Coronavirus: Cómo funcionan las burbujas sociales en las playas vip de Mar del Plata

Darío Palavecino
·5  min de lectura

MAR DEL PLATA.- Con sus bikinis coloridas y el cabello al viento, dos amigas se sientan sobre las pequeñas banquetas tapizadas de verde. Otras dos se acomodan recostadas sobre el sillón de madera blanco, bien cerca todas para entrar en cuadro. Ajenos a esa selfie tan producida, los hombres del grupo esta vez se refugian bajo la sombrilla, unos de pie y otros en el camastro de la cabecera, allí donde el reparo alcanza a la mesa en la que la frapera acaba de recibir una recarga de hielo y otra botella de champagne para descorchar.

Son ocho y podrían ser hasta diez en esa suerte de living a cielo abierto. Un box, corralito o, como estos tiempos reclaman llamar, una "burbuja social" donde este puñado de parejas, turistas y compañeros en esta escapada de fin de semana, eligió cuidarse en épocas de coronavirus sin dejar de lado la posibilidad de estar en la playa y divertirse.

Nuevas formas de after beach en burbujasEl parador Mute, al sur del Faro

Pensados en principio como inédita platea para shows musicales que se presentarían allí mismo durante las madrugadas, estos espacios que propone el parador Mute, al sur del Faro, son ahora la innovación más pintoresca que tiene la costa marplatense en estos días de verano en pandemia y poco a poco empiezan a encontrar a su clientela.

Verano retro. Cómo es la Punta del Este íntima de los argentinos que lograron cruzar

Son 97 lugares de poco más de diez metros cuadrados, cada uno de ellos atendido por un mozo, de manera de reducir la circulación y cruce de gente en los pasillos y espacios comunes. ¿Cuánto cuestan? Por el día, cada persona debe pagar 2500 pesos, con la posibilidad de canjear el 50% por consumiciones. "La intención es que quede a la vista este concepto de burbuja social y que se sientan a gusto, como en casa y seguros", explica Ariel Gambini, uno de los responsables del lugar.

Frente a los boxes, del otro lado de la valla, el DJ insiste con ritmos de música house, sin estridencias pero con el ritmo suficiente como para que en distintos momentos de la tarde se puedan dar algunos pasos de baile entre amigos, sin salir de los límites del cerco de madera que abriga a cada grupo.

"Veníamos acá en otras épocas, cuando solo había camastros repartidos sobre la arena, y esta propuesta de corralitos nos pareció fantástica para compartir tragos y tomar sol solo entre amigos", contó Mariana Gavilán, de Capital Federal, que vino a recibir el Año Nuevo con sus primos y juntos pasaron el día en uno de estos boxes.

Para un chapuzón en el mar hay que caminar casi 100 metros y atravesar la playa pública, muy cerca de donde otro grupo de chicos comienza a improvisar una reunión con parlantes portátiles. "Preferimos alquilar uno de estos espacios y estar tranquilos, lejos de los amontonamientos", destaca Sofía, de 24 años, tatuada desde el cuello hasta los tobillos y de vacaciones con sus dos hermanas, padres y abuelos.

"En casa hay gente grande y lo único que nos pidieron es que nos cuidemos mucho para no enfermarlos a ellos", explicó.

Áreas comunes

Instalarse en esas burbujas, en este ámbito de playa, no equivale a aislarse. Si bien cada grupo busca y tiene su intimidad, bien pueden cruzarse con otra gente en pasillos, áreas comunes o camino a la playa. "Lo bueno es que si te quedás en tu corralito, nadie te molesta, es tu lugar", detallaron Tobías y Mariana, una pareja de 24 años de La Plata, mientras toman jugos y comparten una ensalada con otras dos parejas de amigos.

La oferta del parador incluye la posibilidad de tener gastronomía dentro del box. También está la opción de caminar hasta la unidad de servicios, donde funciona el restaurante, nutrirse de comidas rápidas en dos food trucks. Para refrescarse, a unos pocos pasos, hay dos piscinas circulares, estilo australiano.

Con un perfil de clientes de 20 a casi 40 años, por Mute también asoman algunos grupos familiares. Aunque el grueso de quienes caminan por esas arenas son jóvenes que asoman a media tarde, luego de un largo y necesario descanso tras días de playa y noches tan divertidas como prolongadas.

"La música ha sido siempre parte de la identidad del balneario y suena a toda hora, pero ahora con ritmos muy tranquilos", destacó Gambini para destacar el clima del lugar. En esas mismas arenas, en temporadas anteriores, había DJ's invitados y cientos de jóvenes que se acercaban a bailar. Hoy la historia es otra, con más calma y en un contexto de mayor moderación.

Pinamar: ¿A dónde se debe acudir en caso de presentar síntomas de coronavirus?

El mismo parador también tiene un sector equipado con líneas de carpas tradicionales, similares a las que Mar del Plata tiene en la mayoría de sus balnearios privados. Y algunas sombrillas, que se pueden disponer sobre la orilla. Pero las "burbujas" son, en este arranque de temporada, el producto más pedido.

Como en otros balnearios, también hay protocolos por cumplir. Toma de temperatura y uso de barbijo para habilitar el ingreso. Ya ubicados en el box, los clientes disponen de un recipiente con alcohol en gel sobre la mesa.

Mute iba a ser este verano el escenario para shows musicales en burbujas sociales pensado para un máximo de 2500 espectadores, repartidos en 250 boxes. Una resolución provincial suspendió todo espectáculo público para más de 200 personas, por lo que aquella programación con artistas de máxima calidad internacional quedó en el olvido. "Iba a haber actividad de noche y de día, ahora nos quedó solo el día, y en este inicio los chicos lo están disfrutando muy bien", reconoció Gambini.