Anuncios

Coral Gables despeja el camino para que un jardín religioso sea sustituido por apartamentos

Las plegarias de los conservacionistas para salvar un jardín de temática religiosa en Coral Gables no tuvieron respuesta, allanando el camino para que el jardín, la iglesia adyacente y una escuela sean demolidos y reemplazados por un edificio de apartamentos de lujo de 10 pisos.

La Junta de Preservación Histórica de Coral Gables rechazó el miércoles, por 6 a 2 declarar histórico el Jardín de Nuestro Señor, situado en 110 Phoenetia Avenue. La historia del jardín se remonta a 1951, después que fuera encargado por la Iglesia Evangélica Luterana de St. James. Es obra del arquitecto Robert F. Smith, el mismo artífice de algunas estructuras del Fairchild Tropical Botanic Garden y de la Doc Thomas House, reliquia y hogar del farmacéutico Arden Hayes “Doc” Thomas, quien llegó de Indiana y fue un pionero del sur de Miami que administraba una farmacia en Coral Gables en los años 20.

Según la historia del jardín, muchos de sus árboles y arbustos se cultivaron a partir de semillas traídas del Jardín de Getsemaní de Jerusalén a principios de los años 50 por Hazel Westby. En aquella época, Westby era profesora de la Universidad de Miami y vecina de Coral Gables. Se dice que Westby estaba de permiso en la universidad para enseñar en la American University de Beirut cuando adquirió las semillas. Hoy, gracias a las semillas que trajo a casa, muchos árboles del jardín datan de hace más de 2,000 años, de la época de la crucifixión de Jesús.

En julio de 2021 se consideró la posibilidad de designar la iglesia como monumento histórico, pero, en opinión de la junta de conservación de la ciudad, no cumplía los criterios necesarios. Century Homebuilders intervino entonces y compró la propiedad a la iglesia en noviembre de 2021 por $9.8 millones. El urbanizador presentó un mapa del plan integral y un plano del terreno en enero de 2022.

“Si hacemos una designación, tenemos que designar todo dentro de esa propiedad”, dijo Michael Maxwell, miembro de la junta de preservación, señalando que los edificios no cumplen con los criterios de designación histórica.

A principios del año pasado, Century, empresa urbanizadora de Coral Gables, dijo a funcionarios de la ciudad que quería rehacer la propiedad de 1.5 acres, que incluye el jardín, la ahora cerrada iglesia de St. James y la escuela de terapia conductual Crystal Academy para niños con autismo, y construir 200 apartamentos allí. El terreno está a pocos pasos del Coral Gables Woman’s Club.

Al parecer, el urbanizador prometió a Crystal Academy algún espacio en la propiedad, según el portal digital de la empresa y los comentarios vertidos el miércoles durante la reunión de la Junta de Revisión Histórica por personas afiliadas a la escuela.

La urbanización residencial prevista en Phoenetia Avenue alineará la propiedad con la visión original del fundador de Coral Gables, George Merrick, un factor que persuadió a algunos miembros de la Junta de votar contra de la preservación del sitio del jardín, la iglesia y la escuela. Los planes originales para la ciudad incluían la intención de Merrick de que esa manzana de Phoenetia fuera de viviendas en lugar de un parque.

Un reportero del Miami Herald no pudo ponerse en contacto con un representante de Century Homebuilders el jueves para que, entre otras cosas, diera un calendario para la construcción y finalización del edificio de apartamentos.

Bonnie Bolton, vecina de Coral Gables e hija de la fallecida feminista y activista por los derechos civiles Roxcy Bolton, presentó en diciembre la solicitud a la Junta para preservar el jardín, es decir, 20% de la propiedad. Bolton afirmó durante la reunión del miércoles que el jardín merecía ser preservado por varias razones, entre ellas por haber sido diseñado por Smith. Ella y otros vecinos a favor de la designación histórica querían preservar el jardín porque es un “espacio sagrado”, y que el urbanizador construyera alrededor de esa parte de la propiedad.

“El Jardín de Nuestro Señor supera los criterios de designación histórica, cultural e histórica de la ciudad. Hemos presentado la solicitud bajo nueve criterios cuando solo uno es necesario”, dijo Bolton a los miembros de la junta el miércoles.

Varios miembros de la Junta exhortaron al urbanizador y a los conservacionistas a continuar las conversaciones y ver si las estatuas y placas conmemorativas de veteranos del jardín pueden salvarse.