revise la sentencia de Cantú.