La Corte Suprema de Estados Unidos anuló el caso Roe vs. Wade. ¿Qué significa esto para la Florida?

·4  min de lectura
John Raoux/AP

La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de anular el caso Roe vs. Wade significa que ahora depende de cada estado decidir si el aborto es legal y en qué medida. En la Florida, dirigida por el gobernador republicano Ron DeSantis y una legislatura controlada por los republicanos, eso puede significar mayores restricciones al acceso al aborto.

En abril, DeSantis promulgó un proyecto de ley que prohíbe la mayoría de los abortos después de las 15 semanas de embarazo, que entrará en vigor el 1º de julio. Anteriormente, la Florida permitía el aborto hasta el tercer trimestre, unas 24 semanas. Pero a diferencia de al menos otros 18 estados, la Florida no ha mantenido ninguna prohibición al aborto anterior a Roe en los libros ni ha aprobado ninguna de las llamadas leyes “de activación” que prohibirían el aborto directamente en el momento en que Roe vs. Wade fuera anulado.

Después de que se filtrara en mayo un borrador de la opinión mayoritaria de la Corte Suprema para poner fin a las protecciones federales al aborto, DeSantis y otros republicanos de alto nivel de la Florida se mantuvieron en silencio sobre sus planes futuros. Algunos observadores dicen que la Florida pudiera seguir el camino de otros estados controlados por los republicanos como Oklahoma, Idaho y Texas, y aprobar un proyecto de ley de “latido del corazón” que prohibiría los abortos después de las seis semanas, antes de que incluso se detecten muchos embarazos.

Un portavoz de DeSantis no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el viernes por la mañana.

LEA MÁS: La Corte Suprema de Estados Unidos anula el caso Roe vs. Wade

Los grupos antiabortistas también han presionado a los líderes estatales para que consideren la prohibición de la medicación abortiva que, según los reguladores federales, permite a las personas inducir abortos en casa de forma segura. La ley de Florida ya prohíbe a los médicos recetar estos medicamentos por internet o por teléfono.

La mayoría de los habitantes de la Florida quieren que el aborto siga siendo legal en la mayoría de los casos, según una encuesta realizada en mayo por la Universidad Atlántica de la Florida (FAU) entre más de 500 floridanos. Esa encuesta mostró que el 67% de las personas quiere que el aborto sea legal en todos o en la mayoría de los casos, incluyendo al 85% de los demócratas, al 52% de los republicanos y al 63% de los independientes.

Impedimentos para el acceso al aborto

La Florida ha dificultado el acceso al aborto en los últimos años. El estado aprobó en 2020 una ley que obliga a las menores de edad que quieran abortar a obtener el consentimiento de sus padres. Y, en abril, un juez de la Florida confirmó la legislación que requiere que las personas esperen 24 horas después de una visita inicial al médico antes de que puedan someterse un aborto.

Mientras tanto, la inminente prohibición de las 15 semanas en el estado ya enfrenta amenazas legales. A principios de este mes, varias delegaciones de Planned Parenthood de la Florida y proveedores de abortos individuales presentaron una demanda para impugnar la prohibición. Una sinagoga de Boynton Beach también demandó al estado, diciendo que la ley viola los derechos de libertad religiosa y las protecciones de privacidad de la constitución estatal.

La ley contiene las prohibiciones al aborto más estrictas de la Florida desde la decisión de la Corte Suprema en el caso Roe vs. Wade en 1973, y no contiene excepciones para los embarazos que son resultado de una violación, incesto o tráfico de personas. Según la ley, las mujeres aún pueden obtener un aborto si su salud está amenazada o si su bebé tiene una “anormalidad fetal fatal”.

DeSantis ha sido amigable con los activistas antiabortistas desde que se convirtió en gobernador en 2019. Después de firmar la prohibición de las 15 semanas en abril, dijo en un comunicado que estaba “orgulloso de firmar esta gran pieza de legislación que representa las protecciones más significativas para la vida en la historia moderna del estado”.

La prohibición de las 15 semanas afecta a ‘los más vulnerables’

Laura Goodhue, portavoz de Planned Parenthood en la Florida, dijo al Miami Herald en mayo que la ley de las 15 semanas afectará de forma desproporcionada a “los más vulnerables” del estado, incluyendo a aquellos “que tienen dificultades para acceder a la atención médica o si algo ha ido terriblemente mal” en sus embarazos.

Aunque Goodhue dijo que la Florida se ha mantenido como un relativo refugio para el aborto en el sur, en medio de medidas aún más estrictas en otros estados, los proveedores habían estado anticipando la anulación de Roe vs. Wade y lo que pudiera venir después.

“Nos hemos estado preparando, así que estaremos aquí para nuestros pacientes pase lo que pase”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.