Los corgis de la reina, Sandy y Muick, esperan la llegada del ataúd al Castillo de Windsor

·2  min de lectura

Los corgis reales fueron captados mientras esperaban en la Capilla de San Jorge, en Windsor, la procesión que lleva el ataúd de la reina.

Los amados corgis de la reina, Muick y Sandy, y uno de sus caballos favoritos, Emma, hicieron una aparición especial y conmovedora en Windsor durante la procesión.

Los perros jóvenes, uno con correa roja y otro con correa azul, fueron sacados al cuadrángulo por dos pajes con frac rojo para la llegada del ataúd de la reina.

Los corgis reales esperan el cortejo en la Capilla de San Jorge (REUTERS)
Los corgis reales esperan el cortejo en la Capilla de San Jorge (REUTERS)
El Príncipe Andrew saludó a los corgis mientras esperaban la llegada del ataúd de la reina (REUTERS/Peter Nicholls/Pool)
El Príncipe Andrew saludó a los corgis mientras esperaban la llegada del ataúd de la reina (REUTERS/Peter Nicholls/Pool)

Emma, el poni Fell de la reina, había saludado a la procesión, de pie sobre la hierba en un hueco en los tributos florales que bordeaban el Long Walk, en honor a su difunta dueña.

Sandy y Muick fueron fueron un obsequipo para la difunta monarca de parte de su hijo, el príncipe Andrew. Muick fue nombrado en honor de su lugar favorito cerca del Castillo de Balmoral.

Fueron una fuente de alegría y entretenimiento mientras estuvo en Windsor durante el encierro, así como cuando su difunto esposo, el príncipe Felipe, estuvo en el hospital el año pasado.

La reina amaba a la raza y tuvo más de 30 corgis durante su vida.

La reina Isabel II con algunos de sus corgis paseando por Windsor en 1980 (PA)
La reina Isabel II con algunos de sus corgis paseando por Windsor en 1980 (PA)

Recibió su primer corgi, Susan, como regalo de sus padres cuando cumplió 18 años.

El duque y la duquesa de York se han convertido ahora en los nuevos propietarios de los corgis tras la muerte de la reina.

El ataúd de la reina llegó a Windsor y se dirigió a Long Walk, que ha estado lleno de cientos de militares y grandes multitudes que esperaban para ver el ataúd de la reina a su paso.

Se llevará a cabo una ceremonia de entierro para la reina en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor, a la que asistirán el rey Carlos III y otros miembros de la familia real.

Más tarde esta noche, la difunta monarca será enterrada en las Bóvedas Reales.

Información adicional de Press Association.