Anuncios

Corte de la ONU decidirá sobre solicitud de Sudáfrica de ordenar cese a la ofensiva israelí en Gaza

La sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Holanda, el 19 de septiembre de 2023. . (AP Foto/Peter Dejong)

LA HAYA, Holanda (AP) — El máximo tribunal de Naciones Unidas emitirá una decisión el viernes sobre la solicitud de Sudáfrica de emitir órdenes provisionales en una acusación de genocidio contra Israel, las cuales incluyen ordenarle que detenga su ofensiva en Gaza.

La decisión es un paso preliminar en una acusación presentada por Sudáfrica en la Corte Internacional de Justicia, en la que afirma que la acción militar del ejército israelí en su guerra contra Hamás en Gaza equivale a un genocidio. Israel niega categóricamente la acusación y ha pedido a la Corte que deseche el caso.

La Corte anunció el miércoles la fecha para la decisión provisional.

Israel lanzó un intenso ataque por tierra y aire en Gaza poco después de que militantes de Hamás tomaron por asalto comunidades israelíes el 7 de octubre, provocando la muerte de alrededor de 1.200 personas, principalmente civiles.

Israel boicotea frecuentemente a los tribunales internacionales y las investigaciones de la ONU, afirmando que son injustas y sesgadas. Pero los líderes de ese país enviaron un equipo legal de alto nivel a los dos días de audiencias realizadas a principios de este mes, una señal de la seriedad con la que consideran el caso y una indicación de que pueden existir preocupaciones de que cualquier orden del tribunal de detener las operaciones sería un importante golpe a la posición internacional de ese país.

No está claro si Israel cumplirá con las solicitudes de medidas provisionales hechas por Sudáfrica en caso de que la corte apruebe algunas o todas ellas.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha jurado seguir adelante con la ofensiva hasta lograr la “victoria total” contra Hamás, que inició la guerra con su ataque a través de la frontera el 7 de octubre, matando a cerca de 1.200 personas y secuestrando a 250 más.

El Ministerio de Salud de Gaza señaló que en la ofensiva han muerto al menos 25.490 personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, y que 63.354 han resultado heridas. Su recuento no diferencia entre civiles y combatientes. Oficiales de la ONU han expresado que aún más personas podrían morir por enfermedades, mientras que al menos la cuarta parte de la población enfrenta la hambruna.

Los ataques de Israel han desplazado a cerca de 85% de la población de Gaza, de 2,3 millones de habitantes. Gran parte del norte de Gaza, incluyendo la ciudad del mismo nombre, ha quedado reducida a escombros.

La decisión del viernes no se tomará según los méritos de las afirmaciones de Sudáfrica. Israel aún puede poner en tela de juicio la jurisdicción de la corte y la admisibilidad del caso antes de que se realicen las audiencias sobre los méritos legales del caso.

Para que ordene las denominadas “medidas provisionales”, el panel de 17 jueces debe decidir que la corte parece tener jurisdicción en el caso, que existe una disputa entre Sudáfrica e Israel en relación con la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948, y que existe la necesidad urgente de ordenar medidas de emergencia mientras continúa el caso.

En las audiencias realizadas a principios de este mes, abogados sudafricanos dijeron que los actos del ejército israelí y las declaraciones de funcionarios de alto nivel demostraron la intención de cometer genocidio contra los palestinos en Gaza.

“La escala de la destrucción en Gaza, el ataque contra hogares familiares y civiles, el hecho de que la guerra sea contra los niños, todo ello deja claro que la intención genocida ha sido entendida y puesta en práctica. La intención expresa es la destrucción de la vida palestina”, dijo el abogado Tembeka Ngcukaitobi.

Señaló que la “característica distintiva” del caso era “la reiteración y repetición del discurso genocida a través de todas las esferas del estado en Israel”

Malcolm Shaw, miembro del equipo legal de Israel en las audiencias realizadas en La Haya, rechazó la acusación de intención genocida y calificó a las afirmaciones mencionadas por Sudáfrica como “citas aleatorias que no coinciden con la política del gobierno”.

Tal Becker, asesor legal de Israel, dijo a la Corte que el país lucha en una “guerra que no inició y que no deseaba”.

“En esas circunstancias, difícilmente puede haber una acusación más falsa y más malintencionada que el alegato de genocidio contra Israel”, añadió, y señaló que el horrible sufrimiento de los civiles en la guerra no era suficiente para respaldar una afirmación de genocidio.

El caso tiene un impacto en la identidad nacional de Israel, fundado como un estado judío tras la matanza de 6 millones de judíos realizada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

La propia identidad de Sudáfrica es clave para que dicho país presente la acusación. El Congreso Nacional Africano, que es el partido gobernante en Sudáfrica, ha comparado desde hace tiempo las políticas de Israel en Gaza y Cisjordania con su propia historia bajo el régimen de apartheid, que confinaba a la mayoría de la población negra a “bantustanes” o reservas tribales antes de su fin en 1994.