A falta de contacto humano, los forestales de Islandia animan a los ciudadanos a abrazar árboles

M. J. Arias
·3  min de lectura

¿Cuánto se tardará en poder recuperar los abrazos y los besos como saludo? ¿Serán sustituidos por otras formas más distantes y consideradas frías? En medio de la crisis del coronavirus y con el distanciamiento como mejor medida de protección para evitar el contagio, el contacto físico se ha convertido en un riesgo a no correr. Para paliar los efectos psicológicos que esto puede tener en quienes echan de menos abrazar a un amigo o familiar cuando se encuentran por la calle de forma inesperada, los forestales de Islandia tiene una cura: abrazar árboles.

Los forestales de Islandia aconsejan abrazar árboles para sentirse mejor ante la recomendación del distanciamiento social. (Foto: Getty Images)
Los forestales de Islandia aconsejan abrazar árboles para sentirse mejor ante la recomendación del distanciamiento social. (Foto: Getty Images)

La idea ha partido del servicio forestal de Islandia, que incluso ha publicado algunas fotos de gente sumándose a su campaña de abrazar árboles como manera de paliar la falta de contacto humano. Según ha relatado Thor Thorfinnsson, gerente forestal de Islandia Oriental, al medio RUV, cuando él, que practica lo que promueve, lo hace lo que siente es “el calor y las corrientes que fluyen del árbol hacia mí”.

Sobre lo que experimenta en ese momento, ha añadido una detalla descripción asegurando que “comienza en los dedos de los pies, sube por las piernas y atraviesa el cuerpo hasta el cerebro. Es una sensación de relajación tan maravillosa que te deja listo para un nuevo día y nuevos desafíos”.

La recomendación de los forestales islandeses es la de abrazar un árbol cinco minutos al día. Para facilitarlo, han quitado la nieve del bosque Hallormsstaður, explican en Gizmodo, y que así la gente puede acudir al lugar en busca de un árbol al que regalar sus abrazos manteniendo la distancia social recomendada para frenar el contagio entre el resto de humanos que así lo hagan. Explican que “ahora hay suficientes árboles para que la gente no tenga que abrazar el mismo”.

Islandia se ha convertido en un ejemplo a destacar de acción eficaz a la hora de hacer frente al coronavirus. Hace solo una semana, en El Mundo se hacían eco de un estudio publicado por New England Journal of Medicine que destacaba su actuación en el marco de la cual habían realizado pruebas de detección al 10% de su población -364.000 habitantes están censados en el país- desde un mes antes de que se confirmase el primer positivo en sus fronteras.

Su campaña de cribado, destacan, se realizó en dos fases. Una primera que comenzó a finales de enero y estuvo dirigida a aquellas personas que habían estado en zonas consideradas de riesgo y a todo aquel que presentaba síntomas. La segunda parte se llevó a cabo el 13 de marzo incluyendo a los ciudadanos asintomáticos o con síntomas leves y fuera de la cuarentena.

Más historias que te pueden interesar: