Copa Sudamericana: aparece Atlético Tucumán en el sueño de Independiente, que se aferra a un dato que se replica en el campeón 2017

LA NACION
·3  min de lectura
Independiente obtuvo la Sudamericana en 2017; unas de las escasas alegrías que tuvo el club de Avellaneda en el siglo.
Fuente: Archivo

No sólo era otro Independiente: era otro mundo. De 2017 a hoy, pasó de todo en nuestro país, en nuestro fútbol y particularmente, en Independiente. El gigante de Avellaneda no paró de caer. Perdió prestigio, extravió el orgullo, sólo se aferra a lo más grande que tiene: su historia. Hace tres años consiguió la Copa Sudamericana, un torneo a la medida de su leyenda de equipo copero y bajo la conducción de Ariel Holan, fanático del Rojo y creador de un equipo artístico. Se consagró el 13 de diciembre en el Maracanã, con un 1 a 1 contra Flamengo. Holan, esa noche, no paró de llorar. Con el transcurrir del tiempo, esa coronación lo encegueció: el entrenador que hoy dirige a Universidad Católica fue uno de los responsables del moderno declive.

Esa temporada, tuvo un alentador escenario en los octavos de final. Perdió por 1 a 0 en el primer choque, pero se recompuso con templanza y valentía, se impuso por 2 a 0 en Avellaneda y siguió adelante. Tan adelante, que dio la vuelta olímpica en un mítico escenario del fútbol mundial, el que será el estadio de la final de la Copa Libertadores en enero próximo. El rival en aquellos octavos de final fue Atlético Tucumán.

Con un gol de Pulga Rodríguez, el Decano se impuso en el primer juego, pero en el Libertadores de América cambió todo. Leandro Fernández y Martín Benítez (a siete minutos del final) sellaron el triunfo y la clasificación que, según recuerdan las crónicas, fue el prólogo del título. El equipo rojo fue definitivamente otro, mejor. El destino, ahora, le juega una ficha a la nostalgia: el sorteo de la Copa Sudamericana determinó que una de las llaves será Independiente vs. Atlético Tucumán, en la misma instancia, aunque cambiará la localía. Eso sí: de pasar el Rojo, definirá en su casa las siguientes series.

Copa Sudamericana: los cruces de los seis argentinos y el fixture hasta la final

El tiempo es otro: Lucas Pusineri es el errático conductor, que dirige a un plantel sin demasiada calidad ni le sobran caciques. Atlético Tucumán tiene el sello de los equipos que dirige Ricardo Zielinski: rocosos y disciplinados. Meses atrás, el Decano le arrebató un empate a River, que hizo que el gigante no se consagrara en el ámbito local. Boca fue el campeón. Sabe cómo enfrentar a los equipos poderosos, con recursos. Para Independiente es una oportunidad de oro: evita el desgaste de un viaje largo -con las complicaciones, además, de la pandemia- y es la plataforma del despegue definitivo, bajo el espejo de aquel equipo de colección.

El primer encuentro será este jueves, a las 21.30, en Avellaneda, y el desquite, el jueves siguiente, a la misma hora, en el Monumental de Tucumán. El resto de los equipos argentinos tendrá desafíos complejos: Lanús jugará con San Pablo, Vélez se medirá con Peñarol, Unión chocará con Emelec (Ecuador) y Defensa y Justicia se enfrentará con Sportivo Luqueño (Paraguay).

Copa Libertadores: los rivales de Boca, River y Racing y el cuadro completo