Anuncios

Regreso de las corridas de toros a Ciudad de México desata protestas de activistas

Activistas por los derechos de los animales protestan contra el regreso de las corridas de toros a la Plaza México, el domingo 28 de enero de 2024, en la Ciudad de México. (AP Foto/Fernando Llano)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Luego de más de año y medio de suspensión, las corridas de toros regresaron el domingo a la capital mexicana entre protestas de cientos de activistas que rechazaron la reanudación de actividades al grito de “asesinos” y “esa plaza se va a caer”.

Al ritmo de tambores y con carteles con leyendas como “la tauromaquia es sadismo”, cientos de personas exigieron el cese del espectáculo taurino frente a la Plaza México, la más grande del mundo y ante la mirada expectante de policías antimotines.

Entre los manifestantes se encontraba Alfredo Barraza, un profesor de 30 años que afirmó que la reanudación de la “fiesta brava” en la capital mexicana representa un “retroceso en la lucha por los derechos de los animales”. Barraza, quien tenía el rostro cubierto con una máscara de papel en forma de toro, indicó que no perdía la esperanza de que la Ciudad de México en algún momento “esté libre de espectáculos violentos”.

“No se entiende por qué se permitió el regreso de las corridas cuando hay tanta evidencia de todo el daño que le hacen tanto a un ser vivo, como lo es el toro, y a los seres humanos que presencian las corridas”, dijo el activista Guillermo Sánchez, 34 años, mientras levantaba un cartel en el que se leía “sadismo disfrazado de cultura, deporte y tradición”.

Aunque la protesta se desarrolló de manera pacífica, hubo momentos de tensión cuando algunos de los manifestantes lanzaron piedras, botellas plásticas y pintura roja al interior del coso capitalino, lo que obligó a la policía a reforzar la seguridad.

Mientras tanto, dentro de la plaza unos 40.000 aficionados abarrotaron los tendidos para la primera corrida de la temporada, animados por una banda que interpretaba pasodobles.

Entre aplausos y al grito de “viva la libertad”, el coso registró un lleno para ver al mexicano Joselito Adame. No sólo las protestas en el exterior marcaron un mal presagio para Adame, sino que su montera cayó boca arriba ante la decepción de los presentes.

Adame pinchó en cuatro oportunidades de entrar a matar, lo que generó una rechifla.

Aldo Palacios no podía disimular la alegría que le generaba el retorno de la tauromaquia a la capital mexicana. Admitió, sin embargo, que le preocupa una nueva suspensión, aunque aseguró que estaba preparado para irse a otros estados del país a ver su espectáculo favorito.

La reanudación de la actividad en La México ha suscitado gran expectativa ante la batalla jurídica que mantienen los defensores de los animales por ponerle fin a la añeja tradición.

En nuevo intento por tratar de detener la llamada “fiesta brava” en la capital mexicana, la asociación civil “Todas y todos por amor a los toros” presentó el viernes un recurso de amparo ante el Poder Judicial de la Federación, bajo el argumento que la actividad atenta contra el “bienestar animal” y representa un “agravio” al derecho humano a un ambiente sano.

En mayo del 2022, un juzgado local ordenó el cese de las actividades taurinas en la Plaza México tras un amparo que presentó la organización civil local “Justicia justa”, defensora de los derechos humanos. La medida cautelar estuvo vigente hasta diciembre pasado, cuando la Suprema Corte de Justicia revocó la suspensión mientras se examina a fondo el caso y se decide si las corridas afectan el bienestar animal.

Los grupos defensores de los animales han ido ganando terreno en México en los últimos años, mientras que los seguidores de las corridas han sufrido varios reveses. Aunque en buena parte del país se permiten los espectáculos taurinos, estados como Sinaloa, Guerrero, Coahuila, Quintana Roo y la ciudad occidental de Guadalajara están limitados por medidas judiciales.

Ganaderos, empresarios y seguidores de la “fiesta brava” sostienen que la prohibición de las corridas afecta sus derechos y pone en riesgo los empleos de miles de trabajadores que viven de un sector económico que genera unos 400 millones de dólares al año en el país. De acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Criadores del Toro de Lidia en México, la actividad taurina genera 80.000 puestos de trabajo directos y otros 146.000 empleos indirectos.

Para hacer frente al avance de los animalistas, la Asociación Mexicana de Tauromaquia ha impulsado en los últimos años diferentes eventos y talleres para promover las corridas y acercarse a los jóvenes, con el fin de crear nuevos aficionados a un espectáculo que tiene casi cinco siglos de historia.